Revista Digital

Category archive

podcast - page 3

China y EU, potencias disímiles unidas por un nuevo orden mundial

in Cultura/Investigación/Opinión/podcast by

Para nadie es un secreto el gran poder que tiene Estados Unidos a lo largo de todo el mundo, sin embargo, no es el único país que lidera en el orbe. Al lado de los estadounidenses figuran países como Rusia o la llamada Unión Europea (UE), quienes por varios años han mantenido una importancia y poderío internacional. Y en este liderazgo aparece también China, país que ha logrado posicionarse en el plano mundial.

A finales del siglo XIX, La República Popular de China abrió sus puertas al exterior, lo cual, a largo plazo, generó que su desarrollo económico se convirtiera en el más rápido del mundo.

Lo anterior se vio reflejado en el crecimiento de su Producto Interno Bruto (PIB) per cápita. De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), en 1978 fue menor a los 226 dólares, en 2003 alcanzó los mil dólares, en 2006 se duplicó alcanzando más de 2 mil dólares, en el 2010 se elevó a 4 mil 300 dólares, y a finales de 2014, se elevó a 7 mil 500 dólares. Lo que significa un crecimiento de más del 2800% en 36 años.

Estados Unidos se percató de este desarrollo, por lo que ha buscado la cooperación entre ambos países. Si bien son dos sistemas sociales y políticos antagónicos, con culturas e ideologías completamente distintas, la realidad los ha unido cada vez más.

«China y Estados Unidos, individual y conjuntamente, son tan importantes en la economía global y el sistema financiero, que aquello que hagamos tiene impacto directo en la estabilidad y fuerza del sistema económico internacional», así se refirió alguna vez sobre la relaciones bilaterales, Timothy Geithner, Secretario del Tesoro de los Estados Unidos entre 2009 y 2013.

Los gobiernos de Estados Unidos y China reconocen que, pese a sus diferencias, su destino está entrelazado y por lo tanto su relación es clave en el sistema internacional.

Es evidente que muchas de nuestras actividades cotidianas están fuertemente relacionadas con aportes de Washington y Pekín.

Estados Unidos es un país que posee una serie de características que en conjunto lo hacen influyente. Cuenta con un gran potencial creativo, productivo, económico, social, educativo, militar y tecnológico, lo que le ha permitido aportar una infinidad de cosas no sólo a su país, sino a todo el mundo. Sólo es cuestión de voltear a nuestro alrededor para darnos cuenta que casi todo está relacionado con ellos.

Mientras, la inmersión de China en nuestra vida cotidiana va aumentando con el paso de los años. Si hace poco, su imagen estaba asociada a los juguetes, a los textiles o a los restaurantes, ahora su perfil es otro y más complejo.

Los puntos fuertes de China son numerosos, pero uno de los más importantes es la disponibilidad de mano de obra, ya que le ha permitido ser un competidor casi invencible en materia de manufacturas y exportación.

A pesar de que todo apunta a la necesidad de cooperación y dependencia mutua, la relación entre los estadounidenses y los chinos ha tenido algunos roses.

Uno de los problemas ha sido en relación a las monedas -yuan y dólar-; muchos expertos han afirmado que la moneda china se ha infravalorado.

Ante esto, y consciente de la presencia del dólar estadounidense como moneda predominante en el mundo, China ha intentado lograr la internacionalización del yuan mediante diversas acciones. Ha comercializado con algunos de sus principales socios en yuanes, y además ha firmado acuerdos con distintos bancos centrales para poder utilizar esta moneda.

¿Qué es lo que sigue ahora? Durante su última reunión, los presidentes de ambos países, Donald Trump y Xi Jinping, hablaron sobre la gran responsabilidad histórica que la relación china-estadounidense representa.

Xi afirmó que durante la reunión llegaron a muchos “entendimientos comunes”, y Trump por su parte dijo que «muchos problemas potencialmente malos van a desaparecer».

Estos dos países juegan un papel sumamente importante en el plano internacional. Son exportadores principales en todos los continentes, las empresas transnacionales más importantes son de ellos, están involucrados en gran parte de los acuerdos comerciales en todo el mundo, los bancos más importantes tienen sede en China y en Estados Unidos, etcétera, etcétera, etcétera.

Incluso podemos afirmar que las decisiones y acciones que implementan estos países, sin importar sea de manera conjunta o individual, afectan en gran medida a todo el mundo.

No podemos tener certeza sobre cómo se presentará el futuro, pero si podemos estar seguros de los asuntos que están definiendo nuestro tiempo.

