Revista Digital

Una canción para Félix Hernán, nuestro niño del suéter rojo

in Opinión by

Para ti pequeño mío

El último de los recuerdos. 

A ti, pequeño mío, te dedico está canción. 

A ti, que  eras, la razón de mi existir. 

Hermosa criatura, te dedico mi oración, para que te tenga en su seno el señor.

Te arrancaron la vida, sin tener compasión. Manos asesinas que no tendrán perdón.

¿Qué delito?, ¿qué pecado cometiste?, me pregunto, ¿qué merecía tu muerte? Mi pequeño amor.

Te arrancaron la vida; a mí el alma y el corazón. 

Un mortal vacío ha quedado en mi cuerpo, has dejado tus huellas, tan solo el recuerdo. Pero en mi memoria has dejado algo excelso.

Todas las cosas y los lugares dónde dejaste el último de tus recuerdos.

Autor: Pablo Rivera.

Es la canción dedicada a Félix Hernán Rivera Jiménez, escrita por su abuelo hace unos días, un pequeño de tan solo 7 años que fue asesinado el 3 de mayo de 2020, en el Estado de México. 

Lo bautizamos como «El niño del suéter rojo», al no contar con identidad en aquel momento. Durante veinte días su cuerpo permaneció sin ser identificado. 

Puedes leer: Noemí Haydee, el primer 10 de mayo sin tu carta

 

El 21 de mayo, su tío, vía Facebook, me contactó luego de ver la noticia en un medio de comunicación, solicitándome más información del pequeño, al no identificarse no le di más información. 

El 22 de mayo, Juan Pablo, Raúl, tíos del niño, acudieron a la Fiscalía Regional de Lerma, en el Estado de México, para solicitar información y, de ser posible identificar al pequeño.

Félix Hernán

Pablo y Rosa María, son los padres de Guadalupe,  Raúl y Juan Pablo, una pareja llena de vicisitudes pero que con todo el amor sacaron adelante a sus hijos, originarios de Zitácuaro, Michoacán. Establecieron su hogar en el Estado de México.  

En 2012, Guadalupe, luego de irse tres veces de casa regresó con sus padres, aunque la notaban rara, no se percataron que estaba embarazada.

Con la zozobra de conocer su estado de salud, la llevaron al médico sólo para que les confirmará que así era. Rosita y Don Pablo la abrazaron, la cuidaron para que nada le faltará, sus dos hermanos aportaban lo que sus trabajos les dejaban para ayudar a la familia, conformada por los cuatro.

El 29 de abril de 2013, llegó a la vida el pequeño, un nene que pesaba 4.770 kilogramos, el diagnóstico médico era que estaba muy grande y había que revisar su estado de salud.

También lee: La silla de Pamela sigue esperando a que ella regrese a sentarse

 

Su corazón era muy grande, estuvo internado 16 días, en los que día y noche los abuelos y tíos del pequeño permanecieron cerca. Por un par de años el pequeño estuvo siendo medicado para controlar su salud.

Durante casi siete años el pequeño Félix Hernán vivió con sus abuelos, sus tíos aportaron hasta que cada uno debió hacer su vida, sin embargo, aún así seguían pendientes del pequeño y sus padres. 

En 2014, los padres de Lupe pidieron la intervención del Sistema Para el Desarrollo Integral de La Familia (DIF) en Lerma, la madre del pequeño fue notificada.

Félix Hernán

«Frida, se presentó como si fuera muy pobre, lloraba, diciendo que le queríamos quitar al pequeño, cuando le dijeron que ella debía hacerse cargo del niño, volvió a llorar para decir que no podía porque trabajaba, entonces se llegó al acuerdo que ella trabajaría para el niño y nosotros, como sus abuelos, lo cuidaríamos», me hace saber Rosita.

A los cuatro años, luego de no entender por qué el pequeño Félix Hernán tenía un comportamiento que ellos no entendían, Rosita y Don Pablo acudieron a los especialistas,  los  abuelos ignoraban de qué se trataba.

Fue diagnosticado con Autismo, además una cuarta parte de su cerebro derecho no respondía, por lo que su lenguaje expresivo no estaba presentaba presente, así como otras funciones, a pesar de eso, los abuelos acudieron al Centro de Rehabilitación y Educación Especial (CREE), al Centro de Atención Múltiple (CAM), con la intención de que el pequeño tuviera avances en su desarrollo.

