Revista Digital

Angélica

Columna Rota: Para la mejor mamá del mundo, Angélica

in Opinión by

Erika Medina me cuenta, en el comedor de su casa, ubicada en Atizapán de Zaragoza, Estado de México, que es bueno hablarles a los bebés cuando estás embarazada, ella lo hizo en cada uno de sus embarazos, pero recuerda especialmente el de su hija mayor, Angélica.

“Le hablaba, le contaba cuentos, nació el 03 de febrero de 1990, a los tres años entró al kínder como oyente, un día llegó de la escuela, me dijo que quería leerme un cuento y leyó el que yo le leía cuando estaba embarazada, fue una niña muy feliz”, recuerda Erika.

Angélica Nisharynday Sánchez Medina era originaria de Cuautitlán, Estado de México, la hija mayor de una pareja sólida, trabajadora, sencilla, pero llena de muchos valores. 

Jesús y Erika tenían un año juntos cuando nació su primer amor, fue llamada Angélica por su papá y Nisharynday por su madre, ella era muy blanca su nombre en zapoteco significa “Agua clara”. 

Angélica fue madre soltera muy joven, eso no la limitaba a seguir aprendiendo.

“Obviamente nos enojamos con ella cuando decidió tener a ese bebé, pero la apoyamos no era ningún pecado que fuera una madre joven”. 

Lee además: Los niños invisibles: en las huellas del feminicidio

 

Angélica es descrita por sus hermanos Michell y Adonai como una persona de buenos sentimientos, alegre, sincera, le tendía la mano a quién lo necesitaba, brindaba su amistad incondicionalmente, se esmeraba por mantener la unión familiar, cuidando de sus padres, hermanos y de su hija. 

Había estudiado la preparatoria y trabajaba en un centro comercial, con su empleo se hacía responsable de sacar adelante a su hija y planeaba que su ahorro pudiera invertirlo en inscribirse a la escuela para graduarse como Educadora. 

Hace tres años, la joven madre conoció a Francisco, un sujeto dedicado a la abogacía, un hombre que le llevaba bastantes años, además, a su familia no le gustaba, era muy celoso, controlador, constantemente la humillaba, la hacía sentir inferior a él.

Sus peleas eran constantes por infinidad de situaciones, finalmente Angélica estaba por dejarlo, ya no soportaba sus peleas, el 04 de agosto de 2019 fue a ver a su madre y su pequeña hija, comió con ellas y se metió a su recamara a dormir con Isis, fue la última vez que ellas la vieron. 

La joven regresó al departamento donde vivía con Francisco, el 05 de agosto fue a buscar a su hermano Adonai a su trabajo.

“No pude atenderla, tenía mucho trabajo, solo me dijo que lo iba a dejar, que ya estaba cansada, al ver que estaba ocupado me indicó con la mano que después regresaba que solo iba por su ropa, ya no lo hizo, no volvimos a verla”.

Ese mismo día, Angélica fue vista por última vez en la colonia Bosques de Iztacala, en Atizapán de Zaragoza, Estado de México.

Puedes leer: Los otros “cárteles” que se apoderaron de las calles de EU

 

Su familia durante todo ese día intentó dar con ella, no fue hasta el día siguiente que Francisco les llamó a sus padres para indicarles que Angélica se había ido de la casa, porque se habían peleado. No dijo más.

Los padres desesperados confiaron en quien se supone amaba a su hija, del 06 al 09 de agosto él los acompañó a “poner la denuncia”, nos traía de un lado a otro, nos llevó a Odisea en Cuatitlán, luego a Barrientos en Tlalnepantla, después a Atizapán, nos trajo de un lugar a otro. 

La cédula de búsqueda fue compartida en las redes sociales de la familia y amigos de Angie, las autoridades del Estado de México no decían nada, no hacían nada. 

El mismo 06 de agosto medios de comunicación de Hidalgo dieron a conocer el hallazgo del cuerpo de una mujer asesinada, envuelta en una sábana, en la carretera Atitalaquia-Bojay, a la altura del fraccionamiento unidad habitacional Osorio León. La mujer estaba en calidad de desconocida. 

El 12 de agosto fue cuando alguien de Hidalgo se comunicó con Lupita, una amiga de Erika por Facebook, le envió las notas que había de ese hallazgo y una cédula de identificación que las autoridades de Hidalgo dieron a conocer a los medios locales con el objetivo de identificar a la mujer, le dijo que se parecía mucho a la persona que ella buscaba, de inmediato se lo mostró a su mamá.

