La tragedia acecha nuevamente a Sierra Leona

in Investigación by

La tragedia que acecha a distintos países en África, ya sea por guerras civiles, desastres naturales, enfermedades o corrupción, muchas veces pasa de lado en los noticieros, sin embargo, Sierra Leona nos recuerda la importancia de enfocarnos en este continente.

Sierra Leona -cuya superficie geográfica es poco menor que la del estado mexicano de Jalisco- un país africano que, en sus apenas 48 años de vida como nación independiente, ha atravesado distintas adversidades y una vez más tiene que hacerles frente. En esta ocasión a un desastre natural que ha dejado como saldo, hasta el momento, 500 personas muertas, 600 desaparecidas, y al menos 3 mil damnificados.

Foto: AFP

El pasado 14 de agosto, las intensas lluvias en la capital del país africano, Freetown, provocaron deslaves y graves inundaciones, lo que desató el grito de auxilio del presidente sierraleonés, Ernest Bai Koroma, a la comunidad internacional.

Entre las personas fallecidas se estima que 109 fueron niños, según informó el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

Foto: AFP

Este pequeño país, tiene una significativa densidad poblacional con 7.4 millones de personas  de habitantes, de los cuales el 70% vive en pobreza, por lo que muchas familias viven en asentamientos irregulares en las zonas montañosas locales, tal como en la sierra Sugar Loaf, en Freetown, escenario de esta tragedia.

Ante este fenómeno, la Cruz Roja ha auxiliado a la población. Sin embargo, han reportado que aún mucha gente permanece sepultada, debido a que muchas casas se hundieron en el lodo generado por las avalanchas.

Un testigo comentó a la agencia Reuters que “de pronto todo se convirtió en una colina cubierta de lodo, en el lugar donde solían estar las casas”. Mientras que, la agencia BBC, relató cómo los habitantes intentaban rescatar a sus familiares de los escombros y el lodo con sus propias manos.

Hasta el momento, las autoridades locales, la Cruz Roja y otras organizaciones no gubernamentales como Africacef, ayudan a  las labores de rescate y atención a los miles de sierraleoneses que quedaron varados por este desastre. Uno de los más graves en el continente.

Foto Reuters

Aunque este episodio no es nuevo, ya que en 2015 este mismo territorio africano atravesó una crisis humanitaria, relacionada también por inundaciones en la zona.

Esta semana, la Unión Europea ha liberado un primer fondo de ayuda por 300 mil euros para auxiliar a las víctimas más vulnerables. En tanto, España  envió un equipo policial con amplia experiencia en la Identificación de Víctimas en Desastres.

Las autoridades locales temen brotes de cólera y tifoidea en las localidades, ello, por las condiciones de insalubridad (por el lodo y el agua contaminada) en la que permanecen los damnificados. Por lo que este país continúa pidiendo ayuda para encarar esta nueva crisis.

Las adversidades históricas en Sierra Leona

En Estado africano, ha tenido que afrontar adversidades a lo largo de sus más de cuatro décadas de vida independiente. Tales como una sangrienta guerra civil, altos índices de pobreza, casos de corrupción y uno de los más difíciles, el brote del virus Ébola en su población.

Este último episodio, tuvo lugar entre el 2014 y 2016 cuando esta enfermedad también conocida como fiebre hemorrágica provocó 3 mil 956 muertes y 14 mil 124 casos detectados, siendo Sierra Leona, el segundo país más afectado por esta emergencia sanitaria internacional.

Foto: Al Jazeera

Esta enfermedad se caracteriza por episodios de fiebre, vómito, dolores musculares y más tarde fallas hepática y renal. Su tasa de mortalidad va desde el 41 hasta el 89%. Los números de contagios, y las muertes aunadas a este virus alertaron a la comunidad internacional y a la propia Organización Mundial de la Salud (OMS).

Por el alto grado de contagio, las personas infectadas tenían que permanecen en cuarentena, lo que acentuó el nivel de carencias y pobreza en las familias, ya que estaban impedidas de salir a trabajar. Y una vez que superaban la enfermedad, las propias comunidades les impedían laborar por el temor a que el virus regresara.

En marzo de 2016, la OMS anunció el fin del brote de este virus en la región de África Occidental, y específicamente en Sierra Leona.

Las personas que han muerto por la tragedia de las inundaciones, ahora son enterradas junto a los sierraleoneses que fallecieron por el Ébola.

Aunado a este suceso, años antes acababan de salir de una guerra civil la cual se prolongó desde 1991 hasta el 2001, alentada por las condiciones inestables en su política debido a los diversos golpes de Estado que padeció esta nación. Este conflicto  provocó la muerte de más de 50 mil personas.

Al fin del conflicto, la Organización de Naciones Unidas (ONU) estableció en 2002, y hasta 2013, el Tribunal Especial para Sierra Leona, para juzgar casos de violaciones al derecho humanitario durante este conflicto civil.

Entre los responsables juzgados, destaca el expresidente de Liberia, Charles Taylor, quien fue acusado de cometer crímenes de guerra y de lesa humanidad, tales como asesinatos masivos, violaciones a civiles, y reclutamiento de niños soldado. Este personaje alentó a la guerra civil en el país vecino, Sierra Leona. El Tribunal Especial para Sierra Leona le dio una condena de 50 años de cárcel.

 

Juicio de Charles Taylor ante el Tribunal Especial de Sierra Leona. Foto: Reuters

Y fue quién armó a los grupos rebeldes en Sierra Leona a cambio de diamantes provenientes de este mismo país; éstos eran llamados  “diamantes de sangre”.

Desafortunadamente, esto es sólo una muestra de lo que ocurre en gran parte de los países africanos, los cuales siguen encarando, en su joven vida como naciones independientes, dificultades como altos niveles de pobreza, la inestabilidad política relacionada con los golpes de Estado y dictaduras en la región.

Así como las guerras civiles que provocan el desplazamiento de pueblos enteros, lo que generar importantes crisis humanitarias por falta de acceso de alimentos y servicios de salud.

También se han documentado grandes casos de corrupción en las que sus dirigentes son acusados de hacer mal uso de los recursos públicos, o de recibir sobornos de empresas trasnacionales para establecerse en sus países, sin restricciones importantes para ello.

Comments

comments

Deja un comentario

Your email address will not be published.