Ella jamás se hizo cargo de la manutención de Félix Hernán, tres años después concibió a otro pequeño, quien se encuentra con su padre. 

Lee además: Valeria, estoy lista para irme contigo

 

Sergio y Guadalupe se conocieron hace como cinco años, cuando ella tuvo un hijo, su segundo, con Rodrigo, hermano del mismo Sergio. El bebé nació, ella lo dejó en manos de su padre, no sin antes iniciar una relación amorosa con Sergio, tío de su segundo hijo.

Don Pablo siempre ha buscado la manera de sacar adelante a sus hijos, vendió refacciones, lavó autos, vendía aretes, collares y pulseras hechas por él, así lo hizo hasta con el pequeño Félix Hernán. En abril de 2020, ya no le era posible salir a hacerlo por la contingencia.

El 6 de abril, decidieron con todo el dolor llevarlo con Lupe, «te vas a arrepentir, vas a llorar lágrimas de sangre», fueron las palabras de la madre del niño a Juan Pablo. su hermano menor, cuando acompañó a sus padres a dejar al pequeño, luego de una infructuosa búsqueda institucional por adoptar a Félix Hernán.

Ante tantas negativas, no quedaba otra para esos abuelos sumergidos en la indiferencia Institucional, más que entregarlo a su madre. La indicada para estar con él.

Las historias de estos pequeños son demasiado cortas para ser redactadas, sin embargo, la historia de Félix Hernán tiene una línea básica, sus abuelos y sus tíos que muy a su pesar lo entregaron, pensando que estaría bien. A pesar de todo, ella era su madre y publicó fotos donde expresaba su amor por él.

¡Hey, deténgase, antes de juzgarlos!

El 7 de mayo dimos a conocer su rostro expresado en un retrato profesional, elaborado por el ángel que le da rostro a otros ángeles, Alejandra Arce.  

Su tío no conoció antes la publicación porque no tenía celular, el día que lo vio nos buscó de inmediato. No, no fueron negligentes aunque así se los hagan saber los Policías de Investigación a cargo de la carpeta, Zárate y la Comandante Alma, y que además le exigen a la familia del pequeño no me hagan extensivo nada porque no tengo por qué estar enterada, además, es su caso, no el mío.

Podría interesarte: No hay Día de las Madres porque mi Diana no está conmigo

 

Una familia llena de necesidad de encontrar justicia para el pequeño Félix y que abonan todo a las autoridades para ello, sin embargo, los han tratado como sospechosos del crimen.

Hemos colaborado con el Fiscal Regional, Jesús Martínez, desde el primer momento con el rostro del pequeño, luego con la identificación, ellos tienen toda la información, hasta el momento ni la madre, ni el padrastro del pequeño han sido localizados. 

¿Pueden? ¿O les hacemos la última chamba?

Desde FridaGuerrera, no vamos a parar hasta dar con ellos, esto es personal, y nunca, ningún ego nos ha detenido ante la verdad y la calma para una familia, y sobre todo para un pequeño, que no buscó ser asesinado por quién se supone debía amarlo.

El mensaje final, es para ti, Guadalupe, sabemos que conoces la historia, tuviste tan cínica actitud ese día que lo íbamos a enterrar, que llamaste a tus padres, a tu hermano Juan Pablo, para engañarlos haciéndoles pensar que acudirías al panteón, ¿aseguras que no tuviste nada que ver?. 

Comunícate con tus padres, o Juan Pablo, acude a la Fiscalía, si es que eres inocente o queda algo de amor por tus hijos. O, bien búscame a mí, si no eres culpable, De lo contrario, te vamos a encontrar, así pasen años, pero serás juzgada.

Félix no merecía más, solo ser cuidado, amado por quien le dio la vida. Y no es cliche. #ConLosNiñosNo.

 

                                                                                                                junio 2020

¿Eres madre, padre, hermana, hermano, hija, hijo, de una mujer víctima de feminicidio o desaparición?, ¿o eres una sobreviviente de una relación violenta o intento de feminicidio? búscanos, ayúdanos a visualizarlas y contar sus historias. Voces de la Ausencia.

@FridaGuerrera

@VocesDLAusencia

@VocesPerdidas

fridaguerrera@gmail.com

fridaguerrera@hotmail.com

Comments

comments

ÚLTIMA ENTRADA

frojiMX Top