Revista Digital

Cártel de Sinaloa: en busca del sucesor de “El Chapo”

in Investigación by

La caída de Joaquín Guzmán Loera dejó un hueco en el Cártel de Sinaloa y aunque varios hombres han buscado remplazarlo, el vacío no ha logrado ser cubierto, provocando pugnas internas, así como la fragmentación de la que alguna vez fue la organización del narcotráfico más poderosa del mundo.

 

El 19 de enero del 2017, Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, líder del Cártel de Sinaloa, fue extraditado a Estados Unidos, luego de tres capturas y dos fugas de penales mexicanos de máxima seguridad.

La caída del hombre más buscado del mundo se consumaba y con ella una era criminal encabezada por él y su organización de narcotráfico.

Varios capos buscan hacerse del lugar dejado por “El Chapo”, provocando pugnas internas en el Cártel de Sinaloa, generando fracturas y perdiendo poder, así como presencia en territorio mexicano.

La caída de “El Chapo”. Foto: Reproducción.

Dámaso López Núñez, “El Licenciado”, fue el primer capo identificado por autoridades mexicanas como el sucesor de Guzmán Loera.

LEE ADEMÁS: En el narcotráfico, la DEA pone las reglas del juego

“El Licenciado” fue el segundo al mando dentro del penal de Puente Grande, en Jalisco, cuando “El Chapo” se encontraba detenido; sin su ayuda, el líder del Cártel de Sinaloa no habría consumado su primera fuga de una cárcel de máxima seguridad.

Al salir de Puente Grande, López Núñez ingresó a la organización de Guzmán Loera, quien le permitió tener su propio grupo dentro del cártel, subiendo así poco a poco de jerarquía.

Dámaso López Núñez, “El Licenciado”. Foto: Reproducción.

La relación entre Dámaso y Joaquín fue tal que este último apadrinó a su hijo, Dámaso López Serrano, “El Mini Lic”, convirtiéndose así en compadres.

Padre e hijo comandarían juntos el Cártel de Sinaloa, sin embargo, dos hermanos no veían con buenos ojos el liderazgo de los Dámaso, pues por ley a ellos les tocaba la herencia criminal.

Se trata de “Los Chapitos”, los hijos de Guzmán Loera, Iván Archivaldo y Jesús Alfredo Guzmán Salazar.

Iván Archivaldo y Jesús Alfredo Guzmán Salazar. Foto: Reprducción

Así comenzó una disputa entre los Dámaso y “Los Chapitos”.

Ismael “El Mayo” Zambada, segundo al mando y fundador del Cártel de Sinaloa, intentó intermediar en el conflicto, sin éxito.

TAMBIÉN LEE: Tras la caída de “El Betito” ¿quién será el próximo líder de “La Unión Tepito”?

Nunca quedó claro quien comenzó la guerra interna. Los Dámaso culpaban a los hijos de Guzmán Loera y “Los Chapitos” acusaban a “El Licenciado” de intentar asesinarlos a ellos y a “El Mayo” en una reunión de la que apenas salieron con vida.

La disputa fue ganada por “Los Chapitos” cuando el 2 de mayo del 2017, Dámaso López Núñez fue detenido en un lujoso departamento de la zona de Polanco en la Ciudad de México, mientras que su hijo, “El Mini Lic”, se entregó a las autoridades estadunidenses poco menos de dos meses después de la caída de su padre.

Los Dámaso. Foto: Especial.

Iván Archivaldo y Jesús Alfredo Guzmán Salazar tenían el camino libre para apodarse del Cártel de Sinaloa pero se toparon con un rostro familiar: Aureliano Guzmán Loera, “El Guano”, hermano mayor de “El Chapo” y tío de “Los Chapitos”.

“El Guano” vivió bajo la sombra de su hermano, haciéndose de un nombre aprovechándose de su apellido.

Más sangriento de Joaquín y temido, hasta odiado, por sus paisanos sinaloenses, Aureliano manejó siempre un perfil discreto que le permitió estar fuera del ojo de las autoridades tanto mexicanas como estadunidenses.  

