Revista Digital

Condenas a Muerte: entre violaciones a Derechos Humanos y opacidad mundial

in Investigación by

Primera vez en 10 años a nivel mundial, el número de ejecuciones judiciales conocidas se redujeron en un 31%; sin embargo, las muertes a causa de la pena máxima se han incrementado en países como Bielorrusia, Estados Unidos, Japón, Singapur y Sudan del Sur.

Esto de acuerdo con el informe de Amnistía Internacional, “Condenas a muerte y ejecuciones en 2018”, el cual detalla que mientras Irak, Irán, Pakistán y Somalia han registrado considerablemente una disminución, ya que, eran los Estados que mayormente consumaban estas penas, otros países han incrementados sus totales anuales o bien siguen ocultando información al respecto.

A nivel mundial durante el 2018 se registraron 690 ejecuciones judiciales, lo que representa un 31% menos, comparado con el total del 2017 en el que se contabilizaron 993. Sumado a que, en países como Burkina Faso, Gambia, y Malasia decidieron abolir las penas capitales que durante años prevalecieron, además de que en el estado de Washington se declaró inconstitucional el estatuto de las sentencias de muerte.

Para Amnistía Internacional otra de las razones por las que hubo una disminución notable en las cifras de ejecuciones, es que, países como Irán que durante los últimos años reportó la mayoría de muertes en todo el mundo, implementó nuevas reformas que ayudaron en la reducción de las cifras antes reportadas.  

En el 2018, Irán reformó su legislación antidrogas lo que derivó una reducción de hasta el 50% de las ejecuciones, es decir, que en el 2017 se contabilizaron 507 y el año anterior se registraron 253.

Sin embargo, tanto Irán, Arabia Saudí, Irak, y Vietnam siguen acumulando el 78% de las ejecuciones cocidas en todo el mundo.

En cuanto a las condenas de muerte registradas a nivel global, Amnistía Internacional encontró 2 mil 531 casos, lo que representó un ligero descenso con respecto a las cifras del 2017 con 2 mil 591, aunque países como Nigeria, Sri Lanka y Zambia no proporcionaron información y China tiene estos casos clasificados como secretos de Estado.

En tanto que Chad, Corea del Sur, Mauritania, Omán, Papúa Nueva Guinea y Uganda, fueron estados que en el 2018 se supo volvieron a dictar condenas de muerte.

Fuente: Amnistía Internacional

La pena de muerte viola el derecho internacional

Amnistía Internacional señala que países como Afganistán, Botsuana, Egipto, Irak, Irán, Japón, Pakistán, Singapur, Sudán y Sudán del sur siguen realizado ejecuciones por ahorcamiento, en tanto que Bielorrusia, China, Corea del Norte, Somalia, Taiwán y Yemen lo hacen por medio del fusilamiento con arma de fuego.

Mientras que Estados Unidos, Tailandia, Vietnam, y China siguen usando métodos como la inyección letal y la electrocución.

Sin importan el método, todos estos países, mientras continúen imponiendo la pena capital, seguirán violando el derecho y las normas internacionales, estimando que hasta finales del 2018 se tiene constancia de al menos 19 mil 336 personas que han sido sentenciadas.

Algunos de los ejemplos de estas violaciones a los derechos es que las ejecuciones se siguen realizando de manera pública, se condenan a personas con discapacidades mentales o intelectuales y a personas que cometieron delitos cuando eran menores de edad o que fueron sentenciados por confesiones falsas.

Estados Unidos, el único país de América que ejecuta

En la actualidad Estados Unidos es el único país de América que lleva a cabo ejecuciones y condenas de muerte, siendo el 2018 el segundo año consecutivo en el que se registró un amento.

El año pasado en Estados Unidos se realizaron 25 ejecuciones en ocho estados como Alabama, Florida, Georgia, Nebraska, Ohio, Dakota del Sur, Tennessee y Texas. Y en el mismo periodo de tiempo se dictaron un total de 45 penas capitales en 16 jurisdicciones.