En tanto, China ha aumentado su influencia en todo el mundo, incluso en los rincones donde su presencia había sido tenue, por lo que el mundo quiere saber más de los asiáticos.

Mientras, Estados Unidos, quien después de la Guerra Fría desempeñó el papel de “potencia única”, ha empezado a tener nueva compañía en su liderazgo.

Algo es claro, Pekín llegó para quedarse, y difícilmente va a desaparecer de la escena internacional. Por lo que Washington tendrá que lidiar con ellos.

Cada vez son más claros los síntomas de un nuevo tipo de bipolarismo internacional. Todo parece indicar que estará encabezado por Estados Unidos y China. Cada uno necesita del otro y el mundo necesita de ellos.

 

Gastronomía: los alimentos de la mente colectiva

in Cultura/Investigación/Opinión/podcast by

¿Qué es bueno para comer y qué es malo con sólo pensar en saborearlo? Comer es un asunto que va más allá de tu plato. No se trata de sólo satisfacer a tu paladar, sino también, comprende de un conjunto de reglas sociales que, de ser ignoradas, pueden llevarte a una “muerte social”. Porque algo es cierto: no comemos de todo. Y si es así, ¿quién de ustedes ha comido gato, perro o humano?

Son diversos los factores que intervienen en la decisión de cada ser humano a la hora de comer. No sólo tiene que ver el aspecto biológico, en el cual ciertos productos son inadecuados para que nuestra especie los consuma, como el petróleo, también se relaciona con la cultura alimenticia y las tradiciones de cada pueblo.

Por ejemplo, de acuerdo al antropólogo Marvin Harris, en México, los aztecas no sólo consumían la carne de sus prisioneros de guerra para extraer su fuerza, sino también, porque se tenía la creencia de que ésta actividad era un método de regulación demográfica en la zona. Un pueblo como éste que ofrecía sangre y corazones a sus dioses sólo tenía el propósito de cumplir con su sagrado deber y sí, por qué no decirlo, de saciar su gusto por la sangre humana.

Antes esto, no debería sorprendernos que en sus orígenes, nuestro querido pozole fuera preparado con carne humana y ofrecido al dios de la primavera con la esperanza de obtener buenas cosechas. Hay relatos que indican que al emperador Moctezuma se le servía un enorme plato de pozole acompañado con el muslo de un prisionero sacrificado.

Los hábitos alimenticios transmiten mensajes derivados de valores, costumbres o creencias religiosas y es menester no ridiculizar ni condenar la gastronomía de otras tierras sólo porque nuestros pies no están en ellas. La comida es un símbolo y hay que saber interpretarlo.

Así como tú no concibes comerte al perro de la familia, ése que te ha acompañado por años y con quien has creado una relación cercana, un hindú no puede siquiera imaginar en degustar un manjar en donde el alimento principal sea una vaca. Cómo comerte al animal que te ayuda en el arado de tus tierras, aquél que evitó que durante la sequía los hombres se comieran entre sí. O bien, para una comunidad peruana situada en el sur de este país, comer gato por motivos religiosos es la mayor muestra de fervor, un platillo imprescindible en su tradición.

Es así como la comida primero debe alimentar la mente colectiva antes que a nuestro estómago. Antes que bueno para comer, el hombre come lo que él considera bueno para pensar. No juzgues el plato ajeno. No señales lo diferente porque  lo que para ti es prohibido no lo es para todo el mundo.

El alto costo de la violencia en México

in Cultura/Investigación/Opinión/podcast by

México se encuentra lejos de ser  uno de los países más pacíficos en el mundo, de forma específica, nuestro territorio ocupa el lugar 140 de 163 Estados evaluados en esta materia, según refiere el Índice Global de Paz 2016 elaborado por el Instituto de Economía y Paz (IEP); en el cual Islandia se situó en el número uno y Siria en el lugar 163.

Esta realidad de violencia se endureció durante 2016, de acuerdo al Índice de Paz México 2017 (IPM) desarrollado por el IPE, el indicador relacionado con la violencia o ausencia de paz aumentó en 4.3% en comparación con el 2015, de acuerdo a un informe anual que se publicó en este mes.

El aumento está relacionado con un incremento en la tasa de homicidios, la cual creció un 18.4% en relación al 2015. Ante estas circunstancias, el costo de la violencia, tanto para los ciudadanos como para el país, se eleva de forma significativa también, tal como lo hizo en 2016.

Implicación económica de la violencia para los ciudadanos

Durante 2016, al país la violencia le costó 3 mil 72 millones de pesos (3 billones), lo que representó un 23.6% más que el año anterior, cuando ésta se situó en 2 mil 994 millones de pesos. Cabe destacar que, esta suma equivale casi al 18% del Producto Interno Bruto.

