Revista Digital

Educación: el gran reto para el nuevo Gobierno

in Investigación by

A casi 6 años de haber sido aprobada, el presidente Andrés Manuel López Obrador firmó en Palacio Nacional la iniciativa para cancelar la reforma educativa impulsada por el expresidente Enrique Peña Nieto, y da paso aun nuevo acuerdo que contempla modificaciones a la Constitución, así como la cancelación del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), y la creación del Centro Nacional para la Revalorización del Magisterio y la Mejora Continua de la Educación. 

El secretario de Educación Pública (SEP), Esteban Moctezuma señaló que el nuevo plan contempla que en el Artículo 3 de la Constitución figure como interés supremo la educación para las y los niños y los jóvenes, con el fin de que el acceso a la educación gratuita esté garantizado en todos los niveles. 

Así como la modificación al Artículo 71, en el Segundo Transitorio que hacía referencia a la designación de los integrantes del INEE.

Ya que se buscará la creación del Centro Nacional para la Revalorización del Magisterio y la Mejora Continua de la Educación, en sustitución del INEE.

Se trata de un nuevo organismo que se hará cargo de los indicadores y de los resultados de certificación del desempeño de las autoridades, instituciones y maestros, es decir, emitirá los lineamientos para evaluar al sistema educativo en su conjunto y la formación de los docentes y directores.

El titular de SEP explicó que la nueva reforma promoverá la creación de contenidos diferenciados para las distintas regiones de la República Mexicana: “Tiene que haber una política diferenciada en materia educativa y permitirles a las regiones expresarse a través de su sistema educativo.”

Lo que quiere decir que a diferencia de la Reforma Educativa de Peña Nieto, que promovía una evaluación estandarizada a nivel nacional, esta nueva iniciativa propone una política diferenciada en educación indígena, bilingüe y bicultural.

¿Cuál es el reto?

Durante la firma de la nueva iniciativa que cancela la reforma peñista, el presidente López Obrador volvió a catalogarla como la “mal llamada Reforma Educativa”, que en palabras del secretario Moctezuma, ha dejado un saldo de 150 mil maestros que pidieron su prejubilación y su jubilación.

Sumado a que en el país hubo una caída en el promedio del 23% a nivel nacional con respecto a número de maestros que hay disponibles en México, aunque en la zona sur del país fue del 50%.

Un tema que también va de la mano con el rezago educativo que existe México desde hace años, y es que según los últimos resultados del Programada Internacional para la Evaluación de Estudiantes(PISA), el país sigue estancado en el último lugar de las naciones que forman parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

La prueba arrojó en 2016, que los jóvenes de 15 años de México obtuvieron 416 puntos en ciencias, 423 en lectura y 408 puntos en matemáticas, cuando la calificación promedio de la OCDE es de 493 y 490, respectivamente.

Cabe destacar que, en el 2009, los jóvenes de 15 años obtuvieron un puntaje de 419 en matemáticas, mientras que en la prueba del 2012 fue de 413 puntos. Y en los mismos periodos de tiempo, pero en Comprensión de Lectura los resultados fueron de 425 a 424, respectivamente.

La OCDE ha calificado los resultados de México en materia de educación como decepcionantes y preocupantes.

Pero, aunque esta problemática es la herencia que han dejado las pasadas administraciones, lo cierto es que estas cuestiones pasarán desde ahora a ser los retos de cara en materia de educación del Gobierno que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador.

La crítica se convierte en la prueba

Durante la firma para la cancelación de la Reforma Educativa, tanto el presidente López Obrador como el nuevo titular de la SEP, Estaban Moctezuma, concentraron su discurso en la importancia que tienen los maestros de todo país.

“Tenemos un magisterio experimentado, estudioso y, sobretodo, comprometido de cuerpo y alma con su tarea. Un segundo hallazgo, es que los maestros están convencidos de que no están formando solamente empleados,sino que están formando ciudadanos, ciudadanos con conciencia social, con solidaridad y conciencia sobre su comunidad; ciudadanos que respetan el medio ambiente y que buscan, sobre todo, ser buenos mexicanos.”

Pero para cumplir con las metas que se ha trazado el nuevo gobierno y para salir de ese sótano que México ocupa como país miembro de la OCDE, se necesita que las leyes y los discursos pasen a la praxis.

Y es que de acuerdo con el Estudio Diagnostico del Derechos a la Educación 2018, realizado por el Coneval, la República ha tenido avances en materia de educación, pero siguen sin ser atendidas las problemáticas desde su origen, ni tampoco se ha invertido lo suficiente.

Entre los elementos que el informe mide, se estudia la Disponibilidad que Estado ofrece en materia de educación, es decir, el presupuesto, las instituciones, la infraestructura, el personal, los planes y los programas que garanticen el acceso a la educación.

Así como la Accesibilidad, que significa que se debe garantizar los medios físicos y económicos de igualdad de condiciones para acceder a los servicios.

Y el tercer elemento es la Calidad, que habla de las características de los medios, procesos y relevancia de los contenidos que generan efectos positivos sobre el aprendizaje.

Según datos del INEE, en el 2015 la escolaridad promedio para la población de 15 años era de 9.2 años, lo que equivale a concluir el nivel de secundaria, mientras que en el 2018 esta cifra se elevó a un promedio de 14.1 años; 5 años más que significan estudiar la media superior y tener incompleta la universidad.

En el 2016 el gobierno destinó 18.9% del gasto federal para la educación y en el 2017 y 2018 fue del 17%, lo que también convierte a México como el país que menos gasta en su alumnos, según datos de la OCDE.

Esto indica que la primera prueba para el gobierno no será la discusión de la nueva Reforma del presidente, sino cuando se dé a conocer en los próximos días la propuesta al Presupuesto 2019, y se sepa cuánto destinará nueva administración a la educación.

“La proporción gastada en educación para adultos es insignificante comparada con el tamaño de la población que lo requiere, y el destino del gasto se enfoca, casi en su totalidad, al pago de nómina dejando algunos rubros como materiales,capacitación, infraestructura sin suficiente financiamiento.” Detalla el informe del Coneval.

México destina en promedio 2 mil 286 dólares por cada alumno de primarias, mientras que para el de secundaria es de 3 mil 218 dólares, y en los otros niveles se eleva a 8 mil 949 dólares.

Si embargo, la UNESCO advierte que la entrega de mayores insumos no asegura que se mejoren las capacidades de enseñanzas con el actual sistema educativo, ya que, la distribución de los recursos no va destinado principalmente a fortalecer la estructura de la enseñanza en el país.

Por ejemplo, en el 2016 el gobierno utilizó el 56% del presupuesto destinado a la educación en el nivel básico, pero el 85.6% de todo ese dinero se destinó al pago de nómina educativa:  el resto se reparte en apoyos administrativos, becas y gastos relativos a la infraestructura y mantenimiento de las escuelas.

Comments

comments

Periodista independiente, graduado de la Maestría de Periodismo Político, en La Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha trabajado como reportero y editor web, en medios como: Revista Variopinto, y Revolución 3.0.

ÚLTIMA ENTRADA

frojiMX Top