Objetivos prioritarios: el fracaso de EPN

in Investigación by

“Nuestros objetivos prioritarios son: Reducir la violencia, recuperar la paz y la tranquilidad de las familias mexicanas”, dijo Enrique Peña Nieto cinco días después de haber tomado posesión como Presidente de la República.

Las palabras del priista dieron una imagen de Peña Nieto alejándose de la estrategia de su antecesor Felipe Calderón, que tras ganar unas cerradas y polémicas elecciones en 2006, inició la llamada “guerra contra el narcotráfico” encabezada por las Fuerzas Armadas; la Marina y el Ejército se encargarían de combatir a los peores criminales.

Como fue avanzando el sexenio, los objetivos prioritarios comenzaron a tener nombre y apellido, en algunos casos hasta apodos; se trataba de una lista de 122 líderes del crimen organizado.

Ahora, la línea central de la estrategia de seguridad sería descabezar a los grupos del narcotráfico en México.

Enrique Peña Nieto, el fracaso en seguridad. FOTO: MOISÉS PABLO /CUARTOSCURO.COM

A unos meses de terminar la actual administración federal, la mayoría de los 122 objetivos prioritarios fueron neutralizados, sin embargo, los resultados no fueron los esperados: la violencia aumentó, mientras la paz y tranquilad quedaron más lejos para las familias mexicanas.

Actualmente 109 objetivos prioritarios están fuera de circulación, de acuerdo con un documento de la Procuraduría General de la República (PGR) en posesión de FrojiMX obtenido vía transparencia.

La dependencia federal detalla que son 95 los líderes criminales neutralizados detenidos y 14 los abatidos.

LEE ADEMÁS: Pobreza, crimen o muerte: el destino de los niños en México

Sin embargo, conocer de forma oficial el nombre del más de centenar de criminales que conforman esta lista ha sido imposible.

Primero, cuando la Secretaría de Gobernación (Segob) dijo que sería confidencial para evitar “alertarlos” y que escaparan de las autoridades.

Luego, cuando el Instituto Nacional de Acceso a la Información (INAI) la exigió a la PGR dar a conocer a información sobre los objetivos prioritarios, pero las autoridades sólo otorgaron datos de aquellos que ya recibieron sentencia condenatoria, argumentando el debido proceso y la presunción de inocencia.

Foto: Animal Político.

Así, la PGR dio a conocer que sólo cuatro de los 95 objetivos prioritarios detenidos han recibido condena irrevocable por delincuencia organizada, según un documento obtenido vía transparencia y en posesión de FrojiMX.

Se trata de Francisco Centeno Vela, alías “El Negro” y/o “La Barredora”, del Cártel del Poniente; Melvin Gutiérrez, del Cártel de Tijuana; Omar Javier Llamas Orta, Alias “Federico” y/o “La Guapa”, así como Arturo Vázquez Terrazas, “El Cachorro”, ambos del Cártel de Juárez.

Autoridades federales han detallado, en el momento de su detención o abatimiento, el nombre de algunos criminales de esta lista prioritaria.

Por ejemplo: Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, líder máximo del Cártel de Sinaloa; Servando Gómez Martínez, “La Tuta”, líder máximo de los Caballeros Templarios; Miguel Ángel Treviño Morales, “Z-40”, y Omar Treviño Morales, “Z-42”, líderes de “Los Zetas”.

“El Chapo” (Izquierda Arriba). “La Tuta” (Derecha Arriba), “Z40” (Izquierda Abajo) y “Z42” (Derecha Abajo). Foto: Especial.

También se conoce el nombre de algunos de los objetivos prioritarios pendientes como Ismael “El Mayo” Zambada y Juan José Esparragoza Moreno, “El Azul”, líderes del Cártel de Sinaloa; así como Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho”, líder del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), y Juan Gerardo Treviño Chávez, “El Huevo”, líder de “Los Zetas”.