Los rubros que más impacto económico generaron destacan los delitos con violencia y el homicidio. El primero prevé un costo de mil 448 millones de pesos, y el segundo 987 millones de pesos.

Tan sólo en el caso del homicidio, el costo de este delito incluye los costos en los que incurrió la familia de la persona fallecida, la carga sobre la justicia y los sistemas de aplicación de ley, así como la disminución de la productividad en la familia ante la pérdida de uno de sus miembros.

Los demás aspectos contenido en este cálculo general realizado por el IEP,y con información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), contemplan los crímenes de la delincuencia organizada, encarcelamientos, delitos con arma de fuego, seguridad privada, gasto militar, gasto en seguridad interna y el gasto en el sistema judicial.  

            

A su vez, este costo prevé que a cada ciudadano, la alteración en la paz, en promedio,  le cuesta 25 mil 130 pesos, cifra rebasa lo que una gran cantidad de ciudadanos gana por su trabajo al año, es decir un salario mínimo.

Y esta cifra aumenta en cada estado del país, en relación al grado de violencia que tenga registrado. Tal es el caso de Colima, el estado con la mayor tasa de homicidios, y que ocupa el lugar 32 de todas las entidades del país, en donde el IEP estima que a cada colimense le cuesta 66 mil 500 pesos.

En tanto, Nayarit que el estado con la menor tasa de violencia el costo es menor, y el que se encuentra en el número uno del listado,  a cada nayarita le implica un gasto de 10 mil 220 mil pesos, la sexta parte de lo que se prevé para cada colimense.

El IEP es enfático y analiza que mientras más alto es el costo de la violencia provoca que los estados carezcan de recursos para otros rubros importantes, como educación o salud.

Gasto gubernamental para la contención de violencia

Cabe destacar que el gasto gubernamental para la contención de la violencia en este 2016 fue de 221 mil millones de pesos, ligeramente inferior al 2015 cuando se ubicó en 222 mil millones de pesos.

Este gasto incluye rubros como Seguridad interna, Justicia y Gasto militar.

Desde el 2013 éste ha ido en aumento, en dicho año el gasto total fue de 194 mil millones de pesos; y en 2014 pasó a 209 mil millones de pesos.

Y en una comparativa con lo que gastaba en 2003, éste subió un 120%; es decir pasó de 99 mil millones de pesos a la cifra más reciente del 2016, 221 mil millones de pesos.

En el informe más reciente el IEP destaca la importancia de analizar dicho gasto, ya que éste surge de los impuestos que pagamos todos los ciudadanos y la reorientación a esta área implica menos recursos para otros rubros importantes, e incluso los recursos son menores para  la generación de medidas de paz a largo plazo, como puede ser la concientización de esta problemática social.

El periodismo de agencia en México antes de Notimex

in Cultura/Investigación/Opinión/podcast by
Notimex

La presencia de las agencias de noticias en México es tan antigua como las mismas agencias. Esto se remonta a 1846, cuando nuestro país estaba enfrascado en una guerra con los Estados Unidos, la cual terminaría con la pérdida de la mitad del territorio, tras la firma del Tratado de Guadalupe Hidalgo. La gran herida nacional, jamás cicatrizada.

Durante estas fechas, cinco periódicos de Nueva York querían informar sobre lo que acontecía en el territorio mexicano, pero dado que los costos eran muy elevados, se reunieron para fundar una ruta exprés de ponis que llevara las noticias hacia el norte más rápido que lo hacía en aquel entonces la Oficina Postal de los Estados Unidos. Éste fue el nacimiento de la Associated Press (AP).

Durante los siguientes cincuenta años –y principalmente después de la repartición mundial por parte de las cuatro principales agencias de noticias en 1876 (Havas, Reuters, Wolff y AP)– México fue un territorio neutral para que estos conglomerados informativos ejercieran el periodismo. Es decir, cualquiera podía cubrir nuestro territorio y publicar lo que ocurría en éste. Pero, tras la Primera Guerra Mundial, era posible observar que las noticias “provenían de los grandes consorcios del vecino del norte, AP y United Press (UP)”, según señala el investigador Sebastián Rivera Mir.

En el siglo XIX no existió ninguna agencia de noticias propiamente mexicana, ni tampoco durante los primeros veinte años del siglo XX. Fue hasta que terminó la Revolución Mexicana cuando se dieron los primeros esbozos de creación de distintas agencias. Se distinguen dos etapas en estos años, previo al nacimiento de Notimex.

