Revista Digital

PRI: El dinosaurio en peligro de extinción

in Investigación by

El pasado 13 de mayo, el periódico español El País, publicó una encuesta de cara las próximas elecciones generales de España, que se tienen previsto se celebren en el 2020, aunque constantemente corre el rumor de que podrían ser adelantadas.

Dicha encuesta que fue realizada por Metroscopia para el diario español da cuenta que los dos partidos políticos más longevos y poderosos de España, están comenzando a vivir la caída más importante de su historia.

Tanto el Partido Popular (PP), como el Partido Socialista Obrero de España (PSOE), quienes se han mantenido en el poder desde el año de 1982, hoy ocupan el tercero y cuarto lugar, respectivamente, ante las crecientes fracciones por parte de Ciudadanos y Unidos Podemos, que aparecen como primero y segundo lugar en las tendencias.

De acuerdo con los resultados mostrados por la casa encuestadora, Ciudadanos lidera con el 29.1%, seguido de Unidos Podemos con el 19.8%, mientras que el PP se queda con el 19.5% y finalmente el PSOE con el 19%.

“Los viejos partidos bajan, los nuevos crecen. El tradicional bipartidismo de la democracia española llevaba varios años en crisis debido a la irrupción de dos nuevas fuerzas” sentencia El País, quien además advierte que los dos viejos partidos, están tomando un papel secundario en la escena política de España.

Foto: El País

Aunado a esto, el mismo medio español, presentó el pasado lunes, otra encuesta, pero enfocada a los comicios municipales en Madrid, a celebrarse el próximo 26 de mayo del 2019.

Dicho barómetro también realizado por Metroscopia, da una muestra un tanto similar a las elecciones generales, ya que, Ciudadanos encabeza una vez más con el 31.2%, secundado por Ahora Madrid con el 28.8%.

En tanto que el PP quedaría con el 19.7%, y el PSOE con el 14.9%, asegurando que los dos partidos políticos más nuevos tendrían el 60% del voto, mientras que los dos más viejos obtendrían solamente el 34.6%.

Los resultados mostrados por El País señalan una lectura que se viene repitiendo en varios países del mundo. En el que los partidos políticos de reciente creación están subiendo escaños electorales rápidamente, mientras que los más tradicionales están presentado una importante debacle.

Foto: El País

En abril del 2016, en Francia surgió un nuevo partido llamado La République En Marche (La República en Marca), el cual fue creado por el hoy presidente de la V República, Emmanuel Macron.

Hace apenas un año, Macron derrotó en la elección presidencial a la ultraderechista Marine Le Pen, por el Frente Nacional.

Cuando esto sucedió, la victoria de La République En Marche, fue considerada como un evento histórico, debido a que el partido político que abanderó a Macron, ganó las alecciones sin contar un algún representante electo.

Cuestión que fue revertida en junio del 2017, cuando partido de Emmanuel Macron, consiguió la mayoría absoluta en el Parlamento, ya que, ganó más de 300 de los 577 escaños que tiene la Asamblea Legislativa.

En el 2017 cuando fue la primera vuelta de la elección, Macron consiguió la victoria con el 23.86%, en tanto que Marine Le Pen, quedó 2.5% por debajo del representante de En Marche.

Dejando a las “dos grandes fuerzas políticas” que gobernaron durante décadas a Francia, rezagados en el cuarto y quinto lugar, sin tener derecho a participar en la segunda vuelta de la elección.

Lo cual ha derivado en una crisis para los tradicionales partidos, que inició en el 2016, cuando el Partido Socialista, perdió 145 mil militantes, cuando en el 2006 alcanzaba los 280 mil y, siendo ahora que tienen 135 mil.

Mientras que Los Republicanos, perdieron a 140 mil de sus militantes, siendo que en el 2007 registraba a 370 mil personas en sus filas, y hoy apenas alcanza los 230 mil.

Foto: Reproducción

Una situación que no solamente se está repitiendo en países de Europa y Latinoamérica, donde se esta viendo la creciente aceptación por parte del electorado con los nuevos partidos, los cuales no solamente están ganado elecciones, sino también están tomando el día a día de la agenda política.

Los medios de comunicación están siendo testigos de la manera, de cómo los viejos partidos, están tomando un rol secundario en la vida política de las sociedades, y hoy más que pensar en ganar una campaña electoral, han pasado a cuestionarse cómo van a sobrevivir.

El pasado 14 de mayo, el portal La Política Online publicó una nota, donde dio cuenta que Eduardo Almaguer, exfiscal de Jalisco, y actual candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la alcandía de Guadalajara pidió a los ciudadanos votar a favor de Morena en la contienda presidencial.