TAMBIÉN PUEDES LEER: El miedo de vivir en México 

En este link de la PGR se puede conocer alguno de los criminales más buscados y con recompensa por su captura, algunos de ellos ya detenidos.

“El Mayo” (arriba izquierda), “El Azul” (arriba derecha), “El Huevo” (abajo izquierda) y “El Mencho” (abajo derecha). Foto: Especial.

Aunque la neutralización de los objetivos prioritarios ha trastocado a todos los cárteles de la droga en el país, la violencia aumentó, en lugar de disminuir.

Durante el sexenio de Felipe Calderón fueron asesinadas 102 mil 859 personas; mientras que, a siete meses de que termine su mandato, en la administración de Enrique Peña Nieto los homicidios dolosos alcanzan las 105 mil 439 víctimas.

Es decir, desde diciembre del 2006 han asesinado a 208 mil 298 personas en territorio mexicano, un promedio de 50 casos al día.

Asesinatos en México desde diciembre del 2006 hasta abril del 2018. Foto: Especial.

Los desaparecidos es otra de las principales preocupaciones en materia de seguridad pública, problema que ha ido al alza de forma alarmante.

PODRÍA INTERESARTE: EPN: Los compromisos sin cumplir de un sexenio que se va

Durante la administración de Calderón se reportaron 13 mil 722 desaparecidos, en tanto, el sexenio de Peña Nieto registra 21 mil 26 personas ausentes. Esto suma un total de 34 mil 748 desaparecidos en México.

Desaparecidos en México desde el 2007 hasta abril del 2018. Foto: Especial.

Esto de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Sin embargo, dicha alza en la violencia no se refleja únicamente en los cifras de asesinatos y desapariciones, sino también en la percepción de la ciudadanía.

PUEDES LEER: Fuerzas Armadas: Cuando el Ejército se convierte en villano

El 76.8% de los mexicanos se siente inseguro en la ciudad donde vive, así lo señala la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE) publicada en marzo pasado.

Esto representa un alza de casi 10 puntos porcentuales a comparación de los resultados de la misma encuesta pero de septiembre del 2013, casi un año después de la toma de posesión de Peña Nieto, cuando la percepción de inseguridad ciudadana representó el 68% de los mexicanos.

Foto: Inegi.

La captura de los líderes del crimen organizado provocó la “pulverización” o “fragmentación” de los cárteles.

Al quedar el grupo sin líder, miembros del narcotráfico comenzaron disputas internas por la supremacía del cártel, en algunos casos provocando la ruptura total de la organización criminal, naciendo así células delictivas que en ocasiones operan de forma independiente, e incluso desertora.

En 2009, a mitad del sexenio de Felipe Calderón, el gobierno federal reconocía seis carteles de la droga: el Cártel del Golfo-“Los Zetas” -que apenas comenzaban su separación-, el Cártel de Sinaloa, el Cártel de los Beltrán Leyva, el Cártel de Juárez, la Familia Michoacana y el Cártel de Tijuana.

El mapa del narcotráfico en México

Actualmente, la PGR identifica a nueve cárteles de la droga y 36 grupos, células o pandillas vinculadas con alguna de las organizaciones criminales.

El Cártel de Sinaloa con diez células criminales: “Gente Nueva”, “Los Cabrera”, “Cártel del Poniente”, la banda de “El Aquiles”, “El Tigre” y “Del 28”, así como “los Artistas Asesinos”, “Los Mexicles”, “Los Salazar” y “Los Memos”.

De acuerdo con la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés), este cártel tiene dos de sus cuatro líderes principales identificados pendientes de aprehensión: Ismael “Mayo” Zambada y Rafael Caro Quintero. Mientras que Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, así como Dámaso López Nuñez, alías “El Licenciado”, se encuentran detenidos.

Foto: Especial.

El Cártel de Tijuana o de los Arellano Félix con tres fracciones delincuenciales: “El Chan”, “El Jorquera” y “El Kieto”.

