Revista Digital

Cuento: Agnosia

in Cultura by

«La muerte es misericordiosa, ya que de ella no hay retorno; pero para aquel que regresa de las cámaras más profundas de la noche, extraviado y consciente, no vuelve a haber paz».

H.P Lovecraft

–¿Cómo murió?

–No sabría decirle, yo nomás lo encontré tirado en el piso.

–¿Era de su conocimiento que el ahora occiso consumiera drogas?

–No, se echaba sus traguitos de vez en cuando pero no, marihuano no era.

–¿Cuándo fue la última vez que lo vio con vida?

–Ayer, en la noche, después del noticiero. Todos nos fuimos a acostar.

–¿Por qué movió el cuerpo?

–Yo no lo moví, lo vi tirado y pegué la corretiza pa’ visarle a mi patrón. Llegó, le echó una mirada, hizo una llamada; me sacó del cuarto a empujones y ya cuando volví el difuntito no estaba.

–¿Y su patrón dónde está ahora?

–Allá, es ése que nos está observando.

——– 

Se llevaron el cuerpo. Aquella era una sala de silencio. Nadie podía dar crédito a la muerte de quien por tantos años buscó ser presidente. 

–¡Cómo se nos fue a morir, si ganó con más de la mitad del electorado!

–A lo mejor fue de la emoción.

–¡Cállate! Que no ves que lo mataron. ¡Pinche PRI, segurito fueron esas ratas!

–¿Cómo sabes que está muerto? Nadie más lo vio.

Comienzan los peritos a leer el crimen que presuntamente le arrebató la vida al hombre que ese día tomaría el mando del país. Eran las 3:42 de la mañana del primero de diciembre de 2018. Cómo van a explicar su muerte si no hay muertito, susurró un pequeño hombre que observaba la escena detrás de la puerta de la sala principal.

–Ya no salía todos los días en la tele.

–¡Cómo no! Si siempre estaba dándole entrevistas a los chacales.

–¡Que no! –responde el hombre un tanto molesto, acuérdate, desde hace unas semanas evitaba asomar la cabeza.

Uno de los forenses saca de entre sus bolsillos Luminol y lo esparce donde fue encontrado el cuerpo presuntamente sin signos vitales. No encuentra rastros de sangre o de fluidos. Con ayuda de unas pinzas, recoge restos de la alfombra donde yacía el sujeto.

Suena un teléfono. Contesta el ama de llaves, quien observaba la escena y salió como resucitada desde la lejanía del pasillo. Refiere que hallaron un cuerpo y que corresponde con las características físicas del presidente. Esas palabras bastaron para que todo mundo perdiera la cabeza y saliera corriendo hacia el sitio. 

Al lugar arribaron decenas de patrullas, equipo forense y medios de comunicación

–¿Quién le dio el pitazo a esos cabrones?

–Seguro alguien de la policía, ya sabe que esos viven del escándalo. Pero ahorita me los calmo, mi jefe. 

–Quiero que todo se maneje con discreción. Con el primero que se quiera pasar de listo, ya sabes qué hacer.

——– 

Encuentran el cuerpo entre la maleza de un paraje cerca de Texcoco. Las caras desencajadas comienzan a aparecer. Era su ropa, su chamarra, el anillo de bodas, los viejos zapatos que se negaba a tirar porque decía que no debía ostentar. Le arrancaron el rostro, lo desollaron. Cortaron su cuerpo, lo dejaron incompleto.

Los presentes no daban crédito a lo que sus ojos veían. Hacía falta ruido, porque su ausencia enloquecía. Nadia pronunciaba palabra, evitaban siquiera mirarse. No había nada más que hacer. Estaba muerto y lo que seguía era explicarle a un país entero qué había sucedido esa noche en la que se quedó sin presidente.  

Los científicos forenses, acostumbrados a este tipo de situaciones, iniciaron tranquilamente sus labores de levantamiento de pruebas. Ver muertos es parte de su vida. Con ellos comen y con ellos duermen. Uno más no significa nada.

La muerte es un mecanismo de igualdad. Cuna de oro o catre de petate, da igual. Morir hace a todos semejantes. Los bolsillos son vaciados una vez que estos se llenan de tierra, de inmundicia y alimañas.

Su trabajo en la recolección de pruebas era importante, por lo que se les exigieron los resultados a la brevedad. Pidieron cinco días y la respuesta estaría lista.

Pasaron cinco noches y la respuesta tocaba la puerta desesperadamente:

“Caso de peritación real elaborado como perito privado a solicitud de la familia de hombre de 64 años fallecido por homicidio para el que se ha examinado la documentación disponible y se han hecho diversas consideraciones y estudios para intentar precisar la causa de muerte.

Se determinó el sexo mediante los rasgos morfológicos de la pelvis y del cráneo; se realizó la estimación de edad a partir de las carillas articulares de huesos de las costillas, pubis y pelvis dando como resultado un sujeto de edad aproximada de entre 40 y 50 años; se calculó la estatura por medio de los huesos largos del fémur y las falanges arrojando así un sujeto de un metro con setenta centímetros de altura; la incisión presente en el abdomen se realizó con un arma punzocortante misma que, mediante un examen entomológico, fue realizada entre las 19:00 y las 23:00 horas del día 27 de noviembre de 2018 lo que indica que la víctima tenía por los menos cuatro días con dicha incisión, ocasionándole la muerte a primeras horas del día posterior, 28 de noviembre del 2018, por desangramiento; por último, se realizaron pruebas al material genético del occiso resultando éste negativo a las pruebas de ADN realizadas a sus consanguíneos.

Resultado final: el cuerpo encontrado no corresponde con las características del sujeto referido y por el que se elaboró dicho peritaje.

Los razonamientos inferidos siempre son probabilísticos, pero atienden a máximas de la experiencia que consideran más probables las explicaciones más simples (según la llamada “navaja de Ockham”), siempre que sean satisfactorias. Las conclusiones pretenden ofrecer elementos de juicio que complementen los testimonios y documentos mediante lógica y experiencia”.

–¡No es él! Repito ¡No es él!, dice la titular del noticiero de las dos de la tarde en cadena nacional.

 –Pero entonces… ¿dónde está?

 

 

Comments

comments

Periodista con gusto por la antropología. Escribo hasta que las palabras se me agoten. Amante de la fotografía, los viajes y las letras. Busco contar historias que vayan más allá de un "érase una vez". He colaborado en sitios como Notimex, A21, Contacto en Medios y el GACM.

ÚLTIMA ENTRADA

Bésame

Bésame

Como huyendo de algo o alguien Nos escondemos en medio de la

Cuento: Agnosia II

«La explicación más simple y suficiente es la más probable, mas no
Aura

Aura

Sin anunciar su llegada Avanza con su andar liviano, Como quien acaricia
frojiMX Top