El escenario detrás de suicidio

in Investigación by

No deja de sorprender cuando escuchas que alguien murió y la causa de ello fue suicidio. Tal como ocurrió el pasado 18 de mayo con el cantante Chris Cornell de 52 años, quien a unas cuantas horas de haber ofrecido un concierto decidió terminar con su vida. Hechos como éstos dejan un sinnúmero de preguntas en el aire, entre ellas qué factores están detrás de esta decisión.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el suicidio como un acto deliberadamente iniciado y realizado por una persona en pleno conocimiento o expectativa de su desenlace fatal. Y al respecto, en el mundo cada 40 segundos se da una muerte por esta causa, según indica este mismo órgano de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Aunque las causas pueden ser diversas, dependiendo cada caso, la OMS en su informe “Prevención del suicidio: un imperativo global” define algunos factores que pue pueden incrementar la vulnerabilidad de una persona a una conducta suicida, entre ellas, las que se refieren al sistema de salud y que involucran la dificultad o falta de acceso a éste.

A esto, añade el organismo mundial, que aún prevalece la estigmatización hacia las personas que solicitan ayuda, y que previamente han tenido intentos de terminar con su vida.

Entre los factores sociales, pueden encontrarse: la guerra y los desastres en la estructura social que provoca, ello puede incluir los factores de estrés en las personas desplazadas por este contexto, la discriminación, el abuso, la violencia y relaciones sociales conflictivas.

Y algunos elementos de riesgo que se han mostrado en personas que ya han tenido intentos previos de suicidio, están relacionados con enfermedades o trastornos mentales; abuso de sustancias, dificultades financieras, dolor emocional crónico; y en algunos casos, una historia familiar relacionada con este hecho.

Las cifras a nivel mundial en las que se estima que al año más de 800 mil personas se suicidan, y por cada caso concretado hay 20 personas que lo intentaron, estos datos reflejos en su informe antes citado, y publicado en 2014, han puesto en alerta a la OMS, exhortando a los países a tomar este tema como un problema de salud pública.

Suicidio: segunda causa de muerte en jóvenes

Este tema se ha convertido en la segunda causa de muerte a nivel mundial en los jóvenes de entre 15 y 29 años, en promedio 11.4 casos por cada 100 mil habitantes.

La tasa en hombres se estima en 15 casos y en mujeres es de 8 respecto a este mismo universo de personas. Mientras que los suicidios representan un 50% de todas las muertes violentas registradas entre hombres y un 71% entre mujeres. 

Siendo la ingesta de plaguicidas o envenenamiento, el ahorcamiento y el uso de armas de fuego los medios más comúnmente utilizados para el suicidio a nivel mundial.

En relación a este tema, y visto en dicho sector poblacional, el grupo de entretenimiento Netflix lanzó el pasado 31 de marzo la serie 13 reasons why (13 razones del porqué/ Por 13 razones) basada en la novela del mismo título y publicada en 2007, la cual relata el caso de una joven de 17 años que decide cortarse las venas y así acabar con su vida, dejando una serie de cintas en las que relata el escenario detrás de esta acción, mismas que tiene que ver con acoso escolar.

Esta serie ha desatado polémica por retratar, de forma “cruda” o explícita –señalan algunos especialistas y medios– el acto del suicidio de la adolescente llamada Hannah. Incluso algunos expertos de la Asociación Nacional de Psicólogos Escolares en Estados Unidos han recomendado a aquellos jóvenes con vulnerabilidad en este tema no verla; también hay críticas que señalan que este programa hace “apología” al suicidio.

En contraparte, están las posturas que recomiendan abordar el tema a modo de no evadir esta problemática, ya que esto ocurre y no puede ocultarse, según expresó la psicóloga clínica en California, Estados Unidos, Helen Hsu, y quien ha trabajado en temas de prevención del suicidio en las escuelas.

Cifras en México

Al 2014, en el país se suscitaron 5.2 casos de suicidio por cada 100 mil habitantes, en total se dieron 6 mil 337 decesos en dicho año, de acuerdo a datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Este contexto refleja un alza en relación al 2013 cuando la tasa fue de 4.9 muertes. Y en una comparativa con el año 2000 este tema aumentó, ya que en dicho periodo la tasa fue de 3.2 casos por cada 100 mil habitantes.

En cuestión de género, de cada 10 casos concretados, 8 se dieron entre hombres y 2 fueron cometidos por mujeres. A su vez, de cada 10 casos, 4 tenían que ver con personas de entre 15 y 29 años.

El suicidio puede prevenirse

Una de las cuestiones que plantea el órgano es el que suicido en muchos casos sí puede prevenirse.

Entre las medidas preventivas que propone la OMS, tienen que ver con la identificación temprana, tratamiento y atención de personas con problemas de salud mental y abuso de sustancias, dolores crónicos y trastorno emocional agudo. Así como la capacitación al personal médico y un seguimiento a los casos de personas que hayan tenido intentos de suicidio.

Al respecto del tema, la 66.ª Asamblea Mundial de la Salud adoptó el primer Plan de acción sobre salud mental de la historia de la OMS, y cuyo objetivo es reducir, en un primer momento, un 10% de los casos a nivel mundial para el año 2020.

La prevención del suicidio forma parte integrante de este plan, que se propone reducir un 10%, para el 2020, la tasa de suicidio en los países.

En materia gubernamental, a nivel mundial está el caso de Japón que, ante un aumento exponencial de casos durante 1998 con 32 mil 863 casos, considerando que el año previo la cifra fue de 24 mil 391, optaron en primera instancia de hablar del tema abiertamente dejando de lado la etiqueta de “tabú” que imperaba, específicamente se trató a aquellos menores proveniente de un hogar con algún caso de suicidio en la familia.

Año con año fueron mejorando, desde el gobierno, estrategias en materia de campañas de prevención e intervención, centrándose hasta los años más recientes en jóvenes y personas con intentos de suicidios.

Por ello y el foco en la prevención, tanto la ONU como los gobiernos locales han buscado alternativas para tratar abiertamente el tema del suicidio, una cuestión que se mantiene latente a nivel mundial y misma que debe dejar de estigmatizarse.

Comments

comments

Deja un comentario

Your email address will not be published.