La Familia Michoacana con dos células delictivas: “La Empresa” y Guerreros Unidos, aunque se esta última, autoridades estadunidenses señalan que provienen de miembros del Cártel de los Beltrán Leyva.

Actualmente se le conocen dos líderes prófugos y con una recompensa por información que de su captura por 500 mil pesos cada uno, son los hermanos Johnny Hurtado Olascoaga, alías “El Pez”, y José Alfredo Hurtado Olascoaga, “El Fresa”.

El Cártel de Juárez o de los Carrillo Fuentes, con dos fracciones: “La Línea” y “Los Aztecas”.

Esta organización tiene, según autoridades estadounidenses, a Julio Cesar Olivas Torres, alias “Sexto”, uno de sus líderes, aun sin detener, así como a Carlos Arturo Quintana Quintana, “El 80”, y Jesús Salas Aguayo, “El Sexto”, aprendidos.

Foto: Especial.

El Cártel de los Beltrán Leyva, con siete bandas criminales: “Los Mazatlecos”, “El 2 mil”, “Los Granados”, “Los Rojos”,  “La Oficina”, “Los Ardillos” y el Cártel Independiente de Acapulco (CIDA).

Detalla la DEA que uno de tres de sus líderes máximos continúa en libertad: Fausto Isidro Meza, alias “Chapo Isidro”. Mientras que Juan Francisco Patrón Sánchez, “El H2”, y José Luis-Ruelas Torres están muertos.

“Los Zetas” con tres fracciones: “Grupo Operativo Los Zetas”, “Grupo Operativo Zetas” y “Fuerzas Especiales Zetas”. Sin embargo autoridades estadunidenses detallan solo dos fracciones: “Los Zetas Vieja Escuela” y el Cártel del Noreste (CDN).

El gobierno estadounidense identifica a Juan Gerardo Treviño, alias “Huevo”, como el único de tres líderes que falta por aprehender. Oscar Omar Treviño, “El Z-42” y Juan Francisco Treviño, “Kiko”, dos de sus líderes principales, están aprehendidos.

Foto: Especial.

El Cártel del Golfo con siete bandas criminales: “Metros”, “Rojos”, “Grupo Dragones”, “Los Fresitas”, “Ciclones”, “Los Pelones” y “Talibanes”.

Dicho grupo delictivo mantiene en libertad, según la DEA, a dos de sus cabecillas: José Antonio Romo López, “Don Chucho”, y José Alfredo Cárdenas, “El contador”. Mientras que Juan Manuel Loza Salinas, “El Toro”, otro de los líderes, ya está detenido.

Los Caballeros Templarios con dos células delictivas: “Los Tena” y la banda de “El Gallito”.

Foto: Especial.

El Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) es la única organización criminal que, según autoridades federales, no tiene células criminales.

El CJNG tiene tres líderes identificados, de acuerdo con la DEA, de los cuales dos se encuentran libres: Nemesio Oseguera Cervantes, alías “El Mencho”, y Jorge Luis Mendoza, conocido como “La Garra”.

Cabe mencionar que se ha conocido fracciones de esta organización en los últimos meses. Por ejemplo en la desaparición de los tres estudiantes de cine de Tonalá, quienes presuntamente fueron confundidos por el CJNG con una banda criminal enemiga y que emanó de su mismo cártel.

O el caso de la familia acribillada en Temixco, Morelos, por elementos de la Policía Estatal, en un operativo contra José Antonio Valdez Chapa, “El Señor de la V”, miembro de una célula criminal del CJNG.

No sería la única omisión de la PGR, pues no menciona al Cártel de Tláhuac o la Unión Tepito en la Ciudad de México, a los Viagras en Michoacán, o a las organizaciones criminales de “El Chapo” Isidro y el Cártel de los Ruelas Torres, que nacieron tras la pulverización de los Beltrán Leyva.

Nuevo presidente, misma estrategia de seguridad

Comments

comments