Entre los hechos violentos que se le atribuyen fue la emboscada a un convoy del Ejército en octubre de 2016 que dejó cinco uniformados muertos y 11 heridos.

Aureliano Guzmán Loera, “El Guano”. Foto: Reproducción.

Así como el asesinato de su medio hermano, Ernesto Guzmán Hidalgo, en 2015, a quien “El Guano” acusó de filtrar información que dio con la segunda captura de “El Chapo” en 2014.

La ruptura de “El Guano” y “Los Chapitos” comenzó a trascender a principios de 2017, sin embargo, pasó desapercibida por la guerra que el Cártel de Sinaloa mantiene contra el Cártel de los Beltrán Leyva, liderado por Fausto Isidro Meza, “El Chapo Isidro”, así como la disputa interna con “Los Dámaso”.

PUEDES LEER: Objetivos prioritarios: el fracaso de EPN

Sonora ha sido el principal escenario de la guerra entre “El Guano” y “Los Chapitos” por el liderazgo del Cártel de Sinaloa.

Sin embargo, estos no son los únicos nombres que aparecen en la lista para ser el mandamás y sucesor de Guzmán Loera.

Ismael “El Mayo” Zambada ha sido el eterno número dos del Cartel de Sinaloa, junto con “El Chapo” fundó dicha organización criminal.

Ismael “El Mayo” Zambada. Foto Reproducción.

Con más de 50 años en el mundo del narcotráfico, Zambada ha gozado de lo que pocos capos de la droga consigue: llegar a viejo sin haber pisado la cárcel.

Sin embargo, la edad de “El Mayo” parece no darle tanta funcionalidad al capo dentro de la organización, por ello es más visto como un líder, emblema dentro de la organización, no tanto como un capo en funciones, operativo.             

Además, aquellos que defenderían su nombre dentro del cártel están en prisión, sus hijos: Vicente Zambada, “El Vicentillo”, e Ismael Zambada, “El Mayito Gordo”.

Mientras que Serafín Zambada, el menor de sus hijos, fue liberado el pasado 6 de septiembre luego de cumplir una condena por tráfico de drogas en Estados Unidos, lo que podría poner de nuevo al apellido Zambada en el juego dentro del Cártel de Sinaloa.

Vicente, Serafín e Ismael. Foto: Especial.

Caso similar es el de Juan José Esparragoza Moreno, “El Azul”. Poco se sabe de él que hasta se cree muerto. Y aunque autoridades estadunidenses lo colocan fuera de circulación, en México la Procuraduría General de la República (PGR) ofrece una recompensa de 30 millones de pesos por su captura.

PODRÍA INTERESARTE: Pobreza, crimen o muerte: el destino de los niños en México

El legado de “El Azul” es su hijo Juan José Esparragoza Monzón, alías “El Negro”, quien se fugó de un penal de Sinaloa en marzo pasado.

Juan José Esparragoza Moreno, “El Azul”. Foto: Reproducción.

Otro viejo capo de la droga cierra la lista de los que buscan el liderato del Cártel de Sinaloa, se trata de Rafael Caro Quintero, líder del extinto Cártel de Guadalajara, acusado de asesinar al agente antidrogas estadunidense, Enrique Camarena.

Caro Quintero, detenido en 1985, fue liberado en 2015 por violaciones al debido proceso. Desde ese momento se convirtió en uno de los hombres más buscados por la justicia norteamericana y la Administración para el Control de las Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) lo colocó como uno de los líderes del Cártel de Sinaloa.

Por su parte, el capo ha afirmado en entrevistas a Anabel Hernández que está lejos del mundo del narcotráfico, retirado.

Otro punto que lo aleja del Cártel de Sinaloa es que Caro Quintero tiene su propia organización criminal independiente.

Desde la neutralización de “El Chapo”, la paz no llega dentro del Cártel de Sinaloa, la organización criminal vive guerra tras guerra interna mermando así su poderío criminal a tal grado de ya no ser el cártel del narcotráfico más poderoso del mundo.

CJNG: el nacimiento y auge del cártel del sexenio

“Los Zetas”: el declive del cártel más sanguinario

Comments

comments

ÚLTIMA ENTRADA

frojiMX Top