Revista Digital

Pobreza y desempleo, la herencia de Felipe Calderón y Peña Nieto

in Investigación by

Durante los 6 años que el panista Felipe Calderón Hinojosa estuvo al frente de la presidencia, sumó a 15.9 millones de mexicanos a los niveles de pobreza, comparado con cifras del 2006.

Datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) señalan que en el 2006 habían 45.5 millones de mexicanos que vivían en condiciones de pobreza, mientras que los datos del 2012 indicaron que la cifra se elevó a 61.4 millones, es decir el 52.3% del total de la población.

Sin embargo, a escasos días de que el presidente Enrique Peña Nieto deje su cargo, datos del mismo Coneval dan cuenta que la cifra de las personas en pobreza subió casi un millón y medio más: 62 millones de carecen de ingreso suficiente para adquirir lo más básico para vivir.

Un informe elaborado por Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, titulado El Fracaso: Reporte especial sobre los resultados del gobierno en México frente al Hambre y la Pobreza, sentencia que en México las personas “trabajan para vivir en pobreza, incluso extrema”.

“El gobierno federal se ha encargado en gastar y generar mucha propaganda sobre la creación de empleos, pero se tratan del incremento de los trabajos con bajos salarios y la pérdida de los de mayor remuneración.”

Entre los logros que Peña Nieto presume es que del 2012 al 2016 la carencia alimentaria pasó de afectar a 27.4 millones de personas a 24.6 millones; son sólo 2.7 millones menos, lo que quiere decir que tomaría 118 años llevar esta carencia a “cero”.

Otros datos que el estudio presenta, es que, el gobierno logró que la población con ingreso inferior al costo de la canasta alimentaria pasara de 23.5 millones en 2012 a 21.4 millones en 2016, es decir, que llevaría 130 años que toda la población de este nivel de ingresos fuera cercana a cero.

En México desde el año 2010 al 2018 el salario mínimo solamente ha aumentado 30.9 pesos: una cuestión que por si sola es impulsadora de la pobreza en el país.

Acción Ciudadana asegura que la política salarial de la Secretaría de Trabajo, a través de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (CONASAMI), es una fábrica de pobreza laboral.

“La decisión de fijar el salario mínimo por debajo del costo de la canasta básica para una persona viola la Constitución y derechos laborales reconocidos por México en tratados internacionales que son vigentes, conforme al artículo 1”.

El articulo 1 de la Constitución les otorga a todos los ciudadanos las disposiciones en derechos humanos, que también están establecidos en tratados internacionales de los que forma parte México, aunado a que los tres niveles poderes tienen la obligación de respetar las garantías de la población.

Lo cual incluye la Carta de Derechos Humanos de la ONU, el Pacto Internacional de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

Es decir, que al imponer el gobierno un salario mínimo fijo para todas las personas, sumando a que el precio de la canasta básica se encuentra por encima, no garantiza los derechos de los mexicanos.

El fracaso de la Reforma Laboral de Calderón

Otra herencia que dejan ambas administraciones es la Reforma Laboral aprobada en el 2012 con Calderón Hinojosa y puesta en práctica a inicios del sexenio de Peña Nieto.

Durante los seis años que lleva de ser implementada ha dejado como consecuencia que el 63% de la población asalariada gane de uno a tres salarios mínimos, según datos del informe “El sexenio del empleo precario y los bajos salarios”, publicado por el Instituto de Investigación para el Desarrollo con Equidad, de la Universidad Iberoamericana.

Dicho informe indica que la Reforma Laboral es uno de los elementos claves en la persistencia de la pobreza en México.

Según el informe derivado de los datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) elaborado por el Inegi, en la república se han elevado el número de empleos precarios mal remunerados.

Sumado a que el 60 de los trabajadores asalariados no cuenta con seguridad social, prestaciones de ley, contratación definitiva, laboran más de 8 horas y su salario está por debajo de la línea de pobreza.

La reforma aprobada en el 2012 hizo que el país le apostara más a la mano de obra barata antes que a la innovación.

Siendo la población joven la que mayor ha sido afectada, ya que, el 81% de los mexicanos de entre 15 y 19 años no obtienen un salario digno; el 59.8% no cuenta con seguridad social; el 31.9% tiene acceso a prestaciones mínimas y 50.6% no obtiene ninguna de ellas.

Otro sector que se ha visto vulnerado, es para quienes tienen mayor preparación académica, puesto que del 2012 al 2016 la brecha salarial entre los que tienen doctorado y maestría cayó 30%.

Las personas que ostenta un doctorado con experiencia de 11 a 13 años recibían en el 2012 un salario promedio de 23 mil 604 pesos, y para el 2016 se redujo a 20 mil 666 pesos. Mientras que quienes que contaban con el mismo nivel académico, pero con 2 a 4 años de experiencia, su remuneración pasó de 14 mil 553 a 14 mil 367 pesos.

En tanto que quienes cuentan con una maestría y con 11 a 13 años de experiencia, percibían en el 2012 un salario de 22 mil 373 pesos, pero en el 2016 se redujo a 19 mil 981 pesos: 11% menos.

FOTOREPORTAJE: GUADALUPE CARRILLO VILLEGAS

El informe señala que parte del problema es la desvinculación que existe entre el salario y la productividad que general los trabajadores:

“la reforma laboral del 2012 se dirigió a abaratar la contratación y despido de los empleados… mientras los salarios muestran tendencia decreciente, la productividad muestra tendencia creciente, esto da cuenta de su completa desvinculación.”

El informe señala que, si en el país el salario mínimo se hubiera tomado en cuenta como indicador de la productividad de los mexicanos, éste hubiera sido de 112.5 pesos para el 2018 y no 88.36 pesos, como es actualmente. Es decir, que el salario mínimo del país está indexado de acuerdo a la inflación esperada.

Más pobres y menos desempleo: la herencia de contrastes de EPN

Comments

comments

Periodista independiente, graduado de la Maestría de Periodismo Político, en La Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha trabajado como reportero y editor web, en medios como: Revista Variopinto, y Revolución 3.0.

ÚLTIMA ENTRADA

frojiMX Top