Revista Digital

Jazmín, la estudiante tortura y violada por el Ejército, acusada de narcotráfico

in Investigación by

El 25 de noviembre de 2009, medios de comunicación informaron sobre seis personas detenidas por elementos del Ejército, acusados de formar parte de una célula delictiva, perteneciente al Cártel de Tijuana, comandado por el narcotraficante Teodoro García Simental “El Teo”.

Las personas detenidas, entre ellos un menor de edad y una mujer, fueron señalados por su presunta participación en el asesinato de policías, secuestros, trasiego de drogas y extorsión de personas.

Los diarios y los noticieros identificaron a la mujer detenida con el nombre de Jazmín Vargas de la Cruz, quien, junto con las otras personas aprehendidas al momento de su detención, presuntamente ostentaban en su poder cuatro armas de fuego, 6.5 kilogramos de marihuana y varios vehículos.

Sumado a que los detenidos también eran identificados por su presunta participación en una agresión cometida contra agentes de la policía, ocurrida en la ciudad de Tijuana, el 28 de octubre del 2009, en el que una menor de 16 años de edad perdió la vida.  

De acuerdo los reportes de los medios, Jazmín Vargas de la Cruz fue detenida junto con Miguel Ángel Chávez Saucedo “El Queso”, Sergio Raúl López Trinidad, Efraín Mendoza Quiñones “El Güero”, Ángel Pedraza Hernández “El Oxxo”, y un menor de edad, cuyo nombre no se hizo público.

Teodoro García Simental / Fuente: Proceso

Detrás del telón

El mismo día que Jazmín Vargas de la Cruz fue detenida, también fue presentada ante los reporteros, junto con tres armas largas y una corta, además de los 6.5 kilos de marihuana,  acusada por su presunta participación en actos de delincuencia organizada en delitos contra la salud y por secuestro.

Dos semanas antes de que Vargas de la Cruz fuera detenida, había comenzado una relación sentimental con un joven de nombre “Ricardo”.

La noche del 25 de noviembre, ambos acudieron a la casa de uno de sus amigos, misma en la que él le pidió que se quedaran a dormir y en la que horas después fue irrumpida por elementos del ejército.

Cuando los agentes de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) entraron a la casa, aprehendieron a todos los que se encentraban en el lugar, incluyendo a otras personas que estaban en las habitaciones, pero que Jazmín no conocía.

Aquella noche había sido Ricardo quien le había pedido que pernoctaran en dicha casa, pero momentos después de la irrupción, terminaron siendo llevados a las instalaciones del cuartel Castrense “Morelos” de Baja California.

Jazmín fue retenida ilegalmente por más de 9 horas en el cuartel, en donde fue torturada física, psicológica y sexualmente por los soldados.

En ese mismo lugar, el agente del Ministerio Público de la Federación tomó su declaración y fue presentada ante los medios de comunicación, sin que ella fuera si quiera informada de lo qué era acusada.

Detención de Jazmín Vargas de la Cruz, presentada ante medios de comunicación / Fuente: El Universal

Tortura y un caso inventado

Contrario a las acusaciones de la Sedena y a la información publicada por los diarios, Jazmín Vargas de la Cruz trabajaba en ocasiones en la venta de tacos, el cual le ayudaba a costear los gastos de sus estudios.

Pero el día que fue detenida todo cambio: fue torturada en un cuartel del ejército con el fin de obligarla a firmar una declaración en la que “aceptaba” haber realizado acciones delictivas junto con las personas que también habían sido detenidas.

Esta situación ocasionó que el Ministerio Público solicitara que fuera arraigada durante 62 días, para que sus heridas no fueran evidentes a la vista.

Esto hizo que la Sedena expidiera un certificado militar y uno ministerial para “constatar” que Vargas de la Cruz no había sufrido ningún abuso, aunque tiempo después se emitió una fe judicial que confirmó las lesiones a las que fue sometida para auto declararse culpable.

Vargas de la Cruz denunció haber sido víctima tocamientos, golpes, amenazas y violentada sexualmente.

Dentro de la causa penal 03/2009 radicada bajo el índice del Juzgado Primero de Distrito de Procesos Penales Federales en el Estado de Tamaulipas, con sede en la ciudad de Matamoros, se halla constatado de las irregularidades y violaciones en el proceso de Jazmín Vargas de la Cruz.

Sumado a los certificados de integridad física que confirman que la mujer detenida sufrió actos de tortura durante su internamiento en el Centro de Ejecución de Sanciones de Matamoros, Tamaulipas.

Una de las irregularidades en el caso de Jazmín, fue que el juez concedió valor a simples copias de presuntas declaraciones ministeriales de otras personas que confirmaron los actos delictivos a de los que se le acusaba.

Con EPN se duplicaron las agresiones contra mujeres periodistas

Una pesadilla de 10 años

A pesar de que Ricardo declaró que ella no sabía nada sobre los hechos delictivos que se les imputaba, y de que tampoco tenía vinculación alguna con los secuestros y de la organización criminal,  fue juzgada y sentenciada.

El juez la condenó a 10 años de prisión por su presunta participación de delincuencia organizada en la modalidad de colaboración, ejecución de delitos contra la salud y secuestro: una pena que, pese a todas las inconsistencia y hechos de tortura, también fue rectificada por el Tribunal Unitario Décimo Noveno Circuito.

Aunque, actualmente el caso se encuentra en la espera de que el Tribunal Colegiado de Circuito haga un estudio a profundidad y emita una resolución al amparo que la defensa de Jazmín Vargas de la Cruz emitió .

Columna Rota: Fabiola, cuando el amor te enferma

El gobierno y las corporaciones no trabajan como debe ser

El Centro de los Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh) recogió las irregularidades en el caso de Jazmín Vargas de la Cruz, y presentó en 2017, una queja ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), haciéndole conocimiento de las violaciones a los derechos de humanos que sufrió la estudiante durante su detención y proceso legal.

El caso de la estudiante Vargas de la Cruz y de otras 28 mujeres que fueron detenidas arbitrariamente y que fueron víctimas de actos de tortura entre el 2006 y 2015, fue dado a conocer por el Centro Prodh por medio del informe “Mujeres con la Frente en Alto: Informe sobra la tortura sexual en México y la Respuesta del Estado”.

Se acuerdo con el informe, son varias dependencias y corporaciones que han cometido estos tipos de actos en varias entidades del país, siendo participes la Sedena, la Marina, las policías federales, estatales y municipales, así como agentes de la Fiscalía de Secuestros y de investigación.

“Como resultado de nuestro trabajo en colaboración con mujeres sobrevivientes y otras organizaciones1, hemos documentado que la tortura sexual es una práctica cometida en mayor medida en contra de mujeres como expresión extrema de discriminación en razón del género.”

Comments

comments

Periodista independiente, graduado de la Maestría de Periodismo Político, en La Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha trabajado como reportero y editor web, en medios como: Revista Variopinto, y Revolución 3.0.

ÚLTIMA ENTRADA

frojiMX Top