Revista Digital

El mapa del “huachicol” en México

in Investigación by

Miles de millones de pesos en pérdidas, innumerables tomas clandestinas, violencia desbordada y “huachicoleros” a cargo; el robo de combustible se convirtió en un cáncer tan maligno como el narcotráfico

El 27 de diciembre pasado, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció la implementación del plan contra el robo de combustible, a la vez que daba inicio a operativo “golpe de timón” con el que iniciaba un combate frontal contra los “huachicoleros”.

Este “huachicoleo” dejó pérdidas a la nación por 147.2 mil millones de pesos en los últimos tres años, según datos de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Durante 2018 fueron detectadas 14 mil 910 tomas clandestinas en México, de las cuales 80% se registraron en siete entidades del país.

En dichos estados operan peligrosas bandas de “huachicoleros”, mismos que se han hecho de millones de pesos del oro negro y derramado sangre en cantidades históricas.

Hidalgo

Una fuga en un ducto de Pemex en el municipio de Tlahuelilpan, Hidalgo, provocó una explosión con un saldo de 137 muertos, principalmente pobladores quienes habían acudido a la toma clandestina para tomar combustible.

El incidente, la primera tragedia en el gobierno de López Obrador, no fue casualidad, la pobreza y desempleo convirtieron a ese y demás municipios aledaños en “huachicoleros”, sin mencionar que territorio hidalguense es sede de la Refinería de Tula.

LA TRAGEDIA DE TLAHUELILPAN
FOTO: CUARTOSCURO

En 2018, Hidalgo encabezó las entidades con mayor robo a combustible de todo el país, sumando 2 mil 111 tomas clandestinas. En esta entidad han sido detectadas al menos tres bandas de “huachicoleros”.

La primera era liderada por Héctor Baltazar Osorio Delgado, «La Parka», quien operaba principalmente en Tezontepec, municipio aledaño a Tlahuelilpan. Sin embargo, fue asesinado al día siguiente de la explosión. Pese a su muerte, su banda continuaría operando ahora bajo el liderazgo de su esposa Norma Maturano Pérez.


LA PARKA
FOTO: REPRODUCCIÓN

Carlos Bárcenas Jiménez, apodado “El Barcenas”, es el segundo al líder “huachicolero” detectado, con su centro de operaciones en Tepetitlán.

La tercera banda de “huachicoleros” es encabezada por Saúl Hernández Martínez, “El Talachas”, quien opera principalmente en Tula, sede de la refinería antes mencionada.

FOTO. REPRODUCCIÓN

Puebla

El auge de los “huachicoleros” tuvo como punto de nacimiento en Puebla, donde las más peligrosas bandas del robo de combustible se dieron a conocer. El año pasado sumó 2 mil 72 tomas clandestinas colocándolo en la segunda entidad con más casos del país.

En este estado, la principal zona de operación es el llamado “Triángulo Rojo”, conformado por Tepeaca, Palmar de Bravo, Quecholac, Acatzingo, Acajete y Tecamachalco, por donde pasan ductos de Pemex.

Son “huachicoleros” vinculados ampliamente con “Los Zetas” quienes dominan el robo de combustible en Puebla.

Antonio Valente Martínez Fuentes, alias “El Toñin”, considerado el principal “huachicolero” del llamado “Triángulo Rojo”. Se trata de un campesino que se alió con un funcionario de Pemex para ordeñar ductos de la petrolera paraestatal.

EL TOÑÍN
FOTO: REPRODUCCIÓN

El otro líder “huachicolero” con antecedente “zeta” es Óscar García Téllez, alias “El Loco Téllez”, identificado como un “chupaductos” violento dado su antecedente como policía. Su principal centro de operaciones es San Martín Texmelucan.

EL LOCO TÉLLEZ
FOTO: REPRODUCCIÓN

Sin embargo, “Los Zetas” no son los únicos amos del “huachicol” en Puebla, el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) también ha incursionado en este “negocio” siendo Omar Jonathan López, «El Negro», su principal cabecilla en la entidad poblana, quien pasó de vender piratería a robar combustible, su centro de operaciones es la capital poblana.

EL NEGRO
FOTO: REPRODUCCIÓN

Incluso, ambos cárteles han protagonizado una guerra por el robo de combustible en Puebla, aumentando la violencia en casi 25% al pasar los asesinatos de mil 27 en 2017 a mil 277 el año pasado. Mientras que en el primer trimestre de este año ya suman 343 homicidios dolosos.

Guanajuato

El operativo “golpe de timón” enfocó su lucha principalmente en Guanajuato, luego de que el presidente asegurara que dentro de la Refinería de Salamanca había una manguera de 3 kilómetros de donde se robaba combustible.

Además, tras iniciar su combate al robo de combustible, en las inmediaciones de dicha refinería aparecieron amenazas contra el propio López Obrador y hasta un explosivo. Sin mencionar que es el tercer estado con mayor “huachicoleo” en el país, registrando mil 915 tomas clandestinas el año pasado.

El principal “huachicolero” de Guanajuato es José Antonio Yépez Ortiz, “El Marro”, líder del Cártel de Santa de Lima, que opera principalmente en Villagrán. Los ojos de las autoridades federales y estatales están sobre él y han estado cerca de atraparle.

