Paraísos perdidos

La mañana del 16 de enero el país se despertó con una triste noticia. El caribe mexicano se tiñó de rojo por una balacera ocurrida en el bar “Blue Parrot”, en Playa del Carmen, Quintana Roo. El siniestro cobró la vida de cinco personas y dejó heridas a otras quince. La vida nocturna se apagó y el miedo inundó cada rincón de la costera. Fueron los Zetas, quienes pelean la plaza; son ellos los que insisten en dominar este edén. El narco, otra vez él. Otro paraíso perdido.

Días antes del atentado, el secretario de Turismo, Enrique de la Madrid, informó que el 80% de los turistas que llegan a México se concentran en visitar cinco destinos: Puerto Vallarta, Cancún, Los Cabos, Playa del Carmen y la Ciudad de México. Y no sólo eso, también el país se colocó como la novena nación más visitada del mundo.

Pero qué sucede cuando uno de nuestros destinos más aclamados y reconocidos por su belleza se sumerge en aguas difíciles de atravesar como lo es la violencia. Las cifras que proporcionó el secretario son positivas pero desalentadoras, ya que reflejan un panorama grato para algunos estados de la república pero, a su vez, demuestran que la oferta turística se ha estancado y que otros lugares sencillamente, han quedado en el olvido.

Y tal es el caso de Acapulco, puerto reconocido a nivel mundial por sus inigualables playas y vida nocturna. La violencia arrasó con la paz de este sitio. Atrás, y sólo en canciones, quedaron las ideas de que en su mar la vida era más sabrosa. Los programas gubernamentales para apoyar a esta entidad se desvanecieron, así como sus turistas. Poco a poco, la costera Miguel Alemán comienza a recuperar la fiesta que vivía los 365 días del año. Ahora, algunos han decidido volver a confiar en el puerto mexicano más visitado por estrellas de Hollywood.

Conocer México no sólo es viajar a sus destinos de sol y playa, los cuales deben ser fortalecidos con la oferta de productores y empresarios regionales, sino también, a aquellos lugares que ofrecen bellas catedrales o inigualables zonas arqueológicas. Los programas del gobierno deben impulsar a más localidades con potencial turístico. México cuenta con 32 estados, no sólo cinco. Tiene 111 pueblos mágicos que están a la espera. Posee 34 sitios considerados Patrimonio Cultural de la Humidad. Honremos eso.

El turismo es, sin duda, una de las industrias más importantes para la economía nacional ya que representa el 8.7% del PIB. Además, significa grandes ingresos para la nación como los 17 mil 457.1 millones de dólares que dejó la visita de más de 32 millones de viajeros internacionales durante 2016.

Es por eso que no se puede perder todo si un destino nos es arrebatado. Es momento de mirar hacia otros horizontes, es necesario diversificar la oferta turística del país: promover más a Tamaulipas y su cuera; Michoacán y sus corundas; Sonora y su Puerto Peñasco o Coahuila con sus impresionantes paisajes naturales en Cuatro Ciénegas.

Es vital hacer de nuestro país un referente turístico a nivel mundial, el sitio idóneo para conocer a profundidad tradiciones y costumbres, playas y ciudades. Hay que hacer de México un lugar en el que a cualquier turista le sea imposible hacer las maletas para emprender el regreso a su lugar de origen. No dejemos que la violencia corte nuestras alas al viajar por nuevos caminos.

Comments

comments

Periodista con gusto por la antropología. Escribo hasta que las palabras se me agoten. Amante de la fotografía, los viajes y las letras. Busco contar historias que vayan más allá de un "érase una vez". He colaborado en sitios como Notimex, A21, Contacto en Medios y el GACM.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

ANTERIOR

“Mi gran Ciudad de México: el fondo de tu sexo es un criadero de claras fortalezas”.

Siguiente

Injusticias animadas de ayer y hoy

ÚLTIMA ENTRADA