Periodismo Independiente

Videojuegos

La guerra no está en los videojuegos

in Opinión by

Es preocupante que la delincuencia organizada pretendiera reclutar como “halcones” a tres niños en Oaxaca a través del juego Free Fire, pero más lo es que el presidente López Obrador le eche la culpa a los videojuegos de la violencia que ejercen grupos criminales.

Que incluso, invitó a reflexionar que es necesario “dedicar más tiempo a las niñas, a los niños como a los adolescentes y no dejarlos con los aparatos prendidos”. Porque claro, el PlayStation, el Nintendo como dice Andrés Manuel, perpetra a los niños y los vuelve violentos y agresivos.

“Becarios, no sicarios, que les cueste trabajo reclutarlos”, remató como consejo y amenaza a los cárteles que aterrorizan México. Porque sólo con “el bienestar del alma, con el afecto a los jóvenes al darle cariño y amor da frutos”. Ya saben, esas historias de amor y paz sesenteras que hoy no alcanzan.

Porque si tiene razón, entonces apaguen los videojuegos y televisiones y salgan a las calles a olvidarse de… ¿la violencia desatada en el país? ¿Qué le dirán a los tamaulipecos que a diario ven una balacera afuera de su casa? ¿Los ataques armados en Michoacán? ¿Y la inseguridad desatada en Zacatecas?

Bien podría ser los videojuegos de la vida real en la que los cárteles y organizaciones delictivas juegan a ganar las plazas para meter más violencia y agresiones a las comunidades. Cuántos homicidios, feminicidios, secuestros, ataques, asaltos y ajustes de cuentas no hemos visto y las razones no dejan de ser la lucha del narcotráfico.

Vaya, ni siquiera que el Presidente diga que “por eso fue muy importante lo del regreso a clases, importantísimo porque ayuda mucho”, según él. Y que “no hay nada mejor que la escuela, es la familia, el hogar y la escuela”, palabras conservadoras que nadie pensó que podría decir un día López Obrador.

Y así, deslindándose de los temas que deben ser prioridad, justo en la semana que se cumplieron dos años del “Culiacanazo” donde liberaron a Ovidio Guzmán López (hijo de El Chapo) en un pésimo operativo. No como contra los 31 científicos que persigue la Fiscalía General de la República (FGR), de Alejandro Gertz Manero, ahí sí todo bien coordinado. Y pensar que también el fiscal será más recordado por eso que por aplicar todo el poder que tiene en temas que le pegan a México.

En fin, Andrés Manuel López Obrador anda jugando al Call of Duty en la vida real con la Guardia Nacional y siguiendo con la militarización del país y no nos hemos (querido) dar cuenta. 

Comments

comments

Soy un periodista que ha escrito sobre política y negocios. Trabajé en MILENIO Diario, Notimex y fundé Cuestione con otros colegas. Ahora soy reportero en El Heraldo de México.

ÚLTIMA ENTRADA

frojiMX Top