La primera de estas etapas va de 1920 a 1925, y durante estos años varios empresarios buscaron crear agencias que sirvieran como proveedores de noticias para periódicos en el extranjero. Nacieron con más ímpetu y ganas que con un verdadero conocimiento de lo que era el periodismo. Buscaban ser portavoces de lo que ocurría en nuestro país, o como redactaron los creadores de la Agencia de Información Mexicana en 1920, “hasta el presente, toda la información mexicana, está en manos de agencias extranjeras y de corresponsales particulares, para los cuales México es sólo un campo de operaciones mercantiles”.

Estas agencias sufrieron de espionaje gubernamental. Usualmente se les acusaba de proporcionar información a gobiernos extranjeros, principalmente el estadounidense. Hay que recordar que, en aquella década, las relaciones entre ambos países aún no eran de total amistad y había gran resentimiento y rencor sobre las intenciones de nuestro vecino del norte. Este miedo llevaba a los primeros gobiernos nacionales posteriores a la Revolución a querer controlar toda la información que circulaba en México.

Esto nos llevó a la segunda etapa, la cual, como tal nunca ha dejado de existir. Durante el segundo lustro de 1920, surgieron distintas agencias que contaban con la bendición gubernamental como Ariel News Service, la Agencia Mexicana Trens y la Agencia Duems.

En pocos casos esta bendición era tan evidente como en la Agencia Trens, la cual buscaba “introducir noticias mexicanas directamente en los medios estadunidenses y a su vez, filtrar las noticias que desde Estados Unidos llegaran a los diarios mexicanos”, además de que las fuentes de información de esta agencia siempre eran políticos y diplomáticos que buscaban dar una versión bondadosa de lo que ocurría en el territorio nacional, señala Rivera Mir.

Como respuesta a este pulular de agencias de noticias con fachada estatal, el diplomático Juan de Dios Bojórquez fundó la Agencia de Noticias Telegráficas Americana (ANTA), la cual existió en México entre 1935 y 1945, año en que el político Maximino Ávila Camacho –hermano del presidente– le dio muerte, al no poder apropiarse de ésta para “futuras campañas presidenciales”, como acusaría el mismo Bojórquez. A la par de esta agencia, existió lo que puede llamarse propiamente como la primera agencia del gobierno mexicano, el Departamento Autónomo de Prensa y Publicidad (DAPP), creada por Lázaro Cárdenas.

Dos décadas después de la desaparición de ANTA, el gobierno mexicano fundaría Notimex, agencia estatal que hasta la fecha se mantiene y que, a su vez, terminó por condenar a otras pequeñas instituciones informativas de aquellos años como Informex. Sin embargo, cuarenta y nueve años después, es interesante observar que la agencia de noticias con mayor presencia en México no es ésta… es EFE, la española.

Apuntes de un centinela: La edad de las hojas no importa

in Cultura/Investigación/Opinión/podcast by

Ya inició el gran remate de libros en el Auditorio Nacional, con entrada libre por cierto, para enriquecernos el alma y vaciar nuestros bolsillos sin temor. Pero, antes de visitarlos siempre es recomendable hacerse de una lista de indispensables en el librero.

Si bien habrá alrededor de 250 expositores y casi 700 editoriales, descuentos y actividades para fomentar la lectura, debemos hacer una reflexión ahora mismo. Es la onceava ocasión que se presenta esta oportunidad; más de 140 mil personas asistieron el año pasado y quiero creer que se repetirá la cifra.

No obstante, abro la invitación a no olvidar a las librerías de viejo, esas que al entrar te sabes poseído por ediciones únicas e irrepetibles, primeras versiones y errores que saben a bendiciones por su singularidad.

La Ciudad de México funge como librero atinado por la variedad de negocios dedicados a la venta de libros usados con orígenes asombrosos; una procedencia oscura e inenarrable; en ellos se entretejen historias que esconden pleitos de herencia, robos, angustias económicas… etcétera. Esto da por resultado que nuestros viejos amigos, los libros de segunda mano, aparezcan en el mercado una y otra vez.

Si han caminado por la calle de Donceles en el Centro Histórico se darán cuenta de lo que explico, ya que a veces adquirirlos nuevos en sellos editoriales de jerarquía alta es muy complicado y caro. Entonces la opción de buscar de segunda mano se acrecienta y en momentos nos sorprende.

Recuerdo hace cinco o seis años que buscaba el libro Anhelo de vivir; la vida de Vincent Van Gogh del autor estadunidense Irving Stone (1903-1989) y me encontré con que existía la primera versión (noviembre de 1957) en funda de piel e interior de gamuza, una joya literaria que en ese tiempo costaba 595 pesos. Opté por la edición de 1978; guardaba en sus hojas el aroma de libro viejo que tanto amamos.