EL MARRO
FOTO: REPRODUCCIÓN

El CJNG también ha incursionado en el robo de combustible en Guanajuato, a través de su líder regional Francisco Cerda Guillén, alías «El Señor de la Silla», sin embargo, su repentina muerte en octubre del 2018 ha mermado el poder del cártel en el estado, pero sigue presente.

EL SEÑOR DE LA SILLA
FOTO: REPRODUCCIÓN

Otra banda de “huachicoleros” que opera en Guanajuato son “Los Pelones”, liderada por Javier Ramírez Morales, “El Mónico” o “El Pelón”, quienes operan desde Salamanca.

Además de la refinería, en tierras guanajuatenses existe un triángulo del “huachicol” donde pasan los ductos de Pemex. Esta zona está formada por los municipios de Apaseo El Grande, León, Salamanca, Irapuato y Celaya.

Esta zona es disputada entre el Cártel Santa Rosa de Lima y el CJNG, hecho que ha provocado una alza histórica de la violencia en el estado, donde se duplicaron los asesinatos al pasar de mil 423 casos en 2017 a 3 mil 290 el año pasado, sumando además 947 homicidios dolosos de enero a marzo del 2019.

Jalisco

Con un perfil más bajo en cuando al impacto de este delito se refiere, Jalisco es el cuarto estado del país con mayor casos de tomas clandestinas de hidrocarburos registrando mil 549 en 2018.

Siendo el las tierras jaliscienses el bastión criminal del CJNG y este cártel uno de los que ha incursionado de forma directa al robo de combustible, es la principal organización detrás del robo de combustible.

EL MENCHO
FOTO: REPRODUCCIÓN

En Jalisco se han duplicado los asesinatos en los últimos años al pasar de mil 555 casos en 2017 a 2 mil 418 el año pasado, sumando además 720 homicidios dolosos los primeros tres meses del año.

Veracruz

Seis hombres encapuchados, todos con armas largas, entraron amenazantes a la palapa “El Potro”, caminaron entre los cerca de 40 asistentes de la fiesta de Fluvina -una mujer que celebraba sus 52 años- hasta que hallaron la mesa de Julio César González Reyna, un transexual a quien apodaban “La Becky”, tras intercambiar unas palabras el comando disparó sin piedad.

El saldo 13 muertos, entre ellos un bebé que apenas había cumplido el año de edad, y cuatro heridos. Los sicarios huyeron tras perpetrar la masacre en la colonia Obrera, en Minatitlán, Veracruz.

MASACRE EN MINATITLÁN
FOTO: CUARTOSCURO

Dicho municipio no sólo fue escenario de la tragedia, sino que también es sede de la Refinería de Minatitlán, donde grupos criminales se disputan el narcomenudeo y el robo de combustible.

Veracruz es el quinto estado con mayor número de tomas clandestinas de combustible registradas el año pasado, sumando mil 538.

El presunto autor intelectual de la masacre es identificado como Adrián Fernández Fernández, “El Pelón”, líder del CJNG al sur de Veracruz y trabajador de Pemex, quien fue detenido el pasado 3 de mayo.

EL PELÓN
FOTO: REPRODUCCIÓN

El CJNG ha disputado por años con “Los Zetas” la plaza de Veracruz, primero de narcotráfico y ahora de robo de combustible.

En Veracruz, el principal “huachicolero” es de extracción “zeta”, se trata de Roberto de Los Santos de Jesús, «El Bukanas», por quien ofrecen 5 millones de pesos en recompensa. Él y su banda criminal tienen su centro de operaciones en Actopan, Veracruz.

EL BUKANAS
FOTO: REPRODUCCIÓN

Edomex

La sexta entidad con mayor problemas de “huachicol” es el Estado de México, donde se detectaron mil 507 tomas clandestinas de combustible en 2018.

En tierras mexiquenses el “huachicol” está controlado por el CJNG, cártel que cuenta en sus filas con policías municipales y empresarios petroleros.

Operan en los municipios de Melchor Ocampo, Tultitlán, Tultepec, Cuautitlán e Ixtapaluca.

Tamaulipas

Su ubicación cerca de la frontera con Estados Unidos ha convertido a Tamaulipas en un lugar de paso para el tráfico de drogas, pero la ubicación de la Refinería de Ciudad Madero ha atraído al robo de combustible.

Este estado es el sexto con más “huachicol” de todo el país, registrando mil 301 tomas clandestinas de hidrocarburos solo el año pasado.

Antes del apogeo del robo de combustible, Tamaulipas ya sufría de “huachicol”, fue de las primeras entidades en las que se registró dicho delito, primero de la mano de “Los Zetas”, hoy el negocio es del Cártel del Golfo.

FOTO: ISAAC ESQUIVEL /CUARTOSCURO.COM

Se trata de dos células criminales desprendidas del Cártel del Golfo las que operan principalmente el robo de combustible en Tamaulipas: “Los Fresitas” y “Los Dragones”  

Ambas fracciones presumen tener protección de mandos de las fuerzas federales y policías estatales, así como de funcionarios de Pemex que les facilitan el robo de aceites y combustibles.

Comments

comments

ÚLTIMA ENTRADA

frojiMX Top