Revista Digital

CJNG: el nacimiento y auge del cártel del sexenio

in Investigación by

En menos de diez años, este cártel ha hecho lo que otras organizaciones criminales han logrado en varias décadas. Sanguinarios como sus enemigos a muerte “Los Zetas” y con una estrategia criminal heredada del Cártel de Sinaloa, el CJNG ha construido su imperio alrededor de la metanfetamina.

 

No hay ninguna organización del narcotráfico que se haya consolidado en tan poco tiempo como lo ha hecho el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), considerado por las autoridades estadunidenses y mexicanas como el grupo criminal más poderoso de la actualidad.

Para entender su crecimiento hay que salir de tierras tapatías hacía el sur, específicamente en Michoacán.

Ahí, en un poblado del municipio de Aguililla nació Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho”, en medio de una familia pobre, con escasos recursos que no dejaron que acabara la primaria, pero sí que entrará a edad temprana al mundo de las drogas, pues a los 14 años ya sembraba marihuana.

Fue detenido en tres ocasiones en Estados Unidos por posesión de drogas, dos veces fue deportado, la última vez ya no intentó regresar, arribó a Jalisco donde ingresó al Cártel de Sinaloa de la mano de Ignacio “Nacho” Coronel, tercero al mando de la organización detrás de Joaquín “El Chapo” Guzmán y de Ismael “El Mayo” Zambada.

“El Mencho”. Foto: Rolling Stone

También de Michoacán son “Los Cuinis”, una familia conformada con 18 hermanos que traen en la sangre al narcotráfico. Conocidos originalmente como el Cártel de los Valencia, la familia fue ahuyentada de tierras michoacanas por “Los Zetas” entre 2003 y 2004, asentándose en otras entidades aledañas, entre ellas Jalisco.

“El Mencho” formó parte de un brazo armado que comenzó a operar en Jalisco, donde protegía a los familiares de los líderes del Cártel de Sinaloa. Sin embargo, su presencia comenzó a salir de la entidad jalisciense protagonizando enfrentamientos contra “Los Zetas”, de ahí que nació su primer mote: “Los Matazetas”.

LEE ADEMÁS: La “narcoguerra” que invade el corazón de la CDMX

Siendo los primeros en realizar atroces métodos sanguinarios contra sus rivales como la decapitación o el desmembramiento de cuerpos, “Los Zetas” nacieron como brazo armado del Cártel del Golfo para combatir al Cártel de Sinaloa, al poco tiempo se independizaron, pero la rivalidad a muerte continuó. Por ello, “Los Matazetas” eran igual de sanguinarios.

Varios son los casos que muestran su extrema violencia: Cuando arrojaron 35 cuerpos en Boca del Río, Veracruz, en 2011; dos años después, cuando violaron, mataron y quemaron a una niña de 10 años pensando erróneamente que era hija de un capo rival; también en 2015, cuando circularon videos de hombres y hasta menores siendo asesinados con dinamita; o la vez que derribaron con un lanzacohetes a un helicóptero de la Policía Federal, el primero de mayo del mismo año.

Actos de violencia del CJNG. Foto: Especial

Todo cambió cuando, en 2010, “Nacho” Coronel fue asesinado en un operativo por elementos de la Marina. Siendo Coronel Villareal el único contacto directo de su organización con el resto del Cartel de Sinaloa, al morir, “Los Matazetas” se independizaron.

Por su parte, “Los Cuinis” continuaron con su actividad criminal en el mundo de las drogas, sin embargo, lo que más destacaba era su red de lavado de dinero a través de varias empresas, la mayoría de ellas instaladas en Jalisco.

Liderados por “El Mencho” y por Érick Valencia Salazar, “El 85”; los antiguos “Matazetas” se unieron con “Los Cuinis”, con Abigael González Valencia, “El Cuini”, al frente, naciendo así el Cártel de Jalisco Nueva Generación.

“El Mencho”, “El 85” y “El Cuini”. Foto: Especial

La unión entre “Los Matazetas” y “Los Cuinis” se materializó cuando Nemesio Oseguera Cervantes se casó con Rosalinda González Valcencia, hermana de “El Cuini” y parte importante dentro de la red financiera de la familia criminal.

TAMBIÉN LEE: Fuerzas Armadas: Cuando el Ejército se convierte en villano

A Ignacio “Nacho” Coronel también le decían “El Rey del Cristal” en referencia a la metanfetamina, droga con la que incursionó en el mercado México-Estadunidense, la cual deja más ganancias que la heroína o la cocaína. La producción de la metanfetamina fue una de las herencias del Cártel de Sinaloa al CJNG.

Ignacio “Nacho” Coronel. Foto: Reproducción

En 2015, la Administración para el Control de las Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) publicó un mapa del narcotráfico en México donde aparecía por primera vez y de forma independiente el CJNG.

En aquella ocasión, autoridades estadunidenses detectaron presencia total de la organización en cuatro entidades del país: Jalisco, Colima, Nayarit y Aguascalientes; así como ligera presencia en seis estados: Veracruz, San Luis Potosí, Guanajuato, Michoacán, Oaxaca y Chiapas.

Ese mismo año, la DEA colocaba a “Los Cuinis” como la organización criminal de tráfico de drogas más rica del mundo.

Mapa del narco en 2015. Foto: DEA

El pronto asenso del CJNG se habría facilitado debido a que tanto autoridades mexicanas como estadounidenses tenían los ojos puestos en otros blancos. La DEA tenía como objetivo prioritario al Cártel de Sinaloa, específicamente a “El Chapo” Guzmán, mientras que el Gobierno Federal, encabezado por Enrique Peña Nieto, comenzó su sexenio enfocado a descabezar a “Los Zetas” y a “Los Caballeros Templarios”.