A partir de ese enamoramiento imposible recurrí a buscar los títulos que había querido leer. Muy grato fue saber que las tantas ediciones y revisiones que poseen las librerías de viejos a precios más accesibles que incluso en los remates de libros, cuyos integrantes a veces decepcionan las expectativas de los que quieren leer de verdad —no míseros 20 minutos al día—.

Así es que antes de acudir al Auditorio Nacional les recomiendo visitar las librerías de viejo en las calles de Donceles e Isabel la Católica en el Centro Histórico; en la colonia Roma, en Avenida Mazatlán, Álvaro Obregón y San Luis Potosí; en la Hipódromo Condesa, la Calle Ozuluama; Liverpool en la Juárez y hasta la Tabacalera, en la calle de Rosales.

En el amor, como en los libros, la edad no importa. Solo es vivirlos.

Raw o el empoderamiento de los deseos

in Cultura/Investigación/Opinión/podcast by

El polémico debut de Julia Ducournau ha llegado por fin a nuestras salas de cine –a las comerciales, alrededor de esta semana– y con él los espasmos y las arcadas estomacales. Lee nuestra reseña del film a continuación, sin riesgo de spoilers.

Quizá sea importante subrayar que Raw (2016) no es un filme de horror, en el sentido de que no es está hecho para asustar al público. No encontrarán en él momentos para brincar de su asiento, ni una ruptura esencial de lo que conocemos como real. Al menos no en el sentido tradicional del género terrorífico; el pulso de Raw es más primario, más, digamos, primitivo.

En un primer acercamiento, el nombre del personaje principal, Justine, funciona como un guiño a la magna obra Justine, o los infortunios de la virtud, del Marqués de Sade. Escrita alrededor de 1787, la novela explora los infortunios de una joven que lucha contra sus impulsos sexuales, los reprime, y en esa objeción, sufre. El empoderamiento de los pulsos físicos y sexuales de la Justine del Marqués, es una larga travesía de infortunios, en donde la transgresión a la moral, es de hecho la única moral posible.

La Justine de Ducournau atraviesa un trance similar. Encarnada por la actriz Garance Marillier, Justine es una joven que ingresa por primera vez a la facultad de veterinaria: los rituales iniciáticos que atravesará en el recinto la empujarán a la revelación de su propia naturaleza. Esa revelación, no obstante, se dará de manera dolorosa, absolutamente cruda; sin embargo, ese dolor y crudeza son estímulos que desbloquearán fuerzas sexuales ocultas, que prepararán a Justine para una etapa de lubricidad largo tiempo esperada.

En buena medida, Raw es la crónica de la iniciación sexual, y del empoderamiento de los deseos: la dolorsa travesía de una mujer que se asume como lo que realmente es. Todos los personajes del filme orbitan alrededor de esta idea; y es aquí donde se consuma de hecho la idea del horror. Asumir una humanidad que está más allá.

En este sentido, Raw, confronta lo que somos como humanos contra lo que creemos que somos. Todos los rituales universitarios que Justine tiene que soportar funcionan en este nivel subterráneo: el animal que se lleva dentro no puede ni debe aniquilarse, por el contrario, debe asumirse, conocerse y alimentarse. En la superficie, Justine se aleja del mundo paternal, del mundo de los adultos y en buena medida del patriarcado, para instalarse en uno que lleva la transgresión como norma.

Esa transgresión funciona asimismo en dos niveles: primero en uno social: porque Justine es una chica que hace retumbar los muros del patriarcado. Las escenas en donde ella ejerce el poder de su feminidad y confronta poderes contrarios abundan en el film. No quiere decir que Raw sea una película feminista; pero sí cuenta con una perspectiva de género muy poderosa. En el segundo nivel: su relación con el dolor.

Devorar o ser devorado es en sí una idea terrorífica, pero también guarda una tensión erótica. Ésta se explora más profundamente en Raw que la primera. De ahí que su directora haya descrito a la película como un crossover entre drama, comedia y horror corporal.

Los placeres eróticos de la carne y de la sangre mueven a los personajes con igual fruición en el film, y son de hecho las mujeres –una familia de mujeres– la que llevará la voz cantante. Todos los demás personajes se relacionan con ellas de la misma forma que se relacionan con el dolor. El placer del dolor es lo que consuma la relación erótica.

