Periodismo Independiente

María Fernanda dos años sin saber de ti; ¡Que las busquen a todas!

in Opinión by

Hace unos días vía Messenger me llegó una petición más de apoyo: «Muy buenas tardes, disculpe la molestia pero me dijeron que usted puede ayudarnos, hace dos años mi hermana María Fernanda Cruz Arcos desapareció y no tenemos ninguna respuesta de la fiscalía, estamos desesperadas ya ha pasado mucho tiempo, por favor ayúdenos». 

El mensaje era Edith, hermana menor de María Fernanda, de inmediato le pedí que se comunicará conmigo vía WhatsApp para tratar desde lo que realizamos día a día ayudar a encontrar a su hermana.

María Fernanda Cruz Arcos nació en Jonuta, Tabasco, el 29 de marzo del 2000, en el seno de una familia humilde, quienes siempre buscaron mejorar la precaria situación que vivían, ello los llevó a mudarse a Villahermosa, también en Tabasco, a una ranchería.

La vida de la pequeña familia formada por el matrimonio y dos pequeñas, transcurría como la de cualquier familia mexicana dedicada a trabajar y salir adelante. Unos años después la hermana menor de María Fernanda se casa. Sus padres deciden divorciarse, esto generó cambios en ella.

María Isabel Arcos González, madre de María Fernanda, por motivos de trabajo tuvo que irse a radicar a Cárdenas, Tabasco. María Fernanda, ya estaba en la Universidad por lo que  se quedó a vivir en un departamento en Pomoca Valle Real, María Fernanda estudiaba Administración de Empresas, en la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT). 

«Mi hermana es una chica con muchos sueños a futuro, al venir de una familia humilde pasando por problemas; ella busca estudiar y prepararse para tener una mejor vida», nos hace saber Edith.

María Fernanda desapareció el 17 de abril de 2020. En aquel momento tenía 20 años, salió de su domicilio a las 9:30 de la mañana a realizarse unos análisis de sangre, su mamá llegó a visitarla, se preocupó al ver que su pequeña no llegaba, le marco al celular, le mando WhatsApp, pero ella ya no respondía, ni le llegaban los mensajes. 

Aun con la preocupación y sin recibir respuesta  decidió esperar y ver si llegaba. Al caer la noche le aviso a Edith, ambas iniciaron llamadas con los familiares y amigos, «sabíamos que algo malo estaría pasando porque mi hermana no era de salir de casa e irse a otros lados sin avisar». 

Al día siguiente Edith y su mamá acudieron con las autoridades a poner la denuncia a la Fiscalía Estatal, en lo que María se quedaba en la Fiscalía dando toda la información sobre la desaparición de su hija, Edith acudió a Locatel, Protección Civil; al no tener respuesta ahí decidió regresar por su mamá, acompañadas de personal de dicha Institución acudieron al departamento de María Fernanda.

Tomaron algunas fotos y las autoridades se retiraron del lugar. La pandemia nos tenía a todos encerrados y la búsqueda de María Fernanda se vio obstruida por lo que en todo el país estábamos padeciendo, la Fiscalía no estaba trabajando al cien, por lo que las investigaciones eran nulas.

Ante ello, María y Edith comenzaron a indagar,  acudieron a la clínica donde la joven acudió a hacerse los análisis, pegaron unas fotos de ella para ver si alguien la reconocía, desde ese momento la han buscado.

María, madre de María Fernanda, cayó en una severa crisis emocional, se le fue el hambre, las ganas por vivir.

Edith tenía en aquel momento seis meses de embarazo y no sabía qué hacer con su madre en depresión y sin dar con su hermana, por las preocupaciones también se enfermó y tuvo que ser hospitalizada.

«Yo sabía que tenía que mejorar porque mi hermana necesitaba que la siguiéramos buscando, dos meses después nació mi hija quien ha sido una calma para nosotras pero eso no significa que nos hemos olvidado de ella cada día que pasa la extrañamos».

La voz de Edith en está ocasión es la de su hermana porque estamos seguros que la encontrará, por el momento somos la extensión de ese grito desesperado: ¡Que las busquen a todas!

María Fernanda

Necesito hablar con ella contarle todo lo que nos pasado y reírnos de lo malo, quiero contarle que su sobrina está creciendo rápido y me duele que no esté conmigo para verla crecer cuando mi hermana esperaba el nacimiento de mi bebé, cuando ella se frustraba porque ya la quería conocer.

Fer, mi chaparrita, donde quiera que estés recuerda que te amamos jamás vamos a dejar de buscarte, me haces tanta falta yo tengo tus cosas te deje una recámara para ti, y mi mama y yo acomodamos tus pertenencias como a ti te hubiera gustado tenerlo, siempre lo limpio porque sé como cuidabas tus cosas, mi mamá sigue llorando por ti cada vez que va a comer, ella siente que no puede ser feliz porque sería como traicionarte por no poder compartir la felicidad contigo, tus amigos se han comunicado con nosotros ellos igual te extrañan.

Fer, esa niña que conoce todo sobre mi, Fer, tú sabes que solo nos tenemos nosotras dos, las hermanitas que al paso del tiempo nos fuimos uniendo.

Nuestra vida no ha sido fácil pero ahora que no estás conmigo siento mucho más difícil las cosas, a veces miro hacia fuera de la casa  y siento que vas a llegar en cualquier momento, como deseo volver a verte; extraño tu risa, tus chistes, tus gestos.

Sueño contigo que nos volvemos a encontrar y lo admito tengo miedo de no volver a verte.

Hay días que no quisiera despertar, pero Isa mi niña me da las fuerzas, además se cuanto esperabas que ella naciera; todavía recuerdo cuando llegabas a verme y te ponías hablar sobre cómo sería la niña cuando naciera, de todas las cosas que íbamos hacer con ella.

A veces entro a ver tu número de celular y como deseo un mensaje tuyo; saber que estás bien.  

Regresa, por favor, o alguien que me diga ¿dónde estás? que estás bien que no te han lastimado, que estás comiendo bien, que tus manitas estén siempre bien cuidadas.

Fer cuando nos volvamos a juntar mamá promete hacer mole; tu comida favorita, y los postres que más te gustan, algún día volveremos a ser felices, solo le pido a Dios que sea pronto. Mi chaparrita algún día volveremos a verte y te voy abrazar muy fuerte. 

Recuerda que te ama tu hermana.

Deseamos con el corazón que todas y cada una de las personas desaparecidas en este país sean localizadas a la brevedad. Pero en esta ocasión les pedimos nos ayuden a compartir está historia así como su volante de búsqueda y con esto logremos dar con ella. 

Hoy Edith, María Isabel y María Fernanda forman parte de las Voces de la Ausencia, y no descansaremos. #HastaEncontrarla 

Mayo 2022

Eres madre, padre, hermana, hermano, hija, hijo. De una mujer víctima de feminicidio, desaparición, o intento de feminicidio búscame, ayúdame a visualizarlas y contar su historia. Voces de la Ausencia.

P.D. Cada uno de los textos expuestos en este espacio, son con autorización y acompañamiento de las víctimas. Porque solo somos la extensión de su grito de justicia.

@FridaGuerrera

@vocesDLAusencia

Comments

comments

ÚLTIMA ENTRADA

debanhi

Amigas

¿Cómo es posible que sus amigas la dejaran ahí? ¿Cómo es posible

La ciudad de Claudia

Yair Mendoza García* Seguramente a la jefa de Gobierno de la Ciudad
frojiMX Top