Los estadounidenses, el verdadero peligro de Estados Unidos

in Investigación by

Desde que dio inicio el mandato presidencial de Donald Trump, las medidas de seguridad en las aduanas del Estados Unidos se han visto cada vez más endurecidas.

Específicamente en los aeropuertos de aquel país, los cuales son las terminales donde mayores filtros de prevención se han implementado.

Dichas medidas no han pasado desapercibidas a nivel mundial y han sido parte del debate en los medios de comunicación y en la opinión pública.

Desde el veto migratorio que impedía la entrada de ciudadanos procedentes de siete países musulmanes; el cual fue desechado días después el juez de distrito de los EE.UU. James Robart, quien bloqueó esa Orden Ejecutiva, argumentando que:

“La Orden Ejecutiva abandona los principios de tolerancia, igualdad y apertura, e infringe un daño significativo a los negocios, innovación y crecimiento americanos como resultado”. Cuestión que desagradó al presidente e hizo que los aeropuertos regresaran a las medidas antes establecidas, por la otra administración. 

Mismas que durante el periodo de Barack Obama, se dejó que los agentes aduanales pidieran a los viajeros sus cuentas de Facebook.

El entonces Secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, expresó ante el congreso de su país que se estaban planeando nuevas medidas todavía más duras que garantizaran la seguridad de los ciudadanos.

Argumentando las limitaciones con las que trabajan los guardias en los aeropuertos, diciendo que no basta con solo revisar documentos y hacer preguntas a los pasajeros.

Kelly aseguró que buscaría nuevos lineamientos que obliguen a las personas a revelar los usuarios y contraseñas de sus redes sociales, o de lo contrario no se les permitiría el acceso a territorio de los Estados Unidos. Sin embargo, dichas palabras nunca terminaron estando estipuladas legalmente.

Posterior a todo esto, la agencia Administración de Seguridad en el Transporte (TSA por su siglas en inglés), dio a conocer a través de una comunicado, la implementación de nuevos y más estrictos procedimientos de detección para artículos de transporte.

Los cuales requieren que las personas que quieran entrar al territorio norteamericano, coloquen todos sus aparatos electrónicos que sean más grandes que un celular en los carriles estándar de Rayos-X. Ordenamientos que serán ejecutados en más de 280 aeropuertos.

El Secretario de Seguridad, aseveró que dichos procedimientos evitaran ataques con bombas en los aviones y aeropuertos, objetivos que según Kelly, siguen siendo los favoritos de los terroristas.

Haciendo alusión a la serie de atentados que se vivieron el 11 de septiembre de 2001, cuando 19 miembros de Al Qaeda secuestraron 4 aviones, los cuales terminaron chocando en las dos Torres Gemelas en Nueva York, uno más en el Pentágono y otro tanto en un campo de Pensilvania.

Desde la llegada de la nueva administración a la Casa Blanca, las medidas de seguridad en las aduanas y particularmente en la frontera con México, se han visto reforzadas.

Por su parte, la patrulla fronteriza del Estados Unidos, lanzó en mayo pasado un nuevo plan que busca reforzar los más de 3 mil kilómetros de frontera que tiene con el territorio mexicano, reclutando a 5 mil nuevos guardias de seguridad.

Y si bien Washington ha dicho que todo esto es con el fin de parar futuros ataques, así como eliminar el tráfico de drogas y de inmigrantes que buscan todos los días alguna forma de cruzar la frontera. También se ha puesto en la mesa de la opinión pública, las acusaciones que señalan a Trump de tener un gobierno proteccionista, xenófobo y racista.

Ya que, durante su campaña utilizó un discurso en el que culpó a los extranjeros de ser los responsables de la caída económica de los Estados Unidos. Y como ya todo el mundo sabe, utilizó un mensaje que iba dirigido en contra de los mexicanos y musulmanes, con el cual sigue hoy en día amenazando con la construcción de un muro fronterizo.

Asimismo, ha dicho en reiteradas ocasiones que la mayor amenaza que enfrentan hoy en día los ciudadanos, es el terrorismo, cuestión a la que le centraría mucha más atención. Y a pesar de que los índices de violencia son menores si se comparan con los de hace 10 años, en los últimos 3 años, las estadísticas presentadas por el FBI han demostrado que poco a poco se han ido elevando.

 

Demostrando que son las violaciones, asesinatos y robo a mano armada, los mayores casos de inseguridad y violencia que más adolecen a la sociedad estadounidense.

Por otra parte, la empresa FiveThirtyEight, a través de su portal web (https://fivethirtyeight.com/features/gun-deaths/ ) dio a conocer que en el país vecino del norte, 33 mil personas mueren al año por culpa de arma de fuego, y lo cierto es que con ayuda de datos proporcionados por del FBI, se sabe que dos tercios de esas muertes son personas que se suicidaron.

Mientras que las otras 12 mil muertes que se registran, se deben a las de  jóvenes afroamericanos, seguida por la violencia doméstica y por algún accidente o mal uso del artefacto.

Cuestiones que desde el 2016 provocaron que voces de la población se levantaran y propusieran nuevas medidas que implementen candados que hagan más difícil el acceso a un revolver.

Del mismo modo, Obama en su último año de mandato, anunció filtros con respecto al tema, los cuales consistían en trabajar de la mano con los fabricantes para la construcción de armas de fuego, así como un mejor estudio y revisión de antecedentes de quienes buscar adquirir una.

Sin embargo, Donald Trump, echó para abajo dichos filtros, y firmó a finales de febrero un nuevo decreto que además permite que 75 mil personas que son tratadas con algún trastorno mental puedan comprar un arma, argumentando que lo defendido por Obama, violaba el derecho constitucional de portación de los estadounidenses.

Con respecto a tiroteos donde policías han sido y asesinados, el tema se ha visto elevado en un 163%, aunque estos han ocurrido cuando se presenta una balacera en algún centro comercial o escuela, o por los conatos que han sido derivados por el creciente enojo por parte de la comunidad afroamericana a causa de la muerte de personas de color a manos de los agentes.

Según el FBI, la muerte por causa de un arma de fuego es tan común en Estados Unidos como la de personas que mueren en un choque automovilístico.

Si bien es cierto, que nuestro vecino país del norte se ha mostrado notablemente preocupado por evitar nuevos ataques terroristas, como los vividos años anteriores en ciudades como Nueva York, y Boston, también es verdad que sus planes de seguridad interna están fracasando, y la violencia dentro de su territorio sigue creciendo cada año.

Los ciudadanos estadunidenses viven día a día nuevas amenazas de tiroteos en escuelas, en las principales avenidas, en centros comerciales, pero que en muchas ocasiones son también provocados por ciudadanos norteamericanos y por las flexibles leyes que tiene aquel país con respecto al tema.

Lo más difícil hoy en día es entrar a territorio estadunidense, tanto por vía terrestre así como por la aérea, los protocolos burocráticos y de seguridad son cada vez más estrictos, sin embargo, cualquier persona que logra entrar, tiene fácil acceso a un arma, ya sea por la vía legal o a través del mercado negro.

Tiroteos en masa en los Estados Unidos

Comments

comments

Periodista independiente, graduado de la Maestría de Periodismo Político, en La Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha trabajado como reportero y editor web, en medios como: Revista Variopinto, y Revolución 3.0.

Deja un comentario

Your email address will not be published.