Raw, en este sentido, es un film sádico más que terrorífico. La humanidad que retrata es hasta cierto punto utópica, restaurada: la relación que hay entre lo femenino y lo masculino no tiene desequilibrios; hombres y mujeres ocupan el mismo lugar semántico, y se entienden únicamente a través de estímulos violentos, dolorosos, pero consensuados en un nivel sexual. El asesinato no es aquí una transgresión moral, sino una restauración de la naturaleza.

Esta premisa es una de las ideas centrales en la obra del Marqués, que dejó patentada en sus obras cumbres, y que sustenta todavía hoy en día la semilla de la revolución sexual y la revolución feminista. Raw se encuentra exactamente en este nivel, y no sería sorpresa si fuera adoptada como estandarte por comunidades liberales o LGBT.

En palabras de la directora, el largometraje se centra en la cuestión de lo que nos hace ser humanos, de los límites de lo humano, y de cuánto animal, bestial, o más allá de lo humano, ya hay en nosotros. Podríamos agregar que Raw se centra en la cuestión de lo que es ser mujer, los límites de la mujer, pero también sus poderes, sus animales impulsos, y la relación que guarda en todo ello lo masculino.

El final es revelador: en el centro del film no hay una respuesta, una solución, por el contrario, hay un agujero negro que absorbe materia, tiempo y espacio por igual; una angustia que une a todos los personajes, angustia que sólo puede ser liberada, como dictan los cánones, por el orgasmo. La búsqueda del orgasmo, disfrazada por el hambre de carne humana, es lo que hace a la caníbal de Justine lo que realmente es: un monstruo muy real, muy necesario, muy presente.

 

Transporte público en el Edomex, ineficiente, costoso e inseguro: Segunda Parte

in Cultura/Investigación/Opinión/podcast by

En una entidad donde el 77% de la población no cuentan con automóvil propio, como lo señalan el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP, por sus siglas en inglés) y la asociación civil El Poder del Consumidor, el uso del transporte público es imprescindible.

Los altos costos, la inseguridad constante y la ineficiencia tanto de los operadores, como de las unidades y las rutas, ha convertido al traslado a través del servicio público de transporte en el Estado de México en todo un suplicio.

Esta es la segunda de tres partes en las que Froji expone la situación en cuestión.

Lee aquí la primera parte

Inseguridad: el reflejo del estado en el transporte

“Qué rica, ¿te gusta cómo te toco?”

Era viernes 18 de marzo de 2016, como todos los días Ella tomó, a las 5:50 horas de la mañana, el transporte público de la ruta Ixtapaluca-Aeropuerto en su trayecto cotidiano del Estado de México a la capital del país.

El transcurso del viaje era como cualquier otro hasta su trabajo en Bucareli y Reforma en el corazón de la Ciudad de México, pero no pasó mucho tiempo de haber subido al vehículo cuando éste se desvió hacia un lote baldío.

Tras cambiar su ruta, dos hombres con navaja en mano, que se encontraban a bordo de la unidad, amedrentaron a los pasajeros, en su mayoría mujeres, y les exigieron que  les dieran sus celularesal igual que el resto de sus pertenencias.

En tanto, un taxi venía escoltando a la unidad de transporte público del Estado de México desde atrás.

No bastándoles con las pertenencias, los asaltantes comenzaron a agredir sexualmente a las pasajeras: a Ella le bajaron los pantalones, le levantaron la blusa y la sentaron en sus piernas, a la vez que le decían entre risas: “qué rica, ¿te gusta cómo te toco?”.

Como sello final, le pegaron en pómulo y en el estómago, rozando la navaja en su vientre.

Después de 40 minutos de tormento, los atacantes bajaron a las víctimas de la unidad. Los asaltantes se fueron junto al chofer de la combi.

Uno de los pasajeros intentó pedir ayuda a una patrulla, pero no obtuvieron respuesta.

Los delincuentes no sólo la despojaron a Ella de su cartera, teléfono, identificación y llaves, sino también de su seguridad.

Ella es una periodista de El Universal TV y su caso, sin precisar la identidad de la afectada, fue expuesto por la columnista Elisa Analís en su texto de opinión Razones y Pasiones publicado por dicho diario.

Lo que le sucedió a Ella es parte de la ocurrencia sistemática de los delitos en el Estado de México, los cuales ya son una constante para los mexiquenses

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), dicha entidad encabeza la lista de los estados con mayor incidencia delictiva en todo el país con 83 mil 566 delitos por cada 100 mil habitantes. Además, la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción (Envipe) sobre la Seguridad Pública 2016 señala que el 90.6% de los mexiquenses se sienten inseguros en el estado.