Así fue como dieron con ella, ninguna autoridad les notificó, ellos acudieron a pedir informes, a reconocer el cuerpo, sí era Angie. 

Hasta el momento las investigaciones no han arrojado nada que indique qué sucedió a Angélica, su familia se enfrenta al infierno todos los días, hablando al Ministerio Público, al Policía de Investigación, todo se dificulta porque Hidalgo hizo unas cosas y Estado de México otras que no terminan de concretar quién debe dar respuestas, la carpeta fue atraída por la Fiscalía de Feminicidios del Estado de México, pero hasta la fecha no hay respuestas. 

Hoy su ausencia no sólo la sufre su familia, incluso los vecinos la tienen presente, la recuerdan con cariño por su carácter amable, gustaba de salir en las tardes a caminar en compañía de su hija y a dar la vuelta en su motocicleta. 

Con su personalidad amorosa y entusiasta, cuando su papá llegaba de trabajar le llevaba sus chanclas para que descansará sus piernas, “me la arrebataron a mi niña, ya no la tengo conmigo un maldito me la quitó y nadie nos dice quién fue”, lamenta Jesús.

Angélica se encargaba de planear los festejos de cumpleaños de cada miembro de la familia, el pasado tres de febrero no hubo festejos, era su cumpleaños, ya no cumplió 30 años.

También lee: Las sucias entrañas del Poder Judicial

 

Si ella hubiera estado habrían preparado su comida preferida, ya no recibió los abrazos de su madre, que todos los días recuerda a su mejor amiga y confidente; ya no se sentó a jugar una partida de baraja con su padre; Isis, su hija de 12 años, solo tiene sus fotos y es a las que les habla, le reclama por qué no está, le dice que la extraña.

Los ojos de Isis se llenan de lágrimas contenidas cuando le pregunto si sabe lo qué le sucedió a su mamá. Ella me dice que sí, que fue víctima de feminicidio, pero que le cuesta entenderlo. Un abrazo largo es lo único que pude darle para dejarla llorar sin decirle más durante largos minutos.

Una familia más sumergida en el dolor de la ausencia, una hija huérfana que no tiene ya con quien comprar un helado, ya no pelea con su abuela para saber a quién quería más Angélica, ya no va a volver. Isis escribió una carta para su mamá, abrazando a sus abuelos, a su tía, y esperando que la justicia no le fallé, y logren dar con los asesinos de su mamita.

Para la mejor mamá del mundo, Angélica:

No sé con qué palabras decir lo que estoy sintiendo en este momento, saber que tú ya no estarás conmigo y que obviamente siempre te voy a extrañar, saber que nunca volverás a mi lado, que no vamos a poder contarnos todo lo que solíamos hablar e incluso criticar y burlarnos de mi tía Paty. 

Cuando fuimos a las aguas termales y decía yo te conozco, nosotras nos moríamos de la risa, enserio no tienes idea de cuanto te extraño, me haces mucha, pero mucha falta.

Tengo tantas ganas de reírme contigo, platicar contigo, la verdad nunca me imaginé que te fueras tan pronto, cuando más te necesito, es muy triste saber que nunca te volveré a ver, la verdad me pone muy triste ver a algunas mamás con sus hijas, que las abrazan y todo tipo de afectos, sólo te pido que me ayudes a estar mejor. 

Tú sabes que no me gusta ir al psicólogo me choca estarle contando todo me pone de malas. 

Pero siempre te lo voy a decir estés o no estés conmigo siempre serás la mejor mamá del mundo, siempre recuerda que te amo mucho y voy a ser mejor persona, voy a estudiar mucho y voy a ejercer una carrera para que estés orgullosa de mí.

Te amo Aloi.

¿Eres madre, padre, hermana, hermano, hija, hijo, de una mujer víctima de feminicidio o desaparición?, ¿o eres una sobreviviente de una relación violenta o intento de feminicidio? búscanos, ayúdanos a visualizarlas y contar sus historias. Voces de la Ausencia

@FridaGuerrera

@VocesDLAusencia

fridaguerrera@gmail.com

Comments

comments

ÚLTIMA ENTRADA

frojiMX Top