PUEDES LEER: Guerrero, el estado donde la muerte encontró su casa

En los primeros tres años del gobierno de Peña Nieto fueron neutralizados los hermanos Miguel Ángel y Omar Treviño Morales, líderes máximos de “Los Zetas”, así como Enrique Plancarte, Nazario Moreno, “El Chayo” y Servando Gómez, “La Tuta”, líderes fundadores de “Los Caballeros Templarios”.   

Arriba los hermanos Treviño Morales, abajo los fundadores de los Caballeros Templarios. Foto: Especial

Sin mencionar que se dio la recaptura, en 2014; segunda fuga, al año siguiente; y tercera captura en 2016, así como extradición a Estados Unidos, en 2017, de Joaquín Guzmán Loera. La caída de “El Chapo” provocó fracturas dentro del Cártel de Sinaloa comenzando una disputa interna entre “Los Chapitos”, hijos de Guzmán Loera, y “Los Dámaso”, Dámaso López Núñez, “El Licenciado”, y Dámaso López Serrano, “El Mini Lic”, que terminó con la detención de los últimos dos.

Lo sucedido con el Cártel de Sinaloa evidencia la estrategia de “Objetivos Prioritarios” de Peña Nieto, la cual provocó la captura de la mayoría de los líderes del narcotráfico, generando fracturas dentro de los cárteles y disputas internas. Sin embargo, el CJNG no se vio afectado por dicho plan de seguridad.

Aprovechando la debilidad de los demás cárteles, así como su nula importancia dentro de la agenda de seguridad de los gobiernos de México y Estados Unidos, el CJNG consolidó su presencia en México y abrió sus mercados en el extranjero, pero no inició en tierras norteamericanas, sino fuera del continente.

Aseguramiento del laboratorio de drogas sintéticas en Zapopan, Jalisco, en 2011. Foto: Cuartoscuro

Europa, Asia y Oceanía fueron sus primeros objetivos, así recibían más dinero por sus productos ilegales y estaban fuera del radar de la DEA. Poco después, decidieron ingresar su mercancía a Estados Unidos, pero de forma sutil: Utilizaban a falsas modelos, la mayoría de origen sudamericano, para introducir la droga a tierras norteamericanas.

PODRÍA INTERESARTE: Policía Federal: los estragos de combatir al Narcotráfico

Las mujeres, a su vez, eran engañadas con el sueño de ser modelos y terminaban, además de traficar droga, formando parte de una red de prostitución al servicio del cártel. Así lo expuso el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos señalando incluso a uno de los líderes de esta red de trata y narcotráfico: Miguel José Leone Martínez, un exitoso fotógrafo de origen italiano-venezolano, que tiene su propia marca y miles de seguidores en redes sociales.

Miguel José Leone Martínez. Foto: Instagram
En la foto, además de Leone Martínez, aparece Jesus Pérez, famoso promotor musical mexicano ligado con cantantes como Julión Álvarez y Gerardo Ortíz. Foto: Departamento del Tesoro de los Estados Unidos

Sin embargo, el encargado de las operaciones realizadas en Estados Unidos es José Luis Mendoza Cárdenas, alias “La Garra”, considerado tercero al frente del CJNG detrás de “El Mencho” y “El Cuini”.

El bastión del cártel en Estados Unidos es California, sin embargo, ingresan la droga a través de Tijuana, Ciudad Juárez y Nuevo Laredo, siendo Los Ángeles, Nueva York y Atlanta los principales centros de distribución del CJNG.

Actualmente, un documento de la Procuraduría General de la República (PGR), en posesión de FrojiMX, detecta una amplia presencia del CJNG en ocho entidades: Jalisco, Colima, Michoacán, Guanajuato, Nayarit, Guerrero, Morelos y Veracruz.

Versiones extraoficiales e información de autoridades estadunidenses indicarían que en realidad son 21 los estados con presencia alguna del CJNG.

Los entidades que se sumarían a las ocho señaladas por la PGR son: el Estado de México, la Ciudad de México, Baja California, Baja California Sur, Chihuahua, Tamaulipas, San Luis Potosí, Aguascalientes, Hidalgo, Tlaxcala, Oaxaca, Chiapas y Quintana Roo.

Pese a su poderío criminal, el CJNG no se ha ido “limpio”, pues ha recibido pocos pero certeros golpes a su estructura delictiva.

En 2012 fue detenido Érick Valencia Salazar por elementos del Ejército en Zapopan, Jalisco, sin embargo fue liberado en diciembre del 2017 por violaciones al debido proceso.

Erick Valencia Salazar. “El 85”. Foto: Reproducción.

Tres años después, en Puerto Vallarta, Jalisco, fue detenido “El Cuini”, junto con Leone Martínez, este último fue liberado al poco tiempo, mientras que González Valencia fue ingresado al penal de “El Altiplano”.

El último golpe a la cúpula del cártel fue la detención de Rosalinda González Valencia, la esposa de “El Mencho”, también en Zapopan.

Rosalinda González Valencia. Foto: Reproducción

Por su parte, “El Mencho” ya entró en la lista de los más buscados por la DEA con una recompensa de 5 millones de dólares y es el enemigo público número uno del Gobierno Mexicano a quien le puso un precio por su captura de 2 millones de pesos.

Cartografía del Narco: así se reparten los cárteles en México

Pobreza, crimen o muerte: el destino de los niños en México

Comments

comments

ÚLTIMA ENTRADA

frojiMX Top