Revista Digital

AMLO: Las tempranas visitas de Canadá y Estados Unidos

in Opinión by

El miércoles 25 de julio, la ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, y otros funcionarios del gobierno de Justin Trudeau, visitarán México para reunirse con Enrique Peña Nieto y con el virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador. 

Esto se da a poco más de una semana de la visita del Secretario de Estado, Mike Pompeo, y una comitiva de altos funcionarios de la administración estadounidense de Donald Trump. 

AMLO, a pesar de que todavía no oficialmente el presidente electo, ha comenzado a trabajar como si ya estuviera en el puesto, incluso pudiera decirse que a todos los efectos (menos el legal) es ya un presidente en funciones, generando cambios que no sólo se ven a nivel nacional, ya que muchos mandatarios extranjeros han manifestado sus deseos para una pronta reunión con el político tabasqueño.

Pero, ¿qué es lo que hace que los gobiernos extranjeros muestren este repentino interés?

Evidentemente, el triunfo de un político de izquierda es lo que más preocupa, principalmente por las declaraciones que hizo durante su campaña con relación a los aspectos de política exterior, sobre todo en cuestiones económicas.

Él ha dicho en varias ocasiones que buscará fortalecer la economía interna, pero no ha dejado del todo claro qué es lo que pretenderá hacer con la economía externa, lo que genera cierta incertidumbre en los gobiernos extranjeros, particularmente en los vecinos.

La historia ha mostrado una cara un tanto preocupante de los llamados gobiernos de izquierda, ya que, en su mayoría, se han caracterizado por tener economías cerradas que muestran poco o nulo interés hacia el exterior. Aunado a ello, varios han tenido gobiernos autoritarios o dictatoriales, lo que ha dificultado todavía más el desarrollo de una política exterior eficiente.

Teniendo esto como antecedente, la respuesta más obvia es que los gobiernos están buscando prevenir un cambio negativo en la relación bilateral con México, entonces lo adecuado para ello es sostener una reunión para conocer más a detalle los planes que tiene y si estos podrían afectarles, o no.

FOTO: MISAEL VALTIERRA /CUARTOSCURO.COM

Uno de los temas que más preocupa a los canadienses y estadounidenses es el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), porque, a pesar de que se han llevado cabo varias rondas de negociación, aun no se ha logrado consumar la renovación.

¿Qué podemos esperar de todo esto?, ¿cómo cambiará la política exterior a partir del 1 de diciembre?

Estas son preguntas difíciles de responder porque, a pesar de que podemos hacernos una idea general con base a sus promesas de campaña, lo cierto es que, como hemos podido ver, ha modificado algunas de ellas.

Uno de los planes que tiene es la diversificación de relaciones, así como un mayor acercamiento político y comercial hacia ciertas naciones, especialmente de la región de América Latina.

FOTO: MARIO JASSO /CUARTOSCURO.COM

Él ha dicho que esto no significa que se van a descuidar las relaciones que tiene con países como Estados Unidos y Canadá, ya que es imposible negar la complejidad y la especial atención que requiere la agenda bilateral para estos dos Estados.

Pero entonces ¿qué es lo buscará cambiar exactamente?, lo idóneo sería que se modificara esa política de sumisión que se ha venido manejando desde hace varios años, pero para ello se necesitarán estrategias precisas que ayuden a que México logre posicionarse ante la comunidad internacional con una imagen distinta, una imagen que vele por el respeto de sus principios de política exterior, y sobre todo, que respete y haga respetar su soberanía.

Como ha pasado en sexenios anteriores, los gobiernos extranjeros buscarán que el cambio de gobierno mexicano no afecte sus intereses y que, por el contrario, las “nuevas” relaciones bilaterales se lleven a cabo con normalidad y, en la medida de lo posible, resulten beneficiosas para ambas partes, pero ¿AMLO estará dispuesto a continuar sobre la misma línea de gobiernos anteriores? La respuesta claramente es no, puede que los cambios que implemente no sean tan substanciales, pero, sin duda, le darán un giro a esa línea.

Apuntes de un Centinela: La nueva mafia del poder (I)

Comments

comments

ÚLTIMA ENTRADA

frojiMX Top