Ante la inminente caída del PRI, el candidato se declaró a favor de un voto cruzado, es decir, que en la contienda del ejecutivo voten a favor del tabasqueño, mientras que en las locales lo hagan por el PRI.

“Cada vez más lejana la posibilidad de un triunfo, en una campaña repleta de errores no forzados, el único horizonte que se revela es el de conseguir que si Morena gana la presidencia por lo menos deba negociar en el Poder Legislativo.”

Aunque el PRI fue el partido hegemónico de México del siglo XX, y aunque en el año 2000 y 2006 perdió la elección presidencial, se había mantenido sólido en las cámaras legislativas tanto federales como locales, al igual que en las gubernaturas de los estados y en las alcandías.

Situación que es hoy completamente diferente, y que comenzó a ejemplificarse en las elecciones de gobernadores del 2016 y 2017.

Hace dos años los estados de Aguascalientes, Chihuahua, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, Sinaloa, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas, fueron las entidades en disputa, de las cuales el PAN ganó 7 y el PRI 5.

Pero cabe destacar que en el 2016 Acción Nacional, le arrebató al Revolucionario Institucional, 6 estados, de los 12 en disputa.

En tanto que el año pasado, el PRI, logró el triunfo en Coahuila y en el Estado de México, éste último siendo su bastión más importante, pero que de acuerdo con los resultados oficiales quedó apenas en el primer lugar, a 3 puntos de diferencia con Morena.

Y con lo que respecta a Nayarit, el PRI perdió la contienda por lo que tuvo que ceder el poder estatal, al candidato de la coalición PAN-PRD-PT-PRS.

De esta manera, poco a poco, el partido que hoy ostenta el poder en la presidencia de la república, ha ido teniendo cada vez un papel secundario en la vida de México.

Hoy Morena se posiciona en el primer lugar de las encuestas, tanto en el ejecutivo federal, como en la elección de diputados y senadores, aunado a que también se perfila para aganar varias gubernaturas en juego.

El movimiento que encabeza AMLO, fue constituido oficialmente por el Instituto Nacional Electoral (INE) como partido político en el 2014, pero para el 2017, la naciente fracción se convirtió en la cuarta fuerza en San Lázaro.

Y para este 2018, también están en juego 9 estados: Chiapas, Ciudad de México, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Puebla, Tabasco, Veracruz y Yucatán. Entidades que hoy son gobernadas por el PRI, PAN y PRD.

De los cuales, en siete de los nueve estados, hoy el PRI figura en la tercera posición, según datos de la casa encuestadora Massive Caller, aunado a que, Morena ganaría en 5 entidades, así como el PAN otras 3 y Movimiento Ciudadano en una.

Cuestión que se ve también reflejada en la elección presidencial, ya que, hoy en día, el portal Oraculus da el 1%, El País 3% y GPpoll el menos 1%, de posibilidades a José Antonio Meade de ganar la contienda. Números que lo colocan en la tercera posición, muy por debajo de Morena y del PAN-PRD-MC.

Por ello, el candidato de la coalición por México al Frente, se ha definido a sí mismo, como el único actor que le puede ganar a AMLO, y aunque Morena, se posiciona varios barómetros con más del 85% de posibilidades de ganar, la cuestión es cómo va a despertar el PRI después del 1 de julio.

Todo a punta a que los priístas ya se han hecho a la idea de que no serán más, la administración que siga llevando las riendas de la república mexicana desde Los Pinos, y que de los estados en disputa, no ganarán ninguno. pero otro cuestionamiento para ellos, es saber si también están conscientes de su debacle en los estados.

Aunado a que también se perfilan para perder su gran fuerza legislativa tanto en San Lázaro, como en la Cámara de Senadores.

Actualmente el PRI es la primera fuerza en la Cámara de Diputados, con el 42%, es decir, que tienes 207 de 500 legisladores federales. Aunado a que en el Senado tiene a 55 de los 128 integrantes que conforman la cámara alta.

De acuerdo con los barómetros presentados a inicios de mayo, por parte del diario El Economista y Consulta Mitofsky, el PRI, estaría representado en San Lázaro entre 72 y 54 diputados. En tanto que, en el Senado, solamente obtendrían 10 escaños.

Sin duda un duro golpe para el Partidos de la Revolución Democrática, ya que, está vez no tendrán mucho margen de maniobra en la negociaciones que se presenten en las legislaturas, puesto, que en esta ocasión deberán aliarse con quienes hoy compiten por el segundo lugar de la elección.

Millones de pesos, casas, joyas, obras de arte: Esto es lo que poseen los Presidenciables

Comments

comments

Periodista independiente, graduado de la Maestría de Periodismo Político, en La Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha trabajado como reportero y editor web, en medios como: Revista Variopinto, y Revolución 3.0.

ÚLTIMA ENTRADA

frojiMX Top