Con esto se sabe que existen un total de 2 mil 654 personas recluidas en 33 justificaciones que han sido sentenciadas a morir por medio de la inyección letal o por la electrocución. Siendo California el estado con la mayoría de estos casos con 739, secundado por Florida con 343, Texas con 223, Alabama con 176 y Pensilvania con 144.

Mexicanos condenados en Estados Unidos

De las 25 ejecuciones que se realizaron en 2018 en Estados Unidos, el 14 de noviembre tuvo lugar la del mexicano Roberto Moreno Ramos, muerto por la inyección letal dentro de la Unidad Carcelaria Walls, en Huntsivell, Texas.

Moreno Ramos era originario del estado de Oaxaca y fue sentenciado a muerte en 1993, acusado de haber asesinado a su esposa y sus dos hijos, los cuales, según la corte, fueron hallados enterrados en el baño de la casa donde residían.

Según datos de la Death Penalty Information Center (DPIC), en Estados Unidos existen 134 extranjeros de 35 nacionalidades que han sido condenados a muerte, de los cuales la mayoría son mexicanos con 54 casos.

En el 2016, la Secretaría de Relaciones Exteriores de México había dado a conocer que 59 mexicanos estaban condenados a muerte en Estados Unidos, y 69 más estaban enfrentando procesos penales que podía derivar en una sentencia capital. Sumado a que del 2000 al 2014 se dio asistencia legal a mil 22 mexicanos de los cuales 887 lograron evitar dicha sentencia.

Además de que el año pasado la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) aprobó a favor del “Fallo de la Corte Internacional de Justicia del 31 de marzo de 2004 sobre Avena y otros ciudadanos mexicanos: necesidad de inmediato cumplimiento”, a fin de que Estados Unidos cumpla con la revisión y reconsidere las penas impuestas a los mexicanos.

Sin embargo, cuando el ONU falló a favor, 6 de los 51 casos ya habían sido ejecutados aun cuando desde antes Estados Unidos tenía la obligación de revisar las penas dictadas, debido a que existieron casos en lo que las autoridades mexicanas fueron consultadas un año o hasta 11 años después.

Omisiones y secretos de Estado

A pesar de que Amnistía Internacional halló una reducción en cuanto al número de ejecuciones registradas en 2018, el informe publicado hace unos días advierte que estas cifras podrían variar o ser mayores debido a que existen países que probablemente ocultaron información.

Bielorrusia, Corea del Norte, Egipto, Irak, Irán, Pakistán, Sudan del Sur, Vietnam y Yemen son algunos países que según Amnistía Internacional se tienen motivos para creer que las cifras son mayores a las reportadas oficialmente.

Situación similar a las condenas de muerte de las cuales se cree que en Afganistán, Arabia Saudita, Argelia, Bangladesh, Bielorussia, Corea del Norte, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Indonesia, Irak, Irán, Jordania, Kenia, Libia, Líbano, Nigeria, Myanmar, Tailandia, Vietnam, entre otros, tambien están ocultando datos.

Sin embargo, China es a nivel mundial el verdugo silencioso más grande del mundo con la ejecución de miles de personas cada año, aunque no se tienen datos concretos debido a que las cifras sobre la pena de muerte se encuentran clasificadas como secreto de Estados.

De los pocos datos se sabe que China aplica la sentencia de muerte en 46 delitos, algunos de los cuales no son violentos y no se aplica a los criterios de los “más graves”. Pero se concluyó que el Tribunal Supremo Popular condenó a quienes fueron acusado por delito de asesinato y drogas.

Comments

comments

Periodista independiente, graduado de la Maestría de Periodismo Político, en La Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha trabajado como reportero y editor web, en medios como: Revista Variopinto, y Revolución 3.0.

ÚLTIMA ENTRADA

frojiMX Top