Revista Digital

Empresarios

El enemigo es el covid-19, no los empresarios

in Opinión by

La ayuda a los empresarios mexicanos es insuficiente, el desempleo está por crecer más y el presidente López Obrador está muy enfadado en Palacio Nacional porque le “molestan los moditos” con los que el sector privado logra acuerdos.

Les cuento. Este fin de semana el Banco de Desarrollo Interamericano (BID) puso a disposición con la Industria Privada en México una línea de crédito de 12 mil millones de dólares para micro, pequeñao y medianos empresrios, con el firme objetivo de darles la ayuda que el gobierno no quiere dar. Por supuesto que no tiene nada de malo, no obstante, Andrés Manuel se inconformó.

Y es que fueron las formas en las que se dio el acuerdo lo que hizo enojar al presidente. “No me gusta mucho el modito de que se pongan de acuerdo y quieran imponernos sus planes (…) ¿cómo que se hace un acuerdo y que ahora Hacienda lo avale? ¿Y qué?, ¿nosotros estamos aquí de floreros, de adorno?”.

El error es que los empresarios no le informaron al mandatario que no debe avalar este oxígeno financiero para cerca de 30 mil empresas en medio de esta crisis económica que trajo el Covid19. De hecho, el mismo día que firmaron el trato, la Secretaría de Hacienda, de Arturo Herrera, ya había dado su respaldo, incluso el canciller Marcelo Ebrard había celebrado en Twitter esta negociación.

Lee además: las clases en confinamiento olvidan a los más vulnerables

 

Hasta el mismo Herrera se adelantó a decir que la reactivación económica del país está por darse el 17 de mayo, aunque el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell expresó que la Jornada Nacional de Sana Distancia termina el 30 de mayo. 

Lo cierto es que debemos esperar para evitar que la curva de contagios, intubados y muertos crezca desmesuradamente. Además, la saturación hospitalaria está empezando a poner las cosas peor.

De tal manera que parece que el esfuerzo del Consejo Mexicano de Negocios y su alianza con el BID no fueron bien recibidos por la Cuarta Transformación, pero es que, como dice el dicho, López Obrador “ni picha, ni cacha, ni deja batear”, a propósito de que le gusta el beisbol.

Ojalá alguien le haga entender al presidente que, en tiempo de crisis, una solución eficaz es generar deuda para cubrir las pérdidas, apoyar a los empresarios sanaría las finanzas de un sector que en su mayoría no es multimillonario. Porque el 80 por ciento de las empresas factura menos de 1 millón de pesos al año, y llegan a tener de 4 a 30 empleados, que perderán su fuente de ingresos sin un apoyo sustancioso.

Pero a Andrés Manuel López Obrador le gusta más el apoyo clientelar, dar apoyos directos a la gente, sentirse el héroe y ganarse un lugar en la historia. Si tan solo estuviéramos en los años 60.

Salinas Pliego, el empresario intocable de la 4T

Para tomar en cuenta

La organización ciudadana independiente Futuro 21 ha planteado los objetivos en que el gobierno debería centralizar sus esfuerzos en esta crisis, como la suspensión temporal de obras como el Tren Maya, el aeropuerto de Santa Lucía y la refinería de Dos Bocas, para que esos recursos se destinen al sector salud, tan necesitado de insumos en esta emergencia.

Si esto se logra, el paso siguiente está en establecer un ingreso básico universal, así como la protección al empleo con cobertura de gobierno y de la Industria Privada. Esto, por supuesto, sin que López Obrador se vaya a molestar.

Comments

comments

Soy un periodista que ha escrito sobre política y negocios. Trabajé en MILENIO Diario, Notimex y colaboré en marcomares.com.mx (Fortuna y Poder). También soy co-fundador de ContraRéplica Diario y fundé Cuestione con otros colegas.

ÚLTIMA ENTRADA

frojiMX Top