Revista Digital

“La Julia”

in Cultura by

Siempre al caminar, el dulce contoneo de sus caderas seducía, hipnotizaba. Sabía que atraía miradas y gozaba de hacer rabiar a más de una. Paseaba a sus grandes y costosas mascotas por las calles más pobres de su colonia. No para presumir, no, sino porque ése era su hogar. Era respetada y querida por muchos tanto que olvidaban que en sus manos estaba la vida de otros. 

“La Julia”, como decía llamarse, era un hombre que un día decidió ser mujer y ser narco. 

Cínica y coqueta, hablaba siempre de sus viajes al extranjero y de todos los trofeos que ganaba por ser deportista. Su risa, sus grandes ojos negros, su piel canela, todo se desvaneció en un momento. Sólo se necesitaron tres disparos para apagar esa alma de fuego. Su larga cabellera negra quedó tendida en el suelo. 

Ahora, su gente reclama justicia, pero cómo hacerlo cuando Dios fue quien puso la mano en el gatillo y disparó para así terminar con su vida. Le llora todo el pueblo porque ya no hay protección. Le lloran porque el miedo volvió.  

Su hermano, “El Gallo”, emprendió el viaje que no tiene regreso hace cinco años. Puede que ahora estén juntos, menos malos, más humanos. La muerte convierte la carne en dolor, al fuerte en débil, al poderoso en un festín de gusanos. Morir es un paso necesario, aquel que transforma lo cruel en un doloroso recuerdo. 

-¡Mataron al joto!

-Se lo merecía por puto.

-Ni por ser “medio vieja” le perdonaron la vida.

Exacto, aquí, en México, se perdona todo, menos vivir. 

Hay libros que quisiera nunca haber conocido

Comments

comments

Periodista con gusto por la antropología. Escribo hasta que las palabras se me agoten. Amante de la fotografía, los viajes y las letras. Busco contar historias que vayan más allá de un "érase una vez". He colaborado en sitios como Notimex, A21, Contacto en Medios y el GACM.

ÚLTIMA ENTRADA

frojiMX Top