Revista Digital

coronavirus

Apuntes de un Centinela: El error del coronavirus y la culpa viene en envase de plástico

in Opinión by

Un “error de formulación” ha modificado el nivel de riesgo del coronavirus que la Organización Mundial de la Salud había calificado como “moderado”, al rango “alto”, y “muy alto” en China, donde todo se originó.

Esta determinación ya la habían tomado antes con la la gripe porcina H1N1 en 2009, la fiebre del Ébola de 2014 a 2016 y el virus del Zika en 2016. Ahora bien, a México solo llegó la H1N1 y la paranoia nos dejó en aquel entonces sin clases, sin saludar como siempre y sin corbatas. 

¿Sirvió? No del todo, porque la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud reveló una estadística en los últimos días en la que destacan 2 mil 241 casos de este tipo y 87 defunciones. En estos tiempos le tocará al Instituto de Salud para el Bienestar enfrentar lo que pueda llegar a México, así sea el coronavirus u otro virus, aún con la precariedad de medicamentos, presupuesto y manos curadoras que estén realmente dispuestas a curar o mantener vivos a los mexicanos.

Mientras que en China -epicentro del coronavirus- y otros países la alerta no tarda en tocar asuntos de concentración masiva: conciertos, rodadas, deportes como Juegos Olímpicos (aunque sean en Japón), fútbol, viajes y demás medidas que, como pandemia, debemos aceptar.

Consumidor culposo

Los esfuerzos para reducir la contaminación van a cuentagotas en el mundo y también en nuestro país. Parece que no basta con dejar las bolsas de plástico que nos daban en el super, porque seguimos comprando champú en botella de plástico, pañuelos desechables en empaque de plástico y hasta refrescos en envases de plástico.

¿No deberíamos reflexionar un poco más y creer que en realidad quienes más contaminan son las empresas? No, ¿verdad? Es tarea de ambas partes, aunque para Coca-Cola la culpa de la contaminación es de los consumidores. Esperen, ¿qué?

Bea Perez, responsable de sustentabilidad de Coca-Cola, aseguró en el Foro Económico Mundial de Davos, en Suiza, que el consumidor es el responsable de que Coca-Cola siga usando envases de plástico de un solo uso, porque encuentra que son prácticos para transportar.

Es decir, la empresa hace caso a la demanda de los consumidores -con tal de seguir aumentando sus ganancias- sin importar un impacto ambiental o responsabilidad social, habiendo alternativas para envasar como el cristal o lata, que igual contaminan pero al menos no es plástico. ¿Seguimos tomando nuestra coquita bien fría en botella de plástico?

La frase desatinada

«A chillidos de marrano, oídos de chicharronero», fue el refrán que tuiteó este lunes el subsecretario de Gobernación, Ricardo Peralta. Dijo que tenía dedicatoria a «los malquerientes y oportunistas» opositores de la Cuarta Transformación, pero pues se le olvidó que es funcionario público y nos recordó aquella frase: “Ni los veo, ni los oigo”, de Carlos Salinas de Gortari en su último informe de gobierno.

Bien pensado subsecretario, así desvía la atención de que será investigado por el Servicio de Administración Tributaria (SAT), como lo adelantó el colega Mario Maldonado en su columna del lunes.

Comments

comments

Soy un periodista que ha escrito sobre política y negocios. Trabajé en MILENIO Diario, Notimex y colaboré en marcomares.com.mx (Fortuna y Poder). También soy co-fundador de ContraRéplica Diario y fundé Cuestione con otros colegas.

ÚLTIMA ENTRADA

frojiMX Top