4T

La 4T mueve sus peones del gobierno

Renunció Olga Sánchez Cordero a la Secretaría de Gobernación el pasado jueves 26 de agosto porque la Cuarta Transformación se dio cuenta de dónde es mejor poner sus peones.

Tarde, pero atendieron la necesidad de dominar un Congreso con figuras imprescindibles, por ejemplo, la ex ministra. Es, en este nuevo ciclo, lo que Porfirio Muñoz Ledo dejó en su paso por la Cámara.

Las decisiones importantes, las reformas, los presupuestos ahí obtienen aprobaciones y descalificaciones, la verdadera política mexicana se da en las tribunas, eternamente cuestionadas sobre quienes las representan. Por eso Olga allá y Adán Augusto en Segob, otro tabasqueño al poder.

“Le pido a mis paisanos que se le permita a Adán a que venga a ayudarme, para terminar de consolidar el proceso de transformación, consumar la transformación”, dijo López Obrador en la presentación del ex gobernador de la tierra natal de Andrés Manuel.

Por otro lado, Olga fue recibida y vanagloriada entre aplausos de los senadores de Morena y aliados, pero lo más importante fue el voto unánime para ser propuesta ante el Pleno como la próxima presidenta del Senado.

Estará a cargo de la dialéctica entre Morena y la fuerza opositora, sin dejar de lado la encomienda del Presidente. Y son tres las tareas para la LXV Legislatura: impulsar la reforma en materia político-electoral, modificar el sector eléctrico y una iniciativa del Ejecutivo para fusionar a la Guardia Nacional a la Sedena.

De tal manera que se comienzan a mover las piezas de la Cuarta Transformación hacia donde debieron tomarle importancia. Que salgan más titulares de dependencias no significa nada trascendental, pues bien sabemos que el que manda y organiza es López Obrador desde Palacio Nacional.

Para muestra, cuando se fue de Hacienda Carlos Urzúa por la imposición de funcionarios que carecen de experiencia en puestos gubernamentales, y porque la administración en turno tomó decisiones de política pública sin contar con suficiente sustento.

Mismos casos de Josefa González-Blanco y Víctor Manuel Toledo en Semarnat; María Luisa Albores en Bienestar; Javier Jiménez Espriú en SCT, Germán Martínez en el IMSS, o Irma Eréndira Sandoval en la Función Pública. Algunos no quisieron ser “floreros” en esta administración.

Así llega Andrés Manuel López Obrador a su tercer informe. Con la antesala de la renuncia de Julio Scherer Ibarra a la Consejería Jurídica del Ejecutivo Federal, con el nombre de Bernardo Bátiz y de Loretta Ortiz Ahlf sonando como su posible reemplazo.

Y en sus pesos pesados, ese mismo día del informe, se estará revelando la salida de Javier May de Bienestar, del agrónomo Octavio Romero Oropeza de Pemex y del titular de la SCT, Jorge Arganis. Pongan a quien quieran, total, el que manda y mueve las piezas de Cuarta Transformación, es López Obrador.

Comments

comments

Soy un periodista que ha escrito sobre política y negocios. Trabajé en MILENIO Diario, Notimex y fundé Cuestione con otros colegas. Ahora soy reportero en El Heraldo de México.

ANTERIOR

Alcalde de Tlalnepantla despilfarra 3.1 mdp en anillos y relojes

Siguiente

Martha: cuatro años de globos rosas en el cielo

ÚLTIMA ENTRADA