Revista Digital

Apuntes de un Centinela: Échenle gasolina, no la culpa

in Opinión by

La gasolina Premium en 20 pesos registrada desde el viernes pasado encendió la mecha contra los despachadores que recibían mentadas, quejas y demás ademanes que no describiré. Muchos automovilistas no podían creer en el alza al combustible y las culpas caían en cada estación de servicio.

Pero este precio por litro en la Ciudad de México y en otros estados del país no es culpa de los gasolineros, señoras y señores conductores. Lo dijo Pablo González, presidente de la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros (Amegas), “el aumento se da por el impacto de los precios que Petróleos Mexicanos (Pemex) adquiere de las gasolinas importadas”.

Así es, el hidrocarburo vendido en Gulf, Shell, G500 o Hidrosina aún proviene de la importación del combustible del mercado estadunidense. Por ejemplo, 90% de la gasolina Magna y cerca de 98% de la Premium se traen de Estados Unidos.

Como explicación detallada, el precio del combustible ha subido por la presión generada en el valor del petróleo estadunidense. Todo comenzó con el alza desde enero de 2017; el precio de la mezcla mexicana era de 42 dólares y actualmente está por encima de 60 dólares.

Si bien hubo una liberación de precios en noviembre del año pasado, esto no limita el precio de cada estación ya mencionada. Este costo es resultado de la logística de cada estación por el traslado y operaciones, todavía de Pemex.

Aquí puede entrar una teoría política que ronda las campañas: crear nuevas refinerías en México y tiene cierta razón. Si México produce sus propias gasolinas, el costo disminuiría porque no se pagaría el precio de logística de un barril de petrolíferos que se adquiere en España, Japón o Estados Unidos.

De tal manera que dejemos de echarle la culpa a los gasolineros y leamos más sobre la Reforma Energética. Una vez completada la fase de totalidad de las nuevas empresas que abastecen de gasolina, al menos en el Valle de México, los costos se verán disminuidos de a poco.

Dicha legislación incluso permite pagar menos (sí, menos) del costo real del combustible. Hacienda ha moderado con estímulos fiscales en apoyo a los consumidores desde el aumento tras la liberación de precios.

 

Encienden motores

La renegociación del TLCAN está en su punto crucial esta semana y la industria automotriz tiene mucho que proponer, más en las Reglas de Origen. ¿Qué es eso? En términos sencillos, al menos 62.5 por ciento de las partes de un vehículo o camión ligero debe originarse en Estados Unidos, Canadá o México para evitar aranceles (impuestos adicionales).

No obstante, Trump quiere que se eleve a 75 por ciento, que resulta inviable para México. Pero las asociaciones nacionales del ramo ya trabajaron con el gobierno federal una propuesta que estaría presentándose al tiempo de la lectura de esta columna. Se espera una negociación competitiva y benéfica para miles de trabajadores de las fábricas de las marcas.

Comments

comments

Periodista especializado en Política, Empresas, Automotriz, Tecnología y Seguros. Analizo los múltiples ángulos de los hechos noticiosos y las aristas de la vida nacional. Ex MILENIO Diario, ex Web Content Editor en Notimex y colaboré en "Fortuna y Poder".

ÚLTIMA ENTRADA

El corazón de EPN

Uniendo las dos manos Enrique Peña Nieto intentó formar un corazón para
frojiMX Top