Revista Digital

INE

INE: el enemigo cuando conviene

in Opinión by

Andrés Manuel López Obrador no ha dejado de ser ese izquierdista reiterativo, incisivo y directo. Pero tal vez se le olvidaron algunas cosas con el paso del sexenio. Su discurso de cuando asumió el poder, el 1 de diciembre de 2018, empieza a “escucharse borroso”.

Aquel día, el punto #55 versaba lo siguiente: “Habrá un auténtico estado de derecho. A nadie le estará permitido violar la Constitución y las leyes, y no habrá impunidad, fueros ni privilegios”.

A casi tres años, Morena y el presidente parece que no recuerdan este principio. Como el privilegio de llamarse Félix Salgado Macedonio e insistir en ser gobernador de Guerrero, aún cuando el Instituto Nacional Electoral (INE) ya lo “bateó” dos veces. Razones hay, explicadas, como no haber presentado sus informes de gastos de precampaña.

Así lo marca la ley, misma que pudieron haber reformado tiempo antes del proceso electoral, teniendo mayoría en el Congreso cuentan con todo para despedazar la ley, o bueno, hacerla a su modo.

Pero se pusieron a reformar otras que podían esperar, o que tardaron en sacar en los casi tres años de gobierno. Morena y López Obrador aseguran que van a “arrasar” en las elecciones del 6 de junio. ¿A qué le temen?

Un presunto violador no será gobernador

A menos de 40 días de los comicios, se ven nerviosos ante una inoperante oposición, por eso se cuestionaba si el partido del presidente le debe algo a Salgado Macedonio para defenderlo tanto. Si Morena tiene todas las de ganar según las encuestas, que ponga a quien sea para la gubernatura de Guerrero. Igual en Michoacán. Que el partido guinda se preocupe por ganar otros estados, como Querétaro, con el PAN como favorito.

Peor aún, cuando el mismo Ejecutivo se va con todo contra el INE y sus consejeros, que solo cumplen la ley. Sí, es cierto, y está bien que la gente sea quien decida, pero hay un instituto que vigila y atiende los procesos electorales.

No se trata de descalificar cuando no ganas, o de volverlo “amigo” cuando triunfas, como en 2018. Pasaron tres elecciones en las que López Obrador le decía de todo al INE. Pero cuando ganó se aguantó las ganas de criticar hasta estas campañas. Si todo hubiera marchado viento en popa, si Salgado hubiera presentado sus gastos de campaña, hoy Lorenzo Córdova y Andrés Manuel llevarían de la mano el proceso electoral.

Ya ni al caso mencionar la vergüenza de defender a un ahora excandidato misógino, machista y acusado de violación. Eso solo apunta a un gobierno cómplice de la violencia de género, y aún hay mucho qué decir al respecto.

En aquel discurso en el Zócalo, López Obrador dijo en su punto #92 que: “Mantendremos relaciones respetuosas con el Poder Legislativo y con el Poder Judicial y el Poder Ejecutivo dejará de ser el poder de los poderes”.

Pero la verdad, es que no se ve claro. Ahí está el ejemplo de la llamada #LeyZaldívar.

Comments

comments

Soy un periodista que ha escrito sobre política y negocios. Trabajé en MILENIO Diario, Notimex y fundé Cuestione con otros colegas. Ahora soy reportero en El Heraldo de México.

ÚLTIMA ENTRADA

frojiMX Top