Revista Digital

Lozoya bajo la mira; se materializa combate a la corrupción de AMLO

in Investigación by

Pasaron casi seis meses de la llegada de AMLO al poder para que el discurso reiterativo del combate a la corrupción –por lo menos durante la administración pasada– se materializara; Emilio Lozoya, exdirector de Pemex y amigo del expresidente Enrique Peña Nieto, es el primer blanco

 

El primero de diciembre de 2018, cuando Andrés Manuel López Obrador tomó protesta como presidente, en San Lázaro y frente a su antecesor Enrique Peña Nieto, la palabra que más repitió en su primer discurso fue “corrupción”, asegurando que el combate a ésta sería el eje central de su administración.

La opinión pública esperaba, entonces, que varios miembros de la administración pasada, incluido el expresidente Peña Nieto, fueran investigados por corrupción, debido a las innumerables investigaciones, principalmente periodísticas, que salieron a relucir en el sexenio.

Sin embargo, no sucedió. Enrique dejó el puesto tranquilamente, a la vez que se criticaba un pacto de sucesión, el cual la oposición llamó “Primor”, unión entre PRI y Morena.

AMLO y EPN paseando por Palacio Nacional. Foto: Presidencia

Tuvieron que pasar seis meses para que el discurso constante de combate a la corrupción de López Obrador se materializara.

Fue a través de la Secretaría de la Función Pública (SFP), encabezada por Irma Eréndira Sandoval, como se dio este primer paso y Emilio Lozoya, exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), el primer blanco de la “Cuarta Transformación”.

El 22 de mayo la SFP informó sobre la inhabilitación de dos altos mandos de Pemex durante el gobierno de Peña Nieto. El primero por 10 años, el segundo por 15 años, más una multa de 620 millones de pesos.

Lozoya, bajo la mira. Foto: Cuartoscuro

La dependencia no detalló los nombres de los señalados, sin embargo, a las pocas horas del anunció, trascendió –y luego se confirmó– que el alto mando inhabilitado por 10 años es Lozoya Austin.

De acuerdo con la SFP, Emilio Lozoya proporcionó información falsa en la declaración de situación patrimonial, además, en dos ocasiones se omitió una cuenta bancaria que registraba saldos de cientos de miles de pesos.

Al respecto, Javier Coello Trejo, abogado de Lozoya Austin, quien confirmó que su cliente era el inhabilitado, aseguró que prepararán una impugnación a la decisión del gobierno federal.

Javier Coello Trejo y Emilio Lozoya. Foto: Cuartoscuro

El segundo inhabilitado es Edgar Torres Garrido, ex director de Pemex Fertilizante, acusado de hacer un mal uso de los recursos públicos al pagar un sobrecosto cercano a los 620 millones de pesos en la adquisición de la planta industrial de Grupo Fertinal, de ahí el costo de la sanción, más los tres lustros de suspensión.

Cinco días después, Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), anunció que se congelaron las cuentas bancarias de Emilio Lozoya, así como de la empresa Altos Hornos de México, ambas por operaciones financieras con recursos de actividades presuntamente ilegales derivados de actos de corrupción.

Es importante recalcar que Nieto era encargado de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade), cuando esta instancia comenzó las investigaciones de Odebrecht.

Santiago denunció presiones de Lozoya para que no lo vinculara con el caso, hecho que provocó que dejara el cargo por órdenes de Alberto Elías Beltrán, quien era encargado del despacho de la Procuraduría General de la República (PGR) y cercano a Peña Nieto.

Cabe mencionar que Lozoya Austin fue director de Pemex de diciembre de 2012 a febrero de 2016, amigo cercano de Peña Nieto, también fue parte de su campaña presidencial como su coordinador de vinculación internacional.

En campaña. Foto: Especial

Al año siguiente de renunciar a la Dirección de la petrolera mexicana, Emilio fue señalado de recibir sobornos de la empresa brasileña Odebrecht, a cambio de contratos gubernamentales.

En un modus operandi idéntico que planteó en prácticamente todo el continente americano, las confesiones de los directivos de Odebrecht han llevado a la cárcel a altos funcionarios de todos los países que han sido señalados, excepto dos: Venezuela y México.

Las acusaciones contra Lozoya Austin salieron de la boca de tres personajes: Luis Alberto de Meneses, exdirector de la petrolera brasileña en México; Luiz Antonio Mameri, expresidente de Odebrecht para América Latina y Angola; y Hilberto Alves da Silva, director de la Oficina de Operaciones Estructuradas de Odebrecht.

Lozoya, a la defensiva. Foto: Cuartoscuro

Estas confesiones fueron ante las autoridades brasileñas, respaldadas por documentos y grabadas en video, dadas a conocer por Quinto Elemento Lab.

De acuerdo con los señalamientos, Odebrecht se acercó con Emilio cuando este era parte de la campaña de Peña Nieto, donde le entregó 4 millones de dólares para la contienda electoral del priista; luego, tras la victoria presidencial del mexiquense y la designación como director de Pemex, Lozoya Austin recibió 6 millones de pesos más.

Odebrecht recibió durante la administración de Emilio Lozoya al frente de Pemex varios contratos por miles de millones de pesos, algunos sin licitación, para realizar trabajos en la refinería Miguel Hidalgo, en Tula, Hidalgo.

Refineria Miguel Hidalgo, en Tula. Foto: Cuartoscuro

Otro de los señalamientos que pesan contra Lozoya Austin es haber recibido 5 millones de dólares por haber concretado uno de los peores negocios de Pemex, la compra de una planta “chatarra” de fertilizantes Agro Nitrogenados, en Veracruz, a la empresa Altos Hornos de México.

Esta planta, que tenía 14 años sin operar y con equipos de 30 años de antigüedad, le costó a la petrolera mexicana 475 millones de dólares, entre la adquisición de los activos y la rehabilitación de la misma.

Un mes después de la compra, Altos Hornos de México transfirió 3 millones 703 mil 540 dólares a Grangemouth Trading Company, una de las 20 firmas que Odebrecht presuntamente utilizaba para pagar los sobornos a funcionarios en varios países.

Lozoya, solo. Foto: Cuartoscuro

Grangemouth Trading Company depositó 5 millones de dólares en la cuenta de la empresa Zecapan, misma que supuestamente utilizaba de fachada Lozoya Austin para recibir los sobornos.

De ahí que también las cuentas bancarias de Altos Hornos de México hayan sido congeladas por la UIF de la SHCP. Ellos argumentan que la enorme cantidad de dinero transferida de sus arcas a las cuentas de Odebrecht se debe a la cancelación de un contrato suscrito con esa firma, Grangemouth Trading Company, por asesorías para la ampliación de las siderúrgicas en Monclova, Coahuila.

Los recientes embates contra Emilio Lozoya Austin son sólo el principio, pues los primeros días de mayo el titular de la Fiscalía General de la República (FGR), Alejandro Gertz Manero, adelantó que en menos de 60 días el caso Odebrecht será presentado ante un juez federal bajo la premisa de delincuencia organizada.

El mapa del “huachicol” en México

 

Comments

comments

ÚLTIMA ENTRADA

frojiMX Top