Revista Digital

Robo de niños en México: Un Delito que no se persigue

in Investigación by

La fecha en el calendario marcaba el inicio del mes de agosto, el día transcurría con normalidad y la luz de sol poco a poco se extinguía anunciaba la entrada de la noche. En la ciudad de Toluca manecillas del reloj marcaban ya las 18:40 horas de la tarde.

En aquella tarde en la terminal de autobuses que se encuentra ubicada en la capital del Estado de México, Máyela Patricia Velásquez Robles vestía con una playera negra y una camisa de cuadros, se preparaba para tomar un camión que la llevaría al pueblo de Cerro Colorado, ubicado en Valle de Bravo.

Poco antes de que su transporte saliera rumbo a su destino, la joven mexiquense, con nueve meses de embarazo, había dado aviso a su esposo acerca de su status, con el fin de que estuvieran a tanto de su viaje y la fuera a recoger a su llegada.

Son 70.8m kilómetros de distancia los que separan a la ciudad de Toluca con el poblado del Cerro Colorado, Valle de Bravo, la cual se puede recorrer entre una hora y media o hasta dos horas. Cuyo pasaje ronda entre $160 y $200 pesos dependiendo la línea de autobús.

Ya entrada la noche cuando Máyela había llegado a su destino, inmediatamente se comunicó con su marido, con quien quedó de acuerdo para que fuera por ella. Sin embargo, añadió un comentario; el avistamiento de una camioneta que había circulado ya varias veces por aquel lugar de manera “sospechosa”.

Mientras ella esperaba su llegada, la camioneta se aproximó hacia donde ella se encontraba, dos sujetos descendieron de vehículo y se la llevaron a la fuerza.

Cuando fueron a buscarla al paradero, ya no la encontraron. Inmediatamente su familia dio varias vueltas por la zona e intentaron comunicarse en distintas ocasiones pero fue inútil, ninguna pista que les ayudara a dar con ella.

Ni su familia, ni su amigos y conocidos pudieron saber algo. Y días antes de que esto sucediera, Máyela Patricia Velásquez Robles había un par de semanas antes celebrado su baby shower, en el que aprovecho y dio el anuncio, en el que daba a conocer la noticia de que esperaba trillizos, los cuales en cualquier momento estaban por nacer, pues los bebés presentaban ya 9 meses de gestación

Máyela Patricia Velásquez Robles Foto: El Universal

.

Dada su situación, y entrada la madrugada del 2 de agosto, su esposo y su familia compitieron vía, Facebook, una foto de Máyela que le tomaron durante la celebración. En dicha publicación dieron a conocer su desaparición, pidiendo la ayuda de todos los usuarios para que la compartieran y así si alguien la había visto o sabía algo sobre ella, se los comunicara.

Las horas transcurrieron y su familia recibía palabras de aliento y muchas personas compartieron la publicación, pero nunca un mensaje que los acercara a saber algo sobre Velásquez Robles.

No fue hasta el mediodía cuando por fin se supo algo. La mujer había sido localizada inconsciente, en el Paraje del Arco a 13 kilómetros del poblado del Cerro Colorado.

Fue llevada al hospital general de Valle de Bravo, a la sala de emergencias, lugar en el que, según sus familiares, fue asilada y en el que agentes del ministerio público entraban y salían constantemente.

Cuando Máyela despertó se encontró con una terrible noticia, las personas que la habrían secuestrado, le practicaron una cesárea clandestina y le robaron a sus tres bebés. 

El caso de Máyela Patricia Velásquez Robles fue presentado el pasado 1 de septiembre por el periodista Ricardo Raphael en la columna que tiene a través del periódico El Universal. En el que además reveló otros dos textos presentados desde el pasado 28 y 31 de agosto, donde dio a conocer otro caso de una mujer que también fue violentada y separada de su hijos de 15 días de nacido.

El también conductor del programa Espiral del Canal 11, no solamente señaló lo que sucedió con ambas familias. Sino cuestionó que el actuar de las autoridades, pues se niegan a reconocer que todos los casos en el tema del robo de bebés estén relacionados.

El periodista dio a conocer una réplica que la Fiscalía General de Justicia del Estado de México en la cual aseguraba que Máyela nunca estuvo embaraza, y que la lesión de la “cesárea” se la hizo ella misma por temor a que su marido la abandonara. Hecho que supuestamente podía comprobar clínicamente

La carta dirigida a Ricardo y al Diario fue entregada el lunes 28 de agosto firmada por Claudio Camilo Barrera, Director de Comunicación Social de la FGJ del Estado de México, en la que declaró: “la Fiscalía rechaza de manera categórica que haya un patrón criminal de robo de bebés… no hay elementos de prueba que así lo demuestren.”

Palabras que en ningún momento, según el reportero mexicano, hicieron referencia de las pruebas que la familia presentó,  cómo las fotografías expuestas en las redes sociales donde se muestra a la víctima en su etapa final del embarazo y en donde la familia de Máyela informaba sobre su desaparición y pedían la ayuda de los usuarios.

Otra cuestión que Ricardo Raphael pone en tela de duda es que una vez que la mujer pudo salir del hospital y que fue visitada en varias ocasiones por  agentes, ellos ya no quisieron denunciar el delito y las denuncias e imágenes vía web desaparecieron.

A pesar de que el periodista mexicano ha presentado en su columna otros caso de mujeres que fueron violentadas y posteriormente sus hijos fueron robados cerca de donde Máyela fue víctima u otros que también sido en otras zonas del Estado de México, las autoridades están más preocupadas por tapas dichas historias que buscar pistas que los acerque a saber dónde están los infantes y quiénes son los responsables. 

Según la Fundación Nacional de Investigaciones de Niños Robados y Desaparecidos, los niños que son robados son utilizados para explotación sexual, pornografía infantil, explotación laboral, venta y tráfico de órganos. Y los estados de la república donde más casos se presentan son: Ciudad de México, Estado de México, Veracruz, Tijuana, Monterrey y Guadalajara.

Hoy en día tanto cifras de la fundación escatiman que en el país existen 45 mil casos de niños desaparecidos en toda la república mexicana. Número que con forme pasa el tiempo se va elevando ya que en tan solo un año el ministerio público ha llegado a registrar la cantidad de 3 mil nuevos casos.

México es actualmente el cuarto lugar a nivel mundial y el primero en el continente Americano en la lista del Índice Global de Impunidad (IGI) realizado por la Universidad de las Américas de Puebla.

Otro ejemplo que habla sobre el nivel de impunidad que existe en nuestro país y de cómo las bandas que se dedican al robo de niños pueden hacerlo libremente, es que, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU) es México el país donde mayor producción y difusión de pornografía infantil a nivel mundial.

El pasado 20 de Agosto la Procuraduría General de la República (PGR) reportó la detección de más de 12 mil cuentas de internet que distribuyen fotos y videos que exhiben a los menores siendo explotados sexualmente.

De los cuales más del 70 % son menores de 10 años de edad. Según la UNICEF actualmente en la web existen 16 mil páginas que se dedican a difundir este tipo de contenido.

La misma organización ha mencionado en México se estima que existen más de 3 millones de niños que son explotados laboralmente, de los cuales en su mayoría suelen ser de jornadas largas y trabajo duro, del mismo modo, han recalcado de es una de la principales razones por la que los menores dejan de estudiar.

Por otro lado, la Asociación Mexicana de Padres de Familia Separados (AMPFS) ha dado a conocer que existen redes delictivas que sacan ilegalmente a los menores del país. Siendo Estados Unidos, España, Canadá, Colombia y Francia, cuestiones por la que complican aún más la búsqueda de los niños.

Tanto los padres de familia, activistas y asociaciones han demandado la poca eficacia del gobierno para atender los casos de los menores robados, han denunciado el poco interés y la poca seriedad para buscar pistas que ayuden a dar con el paradero de los niños, urge la profesionalización de los agentes y de los juzgados para frenar un delito que crece sin control.

Ni vivos, ni muertos: los niños desaparecidos en el Edomex

Comments

comments

Periodista independiente, graduado de la Maestría de Periodismo Político, en La Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha trabajado como reportero y editor web, en medios como: Revista Variopinto, y Revolución 3.0.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

ÚLTIMA ENTRADA

frojiMX Top