Revista Digital

Cáñamo industrial: hacia la construcción de viviendas

in Cultura by

Desde hace prácticamente 10 años adquirir una casa en México se ha convertido en toda una odisea. Y no solamente se debe a que desde que dio inicio la actual administración en el poder ejecutivo existía un déficit de 9 millones de viviendas en todo el país, sino porque año con año los precios aumentan, los créditos cada día conllevan más interés o el salario de los mexicanos no alcanza.

Ya desde el año 2007 cuando la industria inmobiliaria registraba sus mayores ventas en el país, pero los precios aumentaron un 8.5% más, en tan solo el primer semestre. Caso parecido a lo que ocurrió el año pasado cuando de enero a junio se vivió el mismo incremento, y este 2017 en la segunda mitad que llevamos del año, se encarecido en casi un 7%, según cifras dadas a conocer por la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF)

Es decir, en promedio una vivienda en México tiene un costo que va de 749 mil a 489 mil pesos. Cifras que a pesar de que el gobierno ha dicho que es el sexenio del empleo, siguen siendo inalcanzables para la población, pues lo salarios y la condiciones laborales en el país son muy bajos.

Ya que, de acuerdo con La Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo la mitad de los mexicanos gana poco más de 4 mil pesos al mes, siendo que los créditos inmobiliarios que ofrecen el gobierno, empresas del sector o instituciones bancarias, absorben al mes el 30% del salario del cliente.

Y las entidades donde mayormente se han inflado los precios de las viviendas, son: Baja California, Campeche y Ciudad de México, según la SHF.

Por ejemplo, en la capital del país, hace unos años un departamento en la zona de Polanco con medidas de 220 metros cuadrados costaba 7 millones de pesos, siendo que hoy alcanzan precios de 11 millones. Y en la Condesa, uno de 110 metros cuadrados, tenía un costo de 5 millones cuando hoy en día llega a los 9 millones de pesos.

Sin embargo, a casi 82.3 kilómetros de la ciudad, para ser más precisos en Tepoztlán, Morelos, desde el año pasado se ha impulsado una nueva técnica ecológica de construcción de viviendas que ha beneficiado a la creación de una nueva comunidad que está ubicada en la zona de Tepozteco.

La cual constó con el levantamiento de 30 viviendas que son 7 veces más económicas pero igual de resistentes que una casa de concreto que ofrecen las empresas del sector inmobiliario.

Dicho proyecto es impulsado por Heavengrown, quienes se han dedicado como misión principal la de promover la construcción de viviendas dignas, que se sirvan de tener energía renovable, y alimentación sana.

Todo esto a base de dos materiales ecológicos que sirven como pilares principales para la construcción de la viviendas: Cáñamo y Bambú.

Sin duda el Cáñamo es un recurso que en los últimos años ha estado en la mesa del debate, ya que se ha buscado que el Cannabis sea despenalizado para su uso medicinal, lúdico e industrial, lo cual ha hecho que poco a poco no solamente en México sino en prácticamente todo el mundo, se estén implementando nuevas leyes que dan mayor apertura a dicho mercado.

Y es que la discusión ha ido más allá acerca del uso recreativo, ya que, desde que ha habido mayores investigaciones, que han llevado a descubrimientos científicos que benefician a la salud de miles de pacientes en el mundo.

Pues el THC que contiene el Cannabis, ha servido medicamente para pacientes con padecimientos como: epilepsia, diabetes, cáncer, sida, asma, entre otros, puedan tratarse de manera eficaz sin pasar por tratamientos dolorosos con efectos secundarios.

Sin embargo, así como existen dichas investigaciones y variedades de la planta, también han salido a la luz su uso en el mercado industrial, y no hablamos de productos para su consumo, sino materiales de construcción que son hechos a base de Cáñamo.

Pues se sabe, que desde hace siglos ha sido aprovechado por culturas para la creación de productos y herramientas, lo cual ha hecho que dicha planta que más variedades hay en el mundo, hoy en día sea aprovechada en más de 50 mil sentidos.

Pues gracias al Cáñamo y para dar algunos ejemplos, se pueden hacer alimentos, bebidas, ropa, cosméticos, cremas, limpiadores, libretas, cuerdas, telas, muebles y demás bienes  y usos que uno pueda imaginar.

Como en el caso de Heavengrown, quienes usando el tallo que da el cannabis y el Bambú,  han podido desarrollar técnicas de construcción de viviendas que son mucho más económicas y que además contribuyen al ambiente.

Y es que según la organización, la planta es un producto de fácil uso y cultivo, pues no necesita pesticidas, es muy resistente a las plagas, y su contacto con la naturaleza hace que su crecimiento sea relativamente rápido.

Pues la empresa hace uso de la Cannabis Sativa,  la cual contiene bajos porcentajes de THC, y la hacen ideal para su uso alimentario e industrial. Por lo que se han podido desarrollar materiales de construcción que son 7 veces más económicos comparados con los que utilizan las grandes empresas del sector inmobiliario.   

Dichos materiales hechos a base de Cáñamo son:

  • Hempcrete: Concreto de cáñamo
  • HempBrick: Ladrillo de Cáñamo
  • Lana Hemp: aislante
  • Panel de Help
  • Barniz: Aceite de cáñamo

Según dicha empresa, el concreto de cáñamo se obtiene cuando se mezclan las fibras en celulosa con cal y agua, teniendo como resultado un engrudo que al endurecerse y moldearse pueden crearse ladrillos, cimientos y paredes altamente resistentes.

El uso Hempcrete es benéfico para el medio ambiente, ya que según se reporta, beneficia a la creación de oxígeno, y dicho material tiene una resistencia natural de 3 años, por lo que se recomienda mantener temperaturas frescas dentro del  hogar para que sea resistente a impactos, a la lluvia y a la humedad que se acumula en el lugar en el que se encuentre ubicada la vivienda. 

Por su parte el bambú es utilizado de forma más estructural, ya que, su gran resistencia se combina de manera eficaz con los materiales de cáñamo para la firmeza del peso de la casa. Otro uso benéfico es que todo material sobrante o en dado caso que la vivienda tuviera que demolerse, todos los recursos utilizados nunca dejan de ser reciclables para crear nuevas mezclas y productos.

Y lo esencial de todo esto es que cualquier persona puede tener acceso ha dicho conocimiento, ya que existen cursos que y talleres enfocados a la Bio-costruccion y al cáñamo industrial, los cuales tienen un costo que van de los mil a los 800 pesos.

Motivos por los cuales se abre un nuevo panorama para la despenalización del cannabis en México, ya que, con una futura regulación en el tema, se podría permitir que en futuro las personas pudieran auto cultivar y crear sus propios recursos para la construcción de viviendas o demás materiales, sin la necesidad de firmar créditos altamente costosos que duran años y se convierten en una loza para miles de trabajadores.

Foto: Heavengrown

Comments

comments

Periodista independiente, graduado de la Maestría de Periodismo Político, en La Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha trabajado como reportero y editor web, en medios como: Revista Variopinto, y Revolución 3.0.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

ÚLTIMA ENTRADA

“La Julia”

Siempre al caminar, el dulce contoneo de sus caderas seducía, hipnotizaba. Sabía que

La forma de la miel

Guillermo Del Toro ha explotado al máximo su talento y logrado una

Cuento: Noche de paz

-¿Qué comeremos este año? Yo como que tengo antojo de romeritos. Silencio.
frojiMX Top