Esta situación es evidente en el transporte público. En febrero del año pasado, dirigentes de transportistas de la entidad aseguraron que la incidencia delictiva en el transporte de pasajeros, había aumentado en un 300%.

Para los transportistas, tanto conductores como pasajeros, no sólo han sido víctimas de robos, sino también de asesinados por resistirse al asalto.

Un año antes, los mismos representantes de líneas de autobuses y unidades de transporte público habían denunciado al gobernador Eruviel Ávila que los municipios de Ecatepec, Cuautitlán Izcalli, Los Reyes La Paz, San Vicente Chicoloapan, Ixtapaluca y Tlalnepantla son los más peligrosos, principalmente en las rutas de acceso a la Ciudad de México cercanas a las Autopistas México-Querétaro, México-Pachuca y México-Puebla.

Paradero de Indios Verdes una de las principales entradas a la CDMX colindante con el Edomex que desemboca a la autopista México-Pachuca. Foto: Rodrigo Gutiérrez.

Lo declarado por los transportistas se ve reflejado en las cifras. La Envipe sobre la Seguridad Pública 2016 destacó que el robo o asalto en la calle o en transporte público es el delito más frecuente en la entidad, seguido de la extorsión y el fraude.

La misma encuesta expuso que el 93% de los pobladores del Estado de México identifican al transporte público como el espacio que genera mayor inseguridad.

A la par que los asaltos en el transporte público van a la alza, la pasividad de las autoridades estatales es más marcada, pues ante la presencia de una denuncia en algún Ministerio Público de la entidad mexiquense, la respuesta de los agentes es convencer a las víctimas de desistir de ésta y, en todo caso, aconsejar al denunciante a cambiar de ruta y no salir de noche.

Este aumento gradual de la inseguridad, más la inacción e impunidad por parte de las autoridades ha convertido al hartazgo de la ciudadanía en una eventual práctica de la justicia por sus propias manos.

La Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) en su estudio “Linchamientos en México: recuento de un periodo largo (1988-2014)” colocó al Estado de México, junto con Puebla y la Ciudad de México como las entidades con mayor número de linchamientos.

En 26 años, en materia de linchamientos, el territorio mexiquense registró 109 casos consumados y más de 90 intentos, los cuales, en gran parte, se suscitan contra perpetuadores en el servicio público de transporte.

Dos presuntos asaltantes fueron abatidos a balazos durante un intento de robo en un camión del transporte público, en avenida Periférico y Primero de Mayo. Foto: CUARTOSCURO

Ante tal escenario la administración del gobernador Eruviel Ávila implementó el “Plan Tres”, el cual consiste en un protocolo de revisión por parte de policías estatales a unidades de transporte en zonas estratégicas para prevenir robos.

Este programa incluye un examen de detección de consumo de drogas o bebidas alcohólicas al operador de la unidad. La aplicación de la inspección es presenciada por un representante de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (CODHEM).

Desde su implementación en febrero de 2015 a octubre de 2016, se revisaron a 3 millones 437 mil 99 unidades del servicio público. Como resultado de los operativos, 2 mil 731 personas han sido dirigidos al Ministerio Público, mil 199 por robo, 715 por delitos contra la salud y 300 por portación de armas. A su vez, se aseguraron 380 armas de fuego, 2 mil 124 cartuchos y 928 armas blancas, se recuperaron 536 vehículos, 7 millones 150 mil pesos en efectivo, 10.9 millones de pesos en mercancía y 337.6 kilogramos de drogas.

Pese a ello, los ciudadanos no perciben que los problemas de inseguridad, unidades piratas, conductores en estado inconveniente y las altas velocidades de las unidades disminuyan.

Sobre esto, el exsecretario de Movilidad del Estado de México, Isidro Pastor, aseguró que durante su administración en dicha dependencia, la inseguridad en el transporte público disminuyó en un 10% o 15%.

Operativo del Plan Tres en Ecatepec, encabezado por el en ese entonces secretario de Movilidad, Isidro Pastor. Foto: Secretaría de Movilidad

Sin embargo, Pastor detalló que la problemática en ese sentido viene desde la percepción de la ciudadanía, la cual cree, según explicó el exfuncionario, las cosas siguen igual.

“No es lo mismo que un ladrón asalte a una persona en la calle y le quite sus pertenencias, a que dos delincuentes suban a un camión donde van 50 personas. Se convierte en un delito en colectivo, lo cual genera más difusión, más escándalo y por lo tanto una percepción más grande del problema. Ahora imagina que asalten un estadio con 80 mil personas, sería catastrófico”, justificó el extitular de la Semovi estatal.

El país del sol naciente: costumbres y tradiciones

in Cultura/Investigación/Opinión/podcast by

Japón es un país realmente maravilloso caracterizados por una fuerte personalidad, los nipones poseen una rica historia que se supo forjar a lo largo de los años con fuerza, poder y dedicación, pero siempre con un perfil bajo, sin buscar llamar mucho la atención.

Con un estilo arquitectónico inconfundible, con grandes baluartes culturales y con costumbres y tradiciones únicas en el mundo, desde las pequeñas tierras de la isla japonesa se forjó una de las más grandes potencias mundiales, sin embargo, así como éstas pueden ser bellas y ricas, pueden también ser completamente extrañas.

Según El Economista, más que costumbres raras, son hábitos que nos parecen fuera de lo común porque no se trata de nuestra sociedad; pero para los japoneses son muy normales y, seguramente, los anormales seríamos nosotros.

Hacer ruido al comer: Sí, ese molesto ruido que algunos hacen a la hora de degustar sus alimentos, en Japón no es una falta de respeto, ¡al contrario!, para ellos es signo de educación ya que indica que se está disfrutando de la comida.

Kanamara Matsuri: Es nada más y nada menos que un festival dedicado a la fertilidad; se celebra cada año y tiene como peculiaridad, la exhibición de numerosos penes, a través de ilustraciones, dulces, decoraciones y hasta vegetales esculpidos.

El síndrome del celibato: Con el paso de los años, Japón se ha convertido en el país con la natalidad más baja del planeta, tanto que se calcula que para el 2060, su población se reducirá en 1/3; y es que se estima que la gran mayoría de los japoneses menores de 40 años han perdido el interés por el sexo

Cumpleaños: Tal vez en tu cumpleaños, tus compañeros de trabajo te inviten a comer, pero en Japón es una completa tradición que los cumpleañeros no paguen absolutamente nada de lo que compren o coman en ese día… Deberíamos adoptar esta tradición ¿no?

Reverencias: Los japoneses se inclinan en señal de respeto. Es casi un acto reflejo que practican incluso cuando no tienen ante quien arquear el cuerpo, pues hay gente que lo hace mientras habla por teléfono.

Elección por el tipo sanguíneo: Los japoneses tienen la rara costumbre de guiarse, para todo, por su tipo de sangre, es más, incluso hay quienes se basan en si eres A o B+ para poder obtener un trabajo, pues según sus creencias, el grupo sanguíneo será el que definirá el carácter de la persona.

Contra el sol: Para los habitantes de Japón, el broncearse es lo peor que les puede pasar, por eso, entre más sol hace, más se cubren. Los discretos usan manga larga pero muchas japonesas llevan guantes largos y extraños gorros y coberturas faciales.

Ponerse en cunclillas: Es una postura muy normal para esperar… por ejemplo el autobús. Es normal ver a la gente charlando en cuclillas mientras espera.

Omiyage: Cuando un japonés viaja por vacaciones, regresa al trabajo cargado de omiyage (souvenir o recuerdo) para sus compañeros. Es un buen gesto; sin embargo, a algunos japoneses la costumbre les puede resultar fastidiosa, ya que lo hacen no necesariamente porque así lo deseen sino por obligación

Escritura: La escritura tradicional es de derecha a izquierda y en vertical. La mayoría de las publicaciones usan este sistema, por lo que la portada está a la derecha y son incomodísimos para un occidental. Además, los verbos siempre van al final de las frases, por lo que no sabemos de qué va la frase hasta que no acaba. En fin, un lío no apto para cerebros occidentales.

A pesar de tener kanjis, los japoneses nunca firman ningún documento a bolígrafo, sino que portan un sello diminuto llamado Hanko, que estampan con tinta roja. Cada vez que firmo un documento al estilo occidental, siempre levanto admiración entre los presentes ya que para ellos eso es super kakkoii.

El baño: El retrete está computarizado. Se abre automáticamente cuando te acercas (cuando paseas por la sección de retretes en el supermercado te hacen la ola), el asiento está calentito, te pone música mientras cagas, te limpia el culo y te lo seca, y además tiene mando a distancia.

El retrete está en una habitación y el resto en otra. Primero se duchan fuera de la bañera (el suelo tiene un desagüe), y luego se bañan. Usan la misma agua todos los miembros de la familia, uno detrás de otro. Y cuando entramos a una casa tenemos que cambiar los zapatos por zapatillas. Al entrar al baño, tenemos que cambiar de zapatillas de nuevo.

En fin estas son solo algunas de las costumbres que de este lado del mundo son cosas extrañas, ¿qué otra costumbre tu agregarías?

frojiMX Top