Revista Digital

Legalizar las drogas, ¿la solución a la violencia en México?

in Investigación by

El año más violento del que se tenga registró en México, así será recordado para la historia el recién terminado 2017.

La muerte, la sangre y las lágrimas derramadas son una constante en todo el país desde el inicio de la llamada “Guerra contra el narcotráfico”.

Dicha guerra comenzó en diciembre de 2006 cuando el entonces presidente Felipe Calderón dio el banderazo para usar a las fuerzas armadas en el combate a los cárteles de la droga, sistema que el mandatario actual Enrique Peña Nieto continúa ejerciendo.

Felipe Calderón (Derecha) y Enrique Peña Nieto (izquierda), los presidentes de la Guerra. Foto: Reproducción.

11 años después, 198 mil 741 asesinatos y más de 32 mil desaparecidos, según cifras oficiales, son el resultado de dicha estrategia de seguridad.

PUEDES LEER: México, el país de los desaparecidos

Con las elecciones presidenciales en la puerta, la posibilidad de hacer un cambio en materia de seguridad pública con un nuevo gobierno es latente.

Pese a diversas propuestas hay una que viene haciendo ruido desde años atrás y no pierde fuerza: La legalización de las drogas.

Siendo este el negocio lucrativo principal de los cárteles del narcotráfico, causantes eje de la violencia:

¿Legalizar las drogas podría solucionar el problema de seguridad pública en México?

Expertos en materia, consultados por FrojiMX, se pronuncian a favor de la legalización de las drogas como una opción para disminuir la violencia en el país, pero no como una estrategia central de seguridad pública y combate a los cárteles del narcotráfico.

Javier Oliva Posada, especialista en materia de seguridad e investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), menciona que la apertura al consumo de las drogas podría ser una variable para combatir los altos índices delictivos, pero no lo haría por si sola.

“[La legalización] sería viable para que disminuya la violencia, pero de ninguna manera puede agotarse ahí una estrategia contra el crimen organizado”, declara Oliva y añade que no puede ser la parte central de una estrategia de seguridad pública, pero “si puede ser un buen principio”.

2017, el año más violento de la historia reciente de México. Foto: New York Times

Para Fernando Belaunzarán, exdiputado federal del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y abierto impulsor de la regularización de la marihuana, legalizar las drogas contribuiría a la pacificación del país. Sin embargo, el perredista agrega que dicha medida, aunque necesaria, no es suficiente por si sola.

PODRÍA INTERESARTE: Tepito, la central de abastos de la droga

“[La legalización] es una condición necesaria, pero no suficiente. No basta con eso, pero cambiar la política de drogas ayudaría mucho”, sentencia Belaunzarán.

En tanto, Elena Azaola, también experta en seguridad pública, asegura que dicha medida “sería un ayuda, pero desde luego, no la solución total del problema de la violencia”.

“[La legalización] de ninguna manera acabaría el tema de la violencia. No es la solución mágica”, sostiene Azaola.

La droga, el fuego en el infierno de la violencia. FOTO: CHRISTIAN SERNA /CUARTOSCURO.COM

¿Por qué no sería la solución definitiva?

Para los expertos, la diversificación del crimen por parte de los cárteles de la droga, así como la descomposición del núcleo social, han provocado que la violencia en el país vaya más allá del narcotráfico.

Oliva Posada señala que el la violencia criminal es “multifactorial”, es decir, que tiene diversas explicaciones y orígenes, lo que a su vez significa diferentes formas de atacarla, contenerla y disminuirla.

Por su parte, Azaola coincide con el investigador de la UNAM mencionando que la violencia “tiene múltiples factores que la están impulsando, sosteniendo, multiplicando y que el tema de las drogas es uno de ellos.

“Como sabemos existen otros mercados criminales que cuando unos se cierran, otras alternativas se abren”, precisa Elena.

En 2013, International Crisis Group (ICG) realizó un informe en el que mencionaba la preocupación por la diversificación de los delitos por los cárteles de la droga.

El documento llamado “El desafío de Peña Nieto: los cárteles criminales y el estado de derecho en México” precisa que ya no se trata solo de narcotráfico, también realizan secuestros, extorsiones, tráfico de metales, e incluso se menciona el robo de combustible, delito que tuvo su auge en 2017.

El robo de combustible, el nuevo negocio de los cárteles. Foto: Cuartoscuro

En contraste, Belaunzarán asegura que dicha diversificación no es un problema, pues el narcotráfico es lo que más le deja ganancia a los cárteles.

Y así lo detalla el mismo informe de ICG, donde indica que el 15% de las recaudaciones totales del crimen organizado en México no están relacionadas con las drogas.  

Sin mencionar que el tráfico de estas sustancias nocivas es el crimen que más ganancias deja en el mundo, 2.2 billones de dólares anuales, de acuerdo con un informe publicado el año pasado de la organización Global Financial Integrity (GFI).

LEE ADEMÁS: Sistema Endocannabinoide: Marihuana para la Salud

Aun así, la legalización de las drogas provocaría tal golpe a los cárteles que los demás crímenes podrían dispararse, ya que tan solo la regularización de la marihuana afectaría el 30% de los ingresos de dichos grupos, de acuerdo con la investigación del Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República.

Otro de los factores en que los expertos coinciden es que en México la legalización de las drogas, por lo menos de la marihuana, llegaría muy tarde.

“Vamos tarde. Tuvimos que haber cambiado la política de seguridad desde hace mucho […] la marihuana debió ser regulada desde tiempo atrás”, sentencia Fernando Belaunzarán.

Javier Oliva define a México como un país atrasado en decisiones liberales y progresistas, a causa de la clase política profundamente conservadora.

¿Legalizar o no? FOTO: ISAAC ESQUIVEL /CUARTOSCURO.COM

¿Por qué sí legalizar las drogas?

Pese a lo señalado, la legalización de la drogas debe de ser un camino a seguir, iniciando por la marihuana, más cuando su uso recreativo ya se está abriendo en Canadá y Estados Unidos, los mayores clientes de los cárteles mexicanos.

Para los canadienses se prevé que para julio próximo se dé la apertura total de la marihuana.

Mientras que para los estadunidenses, solo en seis de sus 50 estados dicha droga es totalmente ilegal, en los demás está despenalizado su consumo, está permitido su uso medicinal o es totalmente legal, incluso su uso recreativo, siendo California donde se dio la más reciente apertura al cannabis.

A medida que los demás países liberen el uso se las drogas, es probable que la violencia en México aumente si no se hace.

Javier Oliva pone de ejemplo California, donde prevé un mayor aumento de la violencia a causa de la legalización, pues México es el segundo exportador de marihuana a dicho estado norteamericano, atrás de Canadá.

Además, detalla el investigador de la UNAM, la legalización podría generar empleos, impuestos y un control.

La Marihuana, el primer paso. FOTO: ISAAC ESQUIVEL /CUARTOSCURO.COM

“Mientras allá [Estados Unidos y Canadá] se generan ingresos, empleo e impuestos [por la legalización], aquí nos seguimos matando”, declara Fernando Belaunzarán.

Lo importante es, ante la legalización, darle un peso a la política sanitaria de la prevención y combate a las adicciones, así como descriminalizar al consumidor.

“La marihuana ocupa el 80% del consumo de las drogas a nivel mundial y en México se ha cuadruplicado de acuerdo a la encuesta de adicciones publicada en diciembre pasado”, sentencia Oliva Posada.

TAMBIÉN LEE: Marihuana: del activismo a dispensarios

Belaunzarán lanza la pregunta: “¿Para qué ha servido prohibir las drogas?, dime un solo objetivo que hayamos cumplido con eso”.

El perredista califica la prohibición como un fracaso rotundo, pues señala “hay más producción, tráfico y consumo, para el beneficio de las bandas que se dedican a comercializarlas en el mercado negro”.

El exdiputado sostiene que la legalización no es nueva para México, pues se hizo para todas las drogas en 1940 con Lázaro Cárdenas como presidente, sin embargo, ante la presión de Estados Unidos a su prohibición, se terminó cediendo.

Dicho pasaje de la historia es confirmado por el periodista e historiador, Froylán Enciso, en su libro “Nuestra historia narcótica: Pasajes para (re) legalizar las drogas en México”.

Lázaro Cárdenas ya lo hizo en 1940. Foto: Reproducción.

¿Qué hacer, entonces?

Más allá de la legalización de las drogas, los expertos coinciden en que debe de cambiarse la actual estrategia de seguridad pública.

Para Elena Azaola necesitamos una mejor articulación de políticas económicas y sociales que promoverían un diseño de políticas de seguridad que vaya más allá del uso de la fuerza.

“Debe de haber un mayor impulso al respeto de la legalidad, así como el fortalecimiento de las capacidades del estado, no solamente en policías, también en procuradurías, investigar mejor lo delitos. Sin mencionar la creación de puentes con la sociedad civil, la cual debe tener una participación más activa en la solución de la seguridad”, subraya Azaola.

Javier Oliva sugiere realizar una estrategia integral que no sea reactiva como las de los últimos tres sexenios.

Además, sostiene que se debe de darle un adecuado nivel de institucionalidad al país, desde las áreas de seguridad, pasando por las áreas de justicia y hasta llegar a las áreas penitenciarias.

Fernando Belaunzarán propone la formación, profesionalización, capacitación de policías, para que sean competentes, creíbles, confiables.

Con dicho cambio a los oficiales, se podría sustituir paulatinamente al Ejército y regresarlo a los cuarteles.

Finalmente, Javier Oliva sentencia: “No podría traer más violencia la legalización de las drogas”.

Cartografía del Narco: así se reparten los cárteles en México

Comments

comments

Periodista de tiempo completo. Escritor entre sueños. Cuando no hay que escribir, soy Batman. Baterista de garaje. Ameno y agradable.

ÚLTIMA ENTRADA

frojiMX Top