Revista Digital

Columna Rota: “Si me muero que me cremen; todos debemos seguir la vida”: Brenda Joselin

in Opinión by

Brenda Joselin Hernández González nació el 4 de febrero de 1995 en el Estado de México. Tenía 25 años, era la hija mayor de una joven pareja que hace más de 26 años decidió unir sus vidas. Amante del futbol desde muy pequeña, gracias a la afición de su padre. Desde muy niña mostró su carácter afable, fácilmente hacía amistades. Estaba por titularse como Licenciada en Derecho.

Hace tres años, Brenda Joselin conoció a Raymundo, no fue hasta después de un año que lo aceptó como pretendiente y amigo en sus redes sociales. De inmediato lo trajo a la casa para presentarlo, al principio era muy amable, relatan Armando Hernández Ramos y Jessica Irais González Mejía, sus padres. 

“Nos caía bien, sin embargo, conforme pasaba el tiempo, cada vez era más celoso con ella, le empezó a restringir amistades, le pedía sus contraseñas, en alguna ocasión estaban platicando fuera de la casa, cuando pasé y escuche como él le grito, me regresé y le sentencié que no volviera a hablarle de esa manera a Joseline, o se las vería conmigo, ella hace tres meses decidió terminar con el».

Brenda Joseline

La noticia aquel 13 de febrero 2020 fue difundida una vez más por diversos medios de comunicación, en medio de lo que estaba sucediendo con el caso de Ingrid, asesinada en la Ciudad de México, y el enojo, hartazgo e indignación de gran parte de la sociedad, se dijo una cosa aquí, otra allá, la verdad la tiene el presunto responsable de tan deleznable crimen Raymundo.

«Justo un día antes le comenté ‘¿ya viste lo de Ingrid?, ve lo que son capaces de hacer, espero que ya te hayas alejado de él, si no un día te va a matar’.». 

Lee además: En Edomex el aborto es más perseguido que el feminicidio

 

Raymundo la acosó durante tres meses, me hace saber Jessica entre llanto y mucho dolor, de hecho Brenda Joselin ya tenía un pretendiente, quien el día 11 de febrero fue golpeado por Raymundo, con el objetivo que se alejará de la joven abogada. 

Brenda Joselin trabajaba en un call center, estaba en vías de obtener su título como Licenciada en Derecho, tenía planes, adoraba jugar futbol, todos los días jugaba, portaba orgullosa el número 2, heredado por quien era su héroe, su papá, quien la llevaba desde pequeña a los partidos, fan de los Pumas, de hecho «La Rebel» porra del equipo, la invitaba a varios partidos, el sábado 29 de febrero de 2020, acudiría al partido Tigres- Pumas, en Monterrey. Raymundo ya no lo permitió.

Brenda Joseline

Bailaba, cantaba, amaba a su familia, tenía sueños, se enamoró y se dio cuenta que no podía seguir inmersa en una relación violenta, decidió alejarse, todo indica que el no soportó y decidió romper, arrancar, asesinar los sueños, la vida, la libertad de Brenda Joselin.

El 12 de febrero, Brenda Joselin salió a trabajar, se despidió de su mamá, le dijo que entraría un poco más tarde, la joven ya no llegó a su trabajo, no se reportó con sus padres como siempre lo hacía, alguien la interceptó en el camino, durante el día estuvieron llamándola, ya no contestó. 

Puedes leer: Feminicidio Infantil: El horror de morir siendo niña en México

 

A las nueve de la noche aproximadamente, Armando y Jessica se dirigieron a la casa de Raymundo, algo les decía que él la tenía, antes la buscaron con sus amistades, con su pretendiente y nada.

Los padres de Brenda Joselin se trasladaron a la casa de quien había sido el novio de su hija, al llegar tocaron la puerta, Raymundo abrió la puerta y esyos preguntaron por su hija, él dijo que no sabía nada de ella y que también la estaba buscando.

El infierno de todo lo que vivieron después de entrar a la casa del sujeto no tiene caso que se los haga extensivo. Ya muchos medios se hicieron cargo de ello, desde ese espacio darle a usted detalles no nos parece lo indicado, para entender el sufrimiento no es necesario recordarle a sus padres todo lo ya padecido. 

Brenda Joseline

Brenda Josselin tiene un hermano menor, Armando, quien también la extraña y que recuerda sus palabras: «Quiero que me cremen, a mi no me entierran, cuando una persona se muere, los demás deben hacer su vida». 

Esas palabras son lo que más recuerda Armando y aunque quiere mostrar que su vida «sigue», es evidente que la extraña, que la necesita, él acudió al partido de los Pumas en lugar de su hermana, pese a que a él no le gusta mucho el fútbol, pero tenía que ir representándola a ella, porque ella no debe ser olvidada.

También lee: Caso Fátima: crónica de una liberación anunciada

 

La vida de Brenda Joselin fue cegada por la decisión de un asesino, ella y sus padres hoy forman  parte de las decenas de familias que conforman las voces de la ausencia, las únicas que saben y entienden que se quedan en medio de la nada, rotas, sin corazón, con eterno altar, con la necesidad de volver a verla. La gran familia del dolor que lamenta que el dantesco infierno siga creciendo ante la insensibilidad de las autoridades.

El presunto asesino fue detenido el 13 de febrero, hoy enfrenta un proceso que desde FridaGuerrera y Voces de la Ausencia vigilaremos y acompañaremos, hasta que se obtenga la justicia que la familia de Brenda Joselin y la joven merecen.

 

¿Eres madre, padre, hermana, hermano, hija, hijo, de una mujer víctima de feminicidio o desaparición?, ¿o eres una sobreviviente de una relación violenta o intento de feminicidio? búscanos, ayúdanos a visualizarlas y contar sus historias. Voces de la Ausencia.

@FridaGuerrera

@VocesDLAusencia

fridaguerrera@gmail.com 

 

 

Comments

comments

ÚLTIMA ENTRADA

frojiMX Top