Revista Digital

Seguridad

La seguridad en México, huérfana y asediada

in Opinión by

Alfonso Durazo ya renunció a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana para ir por la gubernatura de Sonora, lo sabíamos desde hace unos días. Por eso se aplazó la comparecencia de hoy ante el Senado de la República.

Su salida será efectiva a partir del primer minuto de noviembre. Orgulloso celebró que se va con la satisfacción de haber entregado toda su capacidad al frente de la dependencia, hoy acéfala. En una ocasión anterior se quejó por haber recibido un país con olor a pólvora. Pero hoy deja un México lleno de sangre y cuentas pendientes.

Si esa fue toda su capacidad de trabajo, creo que nos quedó a deber. Sonora sabrá si le conviene o no optar por un exsecretario tímido ante las amenazas que atemorizan al país: violencia de género, feminicidios, homicidios, secuestros, dominio del crimen organizado por encima de órganos que imparten seguridad, entre otros.

En tanto, la Guardia Nacional sigue creciendo su poder tal como lo ha querido Andrés Manuel López Obrador desde que llegó a la presidencia. Y Durazo Montaño también defendió hasta el último minuto de su cargo a la Guardia Nacional, con 97 mil 800 elementos desplegados y que dio paso a la extinción de la Policía Federal. De esta última, el ex secretario aseguró que no tenía los suficientes elementos, ni los recursos para atender al territorio nacional.

Pero tampoco es que la Policía Federal fuera una gran institución de seguridad en México. Apenas la noche del martes la Interpol emitió una ficha roja para ubicar y detener a Jesús Orta Martínez, exsecretario de Seguridad y Protección Ciudadana de la CDMX, y a Frida Martínez Zamora, exsecretaria General de la extinta Policía Federal.

Jesús Orta es recordado por permanecer solo 10 meses en el cargo y por indignarse cuando lo bañaron en diamantina rosa en una protesta sobre una supuesta violación a dos mujeres por parte de miembros de la SSC. Antes, fue secretario General de la Policía Federal, entre diciembre de 2012 y mayo de 2014.

En tanto, Frida Martínez desvió mil 512 millones de pesos en su paso por la Policía Federal, de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), en su momento dependiente de la Secretaría de Gobernación.

Estos dos ex funcionarios tienen una orden de aprehensión en su contra por el delito de delincuencia organizada, lavado de dinero y el desvío de 2 mil 500 millones de pesos en total de la corporación. Por esa razón son buscados en más de 190 países.

Junto a ellos, hay otros 17 ex servidores públicos que están bajo investigación por posibles irregularidades en la adquisición de tecnología, pagos inflados de software espía, helicópteros y aviones.

Así se vive México, sin nadie que dirija cómo resolver el grave problema de inseguridad, mientras otros se dan a la fuga por actos de corrupción. Y la sociedad: huérfana, olvidada y asediada.

Comments

comments

Soy un periodista que ha escrito sobre política y negocios. Trabajé en MILENIO Diario, Notimex y fundé Cuestione con otros colegas. Ahora soy reportero en El Heraldo de México.

ÚLTIMA ENTRADA

frojiMX Top