Revista Digital

Apuntes de un Centinela: Marcelo no se va, solo quiere asumir su papel

in Opinión by

El canciller Marcelo Ebrard sí presentó su renuncia el pasado 2 de abril. Y también es cierto que Andrés Manuel López Obrador no la aceptó, pero dejó una enseñanza que no debería volver a pasar en la Cuarta Transformación.

El columnista Fausto Pretelin lo adelantó a inicios de semana, Marcelo está cansado de no salir a resolver la política exterior. Imposible aún más con un presidente tan local como López Obrador, quien se las da de sabelotodo cada mañana y hasta desmiente a su propio gabinete.

Presidente, ¡deje hacer su chamba a Ebrard! El secretario de Relaciones Exteriores al parecer le puso en la mesa la opción de irse si no lo deja trabajar. Ni una palabra alcanzó a decir en su favor cuando se filtró la carta dirigida a la Realeza de España para que se disculpara por La Conquista (¡hace 500 años!), por ejemplo.

Y es que López Obrador se ha soltado cada vez más para fijar la postura de México en varios temas de la agenda internacional y para sumar revuelo o calmar situaciones, como la relación con España y Estados Unidos.

Ya lo dijo el propio Marcelo en una entrevista para el diario español El País, la convivencia con Estados Unidos y Donald Trump es muy difícil por el discurso del presidente de aquella nación.

El punto es que, si el presidente escogió un gabinete con gente preparada, ¿por qué tiene que salir a resolverlo todo él? Para eso tiene un equipo de trabajo. Sobre todo con Marcelo Ebrard, quien se graduó en Relaciones Internacionales por el Colegio de México y ocupó puestos diplomáticos en el sistema de Naciones Unidas, entre otros.

Un gran reto viene para el canciller Ebrard: la pelea para que no se construya el muro en la frontera entre México y Estados Unidos, así como ser menos tibio en la postura mexicana cuando se acerquen las elecciones del país vecino.

Al menos comentó que si no han dicho nada, “no es callar, es no seguir la misma estrategia que te quiere imponer el presidente de Estados Unidos”. Por lo pronto dijo que “jamás invitaría a Donald Trump a México”.

Eso, más la llegada interminable de caravanas de migrantes a tierras mexicanas y que no son bien vistas por Trump y compañía, se convierte en un círculo que el gobierno mexicano no sabe cómo romper.

En una de esas vemos a Marcelo Ebrard como sucesor de Andrés Manuel, tal como sucedió en el entonces Distrito Federal, en 2006. Pero falta aún mucho para empezar a sacar presidenciables, ¿o no?

Comments

comments

Reportero, redactor, editor y periodista que ha escrito sobre política, negocios, tecnología, empresas, automotriz, cámaras de comercio y aseguradoras. Trabajé en MILENIO Diario. Ex Editor Web de Notimex. Fui colaborador en marcomares.com.mx (Fortuna y Poder), co-fundador de ContraRéplica Diario.

ÚLTIMA ENTRADA